sábado 27/11/21

“Hay dos o tres comunidades autónomas que han ofrecido su apoyo con el tema de los inmigrantes pero es insuficiente”

“Hay una serie de incumplimientos con la empresa adjudicataria de la residencia de mayores y esto ha provocado que se demore”

“Necesitamos soluciones sociales para la salud mental”

La consejera de Bienestar Social del Cabildo de Lanzarote, Isabel Martín, asegura que los políticos deben estar para gestionar los problemas de la sociedad y no para echarse constantemente las culpas los unos a los otros y judicializar todas las decisiones que toman. Por ello, en el programa “A buena Hora” de Crónicas Radio – Cadena Cope de este miércoles abogó por buscar soluciones sociales a los problemas de salud mental que ha generado la pandemia a sectores tan sensibles como los mayores, cuyo desarrollo cognitivo se ha deteriorado en muchas ocasiones, o incluso para algunos jóvenes, que tras un encierro forzoso por culpa del covid, ahora están teniendo conductas poco cívicas. Reconoce que aunque las diferentes instituciones están poniendo todo de su parte para solventar un problema cronificado como la llegada de pateras a Lanzarote, es un conflicto que ya se ha cronificado y no va a arreglarse con la solidaridad de un par de comunidades autónomas. Lamentó que los incumplimientos de la empresa adjudicataria de la residencia de mayores estén demorando su puesta en marcha y adelantó que habría que pensar también en la posibilidad de dar un servicio más cercano al entorno del paciente y dejar una instalación de estas características para aquellas personas que necesiten de una asistencia continua y permanente.

- Tiene un área que tiene que tratar con los peores problemas de la sociedad…

- Yo siempre digo que es la parte mejor porque nos ocupamos de las personas y es algo que nos atañe a todos porque todos tenemos a una persona mayor que dependa de la Administración o algún chico con algún problema o algún hermano con una situación difícil.

- Es increíble que durante todo el tiempo de la pandemia nos hayamos tenido que preocupar por la salud mental de la gente provocada por el aislamiento y ahora que vamos saliendo, hay que preocuparse por los botellones y las peleas en la calle de los jóvenes…

- He visto imágenes muy duras pero detrás de una situación tan tensional como el confinamiento y la falta de trabajo, hay un tema de salud de mental que debemos poner sobre la mesa. Hay que ver qué soluciones hay porque seguramente hay muchas desde el punto de vista sanitario pero también desde el ámbito social. Necesitamos soluciones sociales para la salud mental.

- Hay que concienciar a los jóvenes para que eviten modas peligrosas como consumir CO2 cuando salen de fiesta…

- No sé si pertenecemos a una generación en la que éramos muchos hermanos, no teníamos ese nivel de conocimiento y salíamos a la calle y la diversión era ir a la playa. Creo que éramos más sanos aunque por desgracia, en los institutos también había cosas que nos han traídos muchos problemas posteriores.

- Otro problema que tendríamos que intentar corregir es la falta de especialistas médicos en Lanzarote. El gerente del Hospital, José Luis Aparicio, dice que es muy difícil que quieran quedarse en la Isla…

- Es un problema que se está cronificando. Yo he conocido a muchos especialistas que han venido y después han retornado a sus sitios de origen. Seguramente muchos de ellos no saben lo bien que se vive aquí. También se sabe que los médicos están infrapagados en comparación con el resto de países europeos y los gastos que les puede generar vivir en Lanzarote les complica quedarse y eso redunda en la calidad de nuestro servicio sanitarios. También hay que tener en cuenta que tenemos la ventaja de vivir en una isla sin prisas, sin caravanas, problemas de masificación y contaminación pero claro, se da esta contrapartida.

- ¿Ya se ha podido volver a la normalidad con la gente mayor después de las restricciones tan duras que ha habido con la pandemia?

- Empezaremos a tener normalidad ya en otoño e invierno y podrán empezarse a reunir colectivos y a conocernos. Les recuerdo que yo llevo en la Consejería un año y prácticamente todos los recursos y los centros que tiene el Cabildo de Lanzarote respecto a nuestros mayores no se han utilizado por miedo. Nos hemos enfrentado a un enemigo invisible que no sabíamos por dónde podía aparecer. Ahora empezamos una nueva actividad en la que podemos empezar a reunirnos con cierta solvencia y darles un desarrollo social para paliar el deterioro cognitivo que muchos han sufrido con el aislamiento. Tristemente, muchos han tenido un deterioro irreversible y ha sido el sector que más han sufrido. Los jóvenes se han incorporado rápidamente a la vida social pero con los mayores se ha complicado mucho y su calidad de vida se ha visto muy mermada.

- Tendrán que coordinarse con los ayuntamientos…

- Sí. Además, desde el Cabildo estamos desarrollando un sistema y aunque no hemos parado, tenemos que ir poco a poco. Independientemente de que la actividad social sí se ha reducido porque el virus castigaba el contacto y la movilidad, seguimos pensando que nuestra función siga siendo que su calidad de vida continúe más allá de la jubilación y de las cronicidades y enfermedades que sí están tratados desde el punto de vista sanitario pero no tanto desde el social.

- Hace tiempo se reunió con la Asociación Cultural de Personas Sordas y ahora ha vuelto a asumir un nuevo compromiso con ellos. ¿En qué consiste?

- Hay un proyecto muy bonito y muy emprendedor. Es una asociación de chicos muy jóvenes con un interés tremendo en la inclusión social y en la igualdad de oportunidades y han promovido impartir clases on line del lenguaje de signos y la iniciativa ha tenido un éxito importantísimo pero sobre todo, lo que nos resulta más interesante es el planteamiento que ellos hacen y es que el conocimiento del lenguaje de signos llegue a todos los ámbitos profesionales con el objetivo de que cualquier persona que requiera de algún servicio se encuentre con un profesional tanto en el ámbito público como el privado, aunque no tenga ningún tipo de relación con personas sordas. Se están moviendo de forma activa y el curso es fácil porque se hace de forma telemática para que se extienda a toda la sociedad. Ellos personalmente han sufrido mucho porque la mascarilla impide la lectura de los labios y les ha provocado muchísima más inseguridad y aislamiento. Para los que somos un poco más mayores es más difícil aprender pero los jóvenes lo van a coger enseguida. Yo les animo a que se matriculen y reciban la cultura y lo que les gusta o no.

- Un oyente pregunta por la situación de ADISLAN…

- Sigue caminando. Estamos con la elaboración de los pliegos y prácticamente lo tenemos listo. Seguimos trabajando en la misma línea que iniciamos hace año y pico. Hay un nivel de complicación importante porque es un servicio muy complejo que implica muchos servicios ya que son centros de día, viviendas tuteladas, centros ocupacionales… y hay que ir desgranando todas las necesidades de cada centro especializado. Espero que en breve ya podamos tener la publicación de los pliegos.

- Este miércoles han llegado otras dos pateras más. Es evidente que están desbordados. ¿Qué más se puede hacer?

- El Gobierno de Canarias está articulando la posibilidad de darle una cierta continuidad a los apoyos puntuales que les ha ido haciendo al Cabildo de Lanzarote. La crisis migratoria se está cronificando. Se están haciendo derivaciones pero en las últimas llegadas nos entraron casi 100 chicos y tenemos un problemón que afecta a Lanzarote, a Canarias, al Gobierno autónomo y al estatal y tenemos que seguir trabajando. El otro día se celebró una mesa sectorial con ministerios y secretarios de Estado y tanto la viceconsejera de Derechos Sociales del Gobierno de Canarias como yo expusimos nuestra situación concreta y la necesidad de que otras comunidades autónomas colaboraran con el Cabildo y el Gobierno de Canarias para hacer una redistribución de responsabilidades. Hubo dos o tres comunidades autónomas que ofrecieron rápidamente su apoyo pero no sigue siendo insuficiente. Esto forma parte de un trabajo callado, silencioso y constante, que es el que estamos haciendo para hacer ver que nuestra problemática no se circunscribe a nuestra situación limítrofe respecto a las regiones ultraperiféricas de la Unión Europea.

- Pedro Quevedo ha dicho que no vale confiar en la solidaridad de nadie sino que habría que imponer por ley el reparto entre comunidades autónomas…

- Efectivamente. Esta obligación tiene que tener algún tipo de articulación porque lo que no es justo es que nuestra posición limítrofe nos obligue a tensionar de esta manera nuestros servicios de acogida de menores. Aunque nosotros solventemos el problema, va a seguir existiendo y hay que tener en cuenta que debemos respetar al máximo que son menores. Sigo teniendo muchas reuniones porque estamos intentando resolver este problema que tenemos.

- ¿Qué opina de la noticia que ha sacado el Ayuntamiento de Arrecife sobre la ilegalidad del campamento que se ha montado, con denuncia al Ministerio del Interior incluida?

- Cuando uno tiene un discurso tan duro, tan frío y no es consciente de que detrás de cada persona hay una vida, no se da cuenta de que tenemos que dar soluciones. Yo reconozco que las soluciones son insuficientes y lo reconozco desde la Consejería con profunda tristeza. Sabemos que estamos dando todo lo que podemos pero aún así es insuficiente. La pandemia ha generado un éxodo sin precedentes de gente que busca resolver su vida y creo que como responsables políticos tenemos que asumir que hay un problema que tenemos que resolver. No tenemos que echarnos las culpas los unos a otros y judicializar todas las decisiones políticas porque la Justicia está para otras cosas.

- Ya se ha puesto la primera piedra para la residencia de mayores. ¿Cuándo se va a poner la segunda?

- Hay una serie de incumplimientos con la empresa adjudicataria y esto ha provocado que se demore. Se están pidiendo informes y ahora estamos en ese proceso. Se está pidiendo a la empresa una serie de justificaciones respecto a los gastos que está presentando y no sabemos el calado que tienen los incumplimientos desde el punto de vista jurídico y se va a necesitar un poco más de tiempo.

- Se va quedar pequeña desde que se inaugure…

- Sí y además, les recuerdo que esto lleva bastante tiempo sobre la mesa y el planteamiento del futuro de nuestros mayores pasaría por una residencia de estas características cuando el nivel de deterioro llega a unos niveles muy altos en los que necesita una asistencia constante y permanente en el tiempo. Lo que pasa es que mientras uno tenga cierta autonomía, prefiero que el futuro quede reducido a un entorno en el que hemos vivido siempre, en nuestra casa, con nuestra familia, de nuestros vecinos y del bar donde hemos tomado el café toda la vida. Ese es el objetivo en el que nosotros estamos poniendo la mirada con la idea de a lo mejor vamos a necesitar una atención pero no tan especializada y tan profunda.

“No tenemos que echarnos las culpas los unos a otros y judicializar todas las...
Comentarios