domingo. 27.11.2022

Por un hogar sin violencia machista

Hoy, 25 de noviembre, día contra la violencia de género, me gustaría invitarles a reflexionar sobre el sistema público que tenemos actualmente para combatir una problemática social creada por una sociedad históricamente patriarcal.

Hagámonos las siguientes preguntas: ¿qué le ofrecemos a las víctimas de violencia de género a día de hoy?, ¿ofrecemos centros de acogida inmediata, casas de acogida o pisos de acogida?, ¿qué tienen todos estos servicios en común? La víctima. La que tiene que abandonar su hogar, en ocasiones su familia, y en las situaciones más extremas, su tierra.

Les ofrecemos un servicio insular que cada día atiende, con los pocos recursos que tiene, más situaciones de violencia de género.

Y sí, estos recursos de protección son necesarios igual que sería necesario disponer en nuestra isla de un Centro de Crisis de 24 horas para las agresiones sexuales. Pero, ¿no sería más lógico y justo que sea el agresor el que debe abandonar el hogar, la tierra y la familia?

Bastante tienen las mujeres que han sido víctimas de violencia de género con sentirse humilladas, desvalorizadas, avergonzadas y culpables, como para que también se tengan que sentir solas y desarraigadas de su entorno.

Invito, no hoy sino todos los días, a que intentemos imaginar un sistema diferente, un sistema más justo, donde no victimicemos aún más a las víctimas porque a día de hoy no concebimos otra forma de poder protegerlas. Tiene que llegar el momento donde la protección y seguridad no sea a costa de dejar su vida atrás. Un futuro donde no sea necesario tener un día en el calendario para reivindicar el NO a la violencia de género. Un futuro donde los valores de respeto hacia la mujer estén inculcados en toda la sociedad.

Termino con un desprecio total y absoluto a las declaraciones que la diputada de la extrema derecha vertió sobre la Ministra de Igualdad Irene Montero, y deseando que este tipo de personas no logren representación política. El machismo no puede tener representación en una democracia.

Por un hogar sin violencia machista
Comentarios