domingo. 27.11.2022

La represión, culpable de muertes y maltratos de migrantes

En Canarias, en España, en toda Europa,  las organizaciones humanitarias y las personas preocupadas con sentido solidario por el rescate y protección de migrantes que se juegan la vida, buscando su derecho a un futuro digno, clamamos y denunciamos las muertes en la mar y los maltratos y asesinatos en tierra.  

Por el contrario, algún racista confeso aislado, que demanda que se intensifique la represión, se atreve a decir que esas personas que mueren “se lo han buscado” y que todo este drama se debe al supuesto efecto llamada a la migración en África

Los lacayos de las empresas que se aprovechan de la situación no cesan en su empeño. Por la cerril actitud de no asumir que sociedades envejecidas como las europeas necesitan ineludiblemente del aporte poblacional de la migración. Saben, esos racistas, fanáticos e interesados, que ese fenómeno no se detendrá , porque el saqueo violento neocolonial en África genera unas condiciones inaguantables y la gente africana buscará como sea la manera de escapar del hambre y de la guerra.

La migración aumentará. Pero si, en lugar de organizarla, ordenarla y encauzarla como es debido, se mantienen cruelmente duras las represiones, los asesinatos y las violaciones a los derechos humanos, se consigue que las personas que llegan a Europa lo hagan  inermes, desvalidas, y pasen así a engrosar las masas esclavas, a merced de los abusos de las empresas desaprensivas. Además, la presencia de esa mano de obra a la que se niega dignas condiciones de trabajo, presiona a la fuerza laboral regularizada. Todo lo que conviene a las empresas explotadoras. Por eso y para eso, los sicarios a sueldo mienten, calumnian, tergiversan, inventan datos. 

No es cierto, para empezar, que la migración genere racismo. La causa del racismo es la campaña intoxicadora de los propios racistas. No es cierto tampoco que el abismo social en que se ha sumido a Canarias se deba a la migración, sino a la gestión alocada de quienes dirigen gobiernos y empresas, precisamente las mismas a las que sirven los fanáticos contrarios a la migración.

Desde luego, no es cierto que la migración haga crecer la delictividad. No hay un solo dato objetivo que sustente tal afirmación. La gente migrante no delinque, más allá de algunos casos aislados.

Como no es cierto que la población sin techo, desahuciada, hambrienta, que aumenta día a día con las crisis, no reciba el amparo a que tiene derecho por la migración. La desidia de las políticas neoliberales no guarda relación con la presencia de migrantes.

Las afirmaciones de racistas y xenófobos de que a las y los migrantes se les trata bien y de manera costosa, carecen también de ninguna credibilidad. Las denuncias demuestran todo lo contrario. Se maltrata a las y los migrantes, en las fronteras y en los territorios del estado español, con expulsiones ilegales y en condiciones intolerables.

No hay control de fronteras en África, aunque se les estén pagando centenares de millones de euros a Marruecos y  a Mauritania, que pueda detener la migración. Pero siguen manteniendo esa crueldad, porque es la manera de que estas personas lleguen en las condiciones de sumisión sin defensa que desean las empresas desaprensivas que se aprovechan.

Mediten sobre lo siguiente: Los matones que hostigan a las personas migrantes, mienten sin rubor, diciendo que se les conceden dinero y derechos. Es absolutamente falso. Al menos estos energúmenos racistas ya no afirman que se aloja a migrantes en hoteles de lujo. 

Los mismos aislados xenófobos aportan cifras sobre la migración en Canarias que no son ciertas. Pero ojalá lo fueran. La población isleña envejece, como lo hacen todas las de la Unión Europea. La economía canaria, que entrará en recesión pronto, como consecuencia de las estúpidas políticas neoliberales, necesitará el  aporte de gente nueva, para acometer la recuperación. Bienvenida sea la migración 

Porque esa es la evidencia histórica es estrepitosa. Todos los países que han recibido migración han salido beneficiados. Todos, sin excepción.  incluyendo Canarias, que siempre ha emitido migrantes, pero ha recibido otros migrantes, en un caso único de orgulloso y enriquecedor  mestizaje. Aquí cantamos puntos cubanos, marineras peruanas o malagueñas, con la misma naturalidad que isas en coreano. Porque la migración, de ida y vuelta, nos ha convertido en universales. Por mucho que le pese a la chusma racista.

En su locura fanática los perseguidores de la migración, al servicio de la explotación empresarial, llegan a difamar, sosteniendo que las y los migrantes vulneran la Ley de Extranjería. Pero no aportan un solo dato, un solo caso real, porque son calumnias. 

Los gorilas racistas xenófobos ven la realidad, pero su trabajo es negarla, para mantener envilecido el mercado de trabajo. Esa es su misión

La represión, culpable de muertes y maltratos de migrantes
Comentarios