domingo. 04.12.2022
Este año comienzan con retraso. Desde el 12 de julio hasta el 11 de septiembre

Rebajas ¿un alivio para los bolsillos?

El comerciante no lo tiene muy claro. Mientras desde alguna que otra tienda se muestra el pesimismo, se atreven a adelantar el cartel y a pronosticar que “no hay salida”, otros son más optimistas aunque reconocen que “en general no está bien” la situación. Desde el Cabildo se admite que los comerciantes “han vendido relativamente menos que en otras ocasiones a esta misma altura del año”

Los comerciantes de la Isla no sienten que la época de ofertas o descuentos, que ya ha arrancado en numerosos comercios de la Isla, o las futuras rebajas, que comienzan el 12 de julio y finalizan el 11 de septiembre en todas las Islas Canarias, supongan un alivio para sus cajas registradoras y ¿por qué no? para su moral.

Algunos, de hecho, se han arriesgado incluso a colgar el cartel de Rebajas con anterioridad a la fecha de inicio porque aseguran que si anuncian la bajada en los precios bajo la denominación de Liquidación los clientes se confunden y piensan que “vas a cerrar”.

Este es el caso de una tienda de tejidos que hay en la calle Triana de Arrecife, Reys'o. Crónicas se introdujo en su interior y habló con la dueña, Ana María, y con una de sus empleadas, María José. Nada más entrar la joven trabajadora exclamó un bastante convincente “Hay crisis, a ver cómo salimos de ésta”. Por su parte, la propietaria aseguró que lleva cinco años en este oficio y no sabe si “esto es crisis o que todo el mundo se fue de vacaciones porque nunca había visto las ventas tan bajas como este año”. De hecho, dijo que “no hay salida” y desconoce si cambiará el año que viene aunque sí que le “asusta” la situación de incertidumbre.

La señora dice que ha tenido que echar mano de sus ahorros para cubrir los gastos ya que “cada vez que abre la puerta” supone un desembolso en Hacienda, en autónomos, en sueldo y en Seguridad Social de unos 90 euros. El panorama es desalentador. Lejos quedaron los 150 euros de media que hacía diariamente. El pasado sábado hizo 17 euros de caja y el lunes le fue un poco mejor, llegó a 50. Sobrevive cosiendo para clientas.

La propietaria saca el tema estrella de la crisis: las hipotecas. Dice que debe pagar 1.100 euros porque en dos años se le ha subido en 400 y que ya es hora de que intervenga la Administración en lo que denomina como un auténtico “robo con bolígrafo”. Su compañera de trabajo no duda en ir más allá y atribuye parte de la situación a que no se ayuda mucho “a los conejeros”.

Visto lo visto, las rebajas oficiales y la bajada de precios que tiene no le suponen ni un atisbo de esperanza a la dueña. “Si el euríbor sigue subiendo y el dinero se lo lleva el banco las familias no tienen para pagar”. Concluye, entre irónica y desencantada, asegurando que la mejor manera de terminar el día es cogiendo las toallas que nunca se venden y marchando a la playa.

Crónicas también visitó una conocida tienda de la Calle Real de Arrecife, Vero Moda. Allí la encargada, Noelia, fue un poco más optimista de cara a las inminentes rebajas aunque admitió que “en general no está bien” la situación. Hace dos semanas que hay ofertas en algunos de sus productos pero aclara que las ventas “están más flojas” porque hay “menos nivel adquisitivo”.

Por su parte, la consejera de Industria del Cabildo, Lourdes Bernal, quien fue felicitada este martes en el Pleno por su labor al frente de Lansaldo, explicó a crónicas que estas rebajas comenzarán más tarde y subrayó que anunciarlas con antelación a la fecha oficial está prohibido por la Ley de Comercio Minorista.

La consejera asegura que, por lo que se escucha a los comerciantes, éstos “han vendido relativamente menos que en otras ocasiones a esta misma altura del año” y que, seguramente, la gente optará por comprar “alguna cosa más ahora en el período de rebajas donde se le ofrece un descuento que con el precio normal”.

Hace algunas recomendaciones de cara a esta época, como pactar las condiciones de cambio o conservar el tique y explica que siempre hay que tener claro la diferencia entre saldo y rebajas. Las primeras son artículos de temporadas anteriores y las segundas son de la actual que no haya salido en temporada.

Rebajas ¿un alivio para los bolsillos?
Comentarios