lunes. 20.05.2024

Canarias se está autodestruyendo socialmente y turísticamente

Hotel Salinas Lanzarote

Sin querer, Canarias se está autodestruyendo socialmente y turísticamente.

De vestigios que me han quedado de memorias de mi infancia, recuerdo que, allá por el año 1965 en Lanzarote solo habíamos unos 30.000 habitantes, y los turistas que nos visitaban, sobre todo en Arrecife, eran algunas decenas que se alojaban en el antiguo Parador de Turismo y en tres o cuatro pensiones.  -Por esa misma fecha, en Gran Canaria solía haber algunos miles de turistas, en Tenerife otros tantos, y en las restantes islas se contaban con los dedos de las manos-.

Actualmente en el año 2024, en Lanzarote hay unos 160.000 habitantes, y una media de 60.000 turistas permanentes, durante las cuatro estaciones del año.

En el mismo hilo, y para no irme tan lejos hasta allá por el año 1950 cuando en Canarias había una población de unos 800.000 habitantes; continuo con los razonamientos que me llevan a escribir este artículo, y me adelanto a 1974 que, fue el año cuando comenzó a crecer la población canaria a marcha rápida.

En 1974 la población de Canarias era de 1.215.917 habitantes; y desde esa fecha hasta el año 2023 aumentó a 2.236.000 habitantes, lo que quiere decir que en unos 49 años la población de las 8 islas de nuestro archipiélago se ha duplicado.

Ver estadísticas de población desde año 1974 a 2023: 

https://datosmacro.expansion.com/demografia/poblacion/espana-comunidades-autonomas/canarias

Por otro lado, el turismo desde unas centenas de miles que nos visitaba entre los años 1974 y 2001, aumentó enormemente a partir del 2001 al 2024.

Desde el 2001 que teníamos unos 3.000.000 de pernoctaciones; según han corrido los años hemos llegado al año 2024 con 6.000.000 de pernoctaciones que, significa que en 23 años hemos aumentado el doble de las pernoctaciones turísticas.

Y en todo esto, en esos mismos años ya indicados, ha crecido la construcción de hoteles, complejos de apartamentos, el sistema vacacional, carreteras, el servicio de coches de alquiler, automóviles privados y de carga, y un sinfín más de otras necesidades infraestructurales y sociales que han venido ocupando una mayor cantidad de territorio.

Ahora cabe preguntarnos: ¿Qué hacemos, seguimos construyendo más infraestructuras para dedicarlas al turismo, o paramos por unos cuantos años para dar un respiro al territorio?

Permítanme que con mi poco saber responda a esa pregunta. Explico: Aunque sea una aberración ponerme en favor de que sigamos construyendo, digo: No podemos parar la marcha turística porque la población continúa creciendo, y además tampoco porque los empresarios tienen derecho de invertir su dinero donde se lo permitan las leyes, y si se lo prohíben se irán a invertir sus ahorros gananciales en otros países que luego competirán contra Canarias. -Por ejemplo, en algunas naciones africanas que poseen grandes y lindas playas; son países que en presente no son competitivos por su inseguridad y miseria, pero con el correr de unos años, si se modernizan, pueden llegar a ser grandes competidores. (Debemos estar alerta con ellos).

La solución para Canarias, por muy trágica que parezca es solo una: Debemos seguir adelante con el turismo hasta que Canarias se destruya automáticamente, socialmente y turísticamente. E incluso sabiendo que en el avenir surgirán miles de problemas mucho más graves de los que ya tenemos que, son: falta de viviendas para trabajadores, los precios abusivos de los alquileres y la carestía en la cesta de la compra. (Esto es algo que los políticos deben solucionar cuanto antes porque de ello depende de que la gente pueda vivir mejor y menos agobiada).

El panorama presente nos muestra que a largo plazo el aumento del turismo traerá una gran desgracia a las clases menos favorecidas porque no podrán vivir en hogares mínimamente decentes por causa de que casi todo su sueldo se les irá en alquileres; y también la cesta de la compra les menguará porque los precios de los alimentos ya están por las nubes, y continuarán subiendo hasta llegar al cielo, donde espero que el COSMO-PODER desde ese sitio, ayude a rebajarlos y a que logremos otra forma económica saludable para emprender un nuevo camino próspero hacia adelante.

Nota. Tal vez, dentro del tinglado turístico, cabe la posibilidad de que, el Gobierno canario por medio de algunos cambios que haga en los Planes Territoriales habidos en cada isla, permita que, en vez de construir edificios de poca altura, conceda el derecho a mantener el mismo volumen de base, pero con mayor altitud. Con ello se conseguirá un ahorro de la ocupación territorial; aunque de todas maneras el caos del tráfico de vehículos incrementará obligándonos a construir más y mayores carreteras que también tomarán más territorio.  (Esto último es otro hincapié que nos arribará mientras continuemos en la marcha turística que nadie sabe cómo terminará, pero que necesita ya, un plan pensado cara el futuro).

Ver estadísticas de pernoctaciones anuales en Canarias: 

https://www.epdata.es/datos/ocupacion-hotelera-hoteles-datos-graficos-comunidades-autonomas/97/canarias/293

Por favor, enviar los comentarios a: [email protected].

Gracias.

Canarias se está autodestruyendo socialmente y turísticamente