miércoles 8/12/21
Con la cara quemada por la bomba que le cambió la vida y el miedo metido en el cuerpo al saber que su familia sigue atrapada, cuenta en COPE que se siente "impotente y con miedo"

La impotencia de Nadia Ghulam: “no puedo ayudar a mi familia atrapada en Kabul”

t67867869

Por Maribel Sánchez Margallo (COPE)

Afganistán se ha convertido de nuevo en uno de los peores lugares del mundo para ser mujer y durante las últimas semanas, la situación de muchas de ellas se ha vuelto aún más desesperada. Lo sabe bien Nadia Ghulam, que cuenta en COPE que tenía solo tenía 8 años cuando una bomba destrozó su casa en Kabul. Le dejó heridas por dentro y por fuera, en su rostro. Desde los 11 años, para sobrevivir, se hizo pasar por su hermano que había sido asesinado. Nadia vive ahora en España, pero su familia continúa “atrapada en Kabul”.

Nadia Ghulam (Kabul, 1985) consiguió salir de Afganistán gracias a la ayuda que recibió de una coalición internacional hace 15 años. Lo consiguieron después de que una bomba le provocara heridas que todavía hoy son visibles en su cara con grandes cicatrices en la cara. En su país, sufrió la guerra civil y el régimen de los talibanes, y vistió como un hombre durante 10 años para poder traer un salario a casa y mantener a su familia. Ahora no sabe cómo seguir haciéndolo.

“Me siendo impotente cuando veo que no puedo ayudar a mi familia”, nos dice Nadia en COPE conteniendo las lágrimas. Sabe que no tienen pasaporte, un visado o alguna acreditación que les ayude a salir del país.

Afganistán se enfrenta estos días a una triple crisis que sufre en primera persona toda la familia de Nadia: la escalada de violencia con la vuelta de los talibanes al poder, la pandemia COVID-19 que ha cerrado las escuelas y la sequía recientemente declarada.

Desde que está en España, Nadia Gulham se ha graduado como educadora social, y ha escrito libros sobre la situación a su país. Conoce en primera persona el futuro que le espera a las niñas afganas y ese es el motivo que le llevó a lidera una ONG, Asociación Puentes por la Paz, que les ayuda a estudiar en su país. “Ahora, lamenta Nadia en COPE, “vivo como una tortura el ascenso de los talibanes porque no se cómo podré seguir ayudando a estas niñas.” Su organización ha evitado en todo momento la corrupción en el Afganistán trabajando directamente con las familias. Pedían dinero a conocidos y vecinos que enviaban directamente a las decenas de niñas a las que ayudan en Afganistán, sin pagar una comisión a los gobiernos de su país.

Y mientras Nadia Ghulam habla con COPE, no dejaba de mandar mensajes a su familia para saber cómo están y qué necesitan. Porque teme que las comunicaciones se corten en las próximas horas y pierda el contacto con sus seres queridos. De hecho, no había acceso a Internet cuando Nadia Ghulam vestía de chico para poder seguir viva y trabajar en el país, hace más de 15 años, y que ahora confía, nos dice en COPE, “en que eso ayudará a mantener esperanza donde no hay”.

“El futuro para mi familia y la mayoría de los afganos, es muy negro”, porque Nadia mantiene que los talibanes nunca se habían marchado del todo de Afganistán y con la retirada de las tropas internacionales “todo ha empezado a caer”.

Mujeres afganas

En Afganistán continúa viviendo Asuntha Charles, directora nacional de ONG World Vision, con la que también hemos hablado en COPE. Nos pedía ayuda para los niños afganos porque considera que pagarán el precio más alto por la reconquista del país a manos de los talibanes. “World Vision se esfuerza por apoyar a los niños y las mujeres de Afganistán, nos decía la directora nacional en Afganistán de esta ONG, y continuará incluso cuando caiga la oscuridad en el país. Los niños más vulnerables seguirán siendo nuestro centro de atención, ya sea que estén en su hogar, se vean obligados a huir o ya se encuentren desplazados. Enfocaremos nuestro pensamiento, nuestra programación y planificación, en proteger sus derechos para sobrevivir, adaptarse y prosperar.

“Las organizaciones internacionales, añade en COPE Asuntha Charles, hemos hecho contribuciones tremendas para empoderar a las mujeres y los niños, hacia lo que son hoy. Esos esfuerzos no deben desperdiciarse. Las mujeres y los niños deben tener todas las oportunidades para disfrutar de la libertad y la plenitud de la vida. Y estamos seguras de que esto será un desafío, pero seguiremos trabajando con el nuevo gobierno y abogando por que continúen las contribuciones que las mujeres han hecho al desarrollo del país durante los últimos 20 años. Y los niños deben vivir sus vidas en plenitud. Es demasiado pronto para ver cómo surgirán las situaciones, pero esto será un desafío, y debemos trabajar continuamente en ello para que las inversiones realizadas en niños y mujeres no se diluyan”.

La impotencia de Nadia Ghulam: “no puedo ayudar a mi familia atrapada en Kabul”
Comentarios