viernes. 21.06.2024

Astrid y Loly, Loly y Astrid, cobrar por nada

Según mi criterio ciudadano, cuando alguien cobra de las administraciones públicas es porque lleva a cabo un trabajo determinado.

Creo que no es descabellado pensar que, en el plano estrictamente político, cuando un ciudadano adquiere esa privilegiada condición y entra a formar parte de un grupo de gobierno o representar, en una entidad pública, a la institución tiene que cobrar sus emolumentos por el trabajo desempeñado.

No es mi intención entrar en la, tan manida, discusión de si cobran mucho o poco para lo que trabajan. Trabajan y cobran, punto.

Pero lo que sí entro y tengo muy claro es que si no trabajan no cobran.

Y aquí es donde entran las ínclitas Astrid y Loly, las cuales además de cobrar por la función pública que representan, alcaldesa la primera y presidenta del Cabildo la segunda, también cobran una mensualidad por estar sentadas en la poltrona de la Autoridad Firme Portuaria de Las Palmas.

En ambas instituciones públicas insulares, desarrollan su función con más o menos fortuna para los ciudadanos, menos en mi opinión pero eso, al ser personal, es muy discutible.

Lo que, a tenor de los resultados, es incuestionable es el hecho de que en la representación que ambas ostentan en la Autoridad Portuaria ninguna de las dos ha dado un palo al agua desde que resultaron elegidas en el año 2019. Ni una sola obra realizada en Lanzarote con cargo a su trabajo, lean bien, NI UNA SOLA.

Sin embargo, sí han incrementado sensiblemente sus ingresos mensuales al cobrar lo que les correspondía por la delegación que tienen de ambas instituciones.

Los cerca de 600,00 euros mensuales que les ingresan en sus cuentas simplemente por asistir a una reunión, no son producto del trabajo realizado, de las propuestas presentadas ni nada que huela a algo relacionado con iniciativas de las dos. Simplemente es una forma de tener contento al personal y no darle la leña que las islas mayores se merecen y que son las que, como siempre, se llevan las inversiones relacionadas con los puertos de la Comunidad Autónoma, en el caso de la Autoridad Portuaria y el puerto de Arrecife, con los del Estado.

No tengo la intención de alabar el trabajo realizado por ningún político, entre otras cosas porque es su obligación, pero sí me gustaría dejar claro que todas las actuaciones que la Autoridad Portuaria ha llevado a cabo en Lanzarote en los últimos años son producto de las iniciativas presentadas por Pedro San Ginés y Tomás Fajardo. Incluida la escultura recientemente inaugurada en la rotonda que da acceso a la Marina de Arrecife, el primero como representante del Cabildo y el segundo en representación del Ayuntamiento de Arrecife. ¿Cobraron por estas representaciones? Sí, pero las trabajaron y obtuvieron resultados.

Lo único que han hecho Miss Avenida y Miss Bolardo ha sido pasear el palmito por los restaurantes de las islas capitalinas.

Y si estoy equivocado, que es posible, que ambas dos me presenten las iniciativas presentadas y los resultados efectivos conseguidos por el bien de los ciudadanos de la Isla.

No se trata de criticar por criticar, que me caigan mejor o peor, se trata de que me justifiquen, no a mí sino a la ciudadanía, a cambio de qué cobran lo que cobran sólo por asistir a una reunión mensual. Menos mal que no les ponen dos al mes.

Tomas Fajardo será lo que muchos quieran que sea pero de puertos sabe mucho, al contrario que estas dos, que cuando les comentaban que había que poner un Duque de Alba en el puerto se fueron al Spar y compraron una caja de botellas de brandi.

Astrid y Loly, Loly y Astrid, cobrar por nada
Comentarios