sábado. 25.05.2024

Este lunes de resaca electoral ha amanecido con un nuevo conflicto en la vivienda situada a escasos metros del cine Atlántida en el Charco de San Ginés y propiedad de la Autoridad Portuaria de Las Palmas. Un nuevo intento, el tercero ya en muy poco tiempo, de desahuciar a los okupas de nacionalidad marroquí que se encuentraban dentro de la vivienda que se ha saldado con un tremendo enfrentamiento con las fuerzas del orden. Varios agentes de la Policía Nacional han participado en la intervención en la que una de las personas ha amenazado incluso con tirarse por la terraza, realizando unos gritos atronadores cuando se percató de que se acercaban hacia ella las personas que han participado en el difícil operativo. Los vecinos de la zona y las personas que pasaban por esa transitada zona del litoral de la capital tuvieron que contemplar atónitos la dantesca situación.  

En esta ocasión la actuación ha sido todo lo contundente que permite la ley. De hecho, vigilados siempre por funcionarios del juzgado, los primeros en acceder a la parte superior de la vivienda, como muestra la imagen del vídeo captado a primera hora por un colaborador de este diario, han sido los bomberos, que han tratado de tranquilizar a las personas que salieron corriendo a grito pelado cuando vieron que estaban allí. Mientras, los agentes del grupo especial de la Policía Nacional desplazados al lugar entraron por la parte de abajo forzando la puerta principal de acceso a la vivienda. En esta ocasión, con sentencia en la mano y decisión firme, para hacer valer los derechos de la entidad pública sobre un inmueble que es de un enorme valor patrimonial y estratégico en el litoral arrecifeño. Han sido unos minutos de enorme tensión que se han saldado con un fuerte enfrentamiento entre los moradores de la vivienda y las personas que han tratado de hacer cumplir el mandato judicial. 

Como se recordará, el pasado mes de mayo el Juzgado de Instrucción Número 2 de Arrecife decidió que la Autoridad Portuaria de Las Palmas recuperara definitivamente el inmueble que llevaba meses ocupado por un inquilino que entró en el recinto a la fuerza y que posteriormente fue permitiendo que entraran otros inquilinos, todos aparentemente del mismo país de origen. Curiosamente, teniendo en cuenta cómo están las leyes en este país con el tema de la ocupación y la lentitud de los tribunales de justicia, ni la Policía Portuaria ni la Policía Nacional fueron capaces de hacer que desalojaran el lugar en un par de intentos posteriores. Este lunes se ha producido un nuevo intento que ha tenido un resultado totalmente distinto.

Lío en el último intento de desahucio de los okupas de la vivienda de Puertos del...
Comentarios