lunes 13.07.2020

Crónicas de Lanzarote

El senador Manuel Fajardo dice que el Ministerio está dispuesto a estudiar una permuta si lo que le ofrecen en Lanzarote les convence

Defensa cambia por primera vez de postura y abre la puerta a la posibilidad de que se trasladaden los cuarteles de Arrecife

Defensa cambia por primera vez de postura y abre la puerta a la posibilidad de que se trasladaden los cuarteles de Arrecife

El Ministerio de Defensa se ha mostrado impasible ante el reiterado intento de diferentes políticos que han tratado de hacer entender que el acuartelamiento militar Marqués de Herrera de Arrecife hace décadas que dejó de tener sentido en el lugar en el que se encuentra. Durante lustros, senador tras senador, diputado tras diputado, se ha formulado la misma pregunta con la intención de encontrar una respuesta positiva. No ha habido forma. La respuesta siempre ha sido la misma: no. Y no un no por un no, un no justificado siempre en la necesidad de que los cuarteles se mantengan en ese lugar porque se ha determinado como un “sitio estratégico para los intereses de la defensa de este país”.

Hasta ahora. Porque ha habido un cambio significativo. Según ha adelantado este martes el senador por Lanzarote, Manuel Fajardo Palarea, durante su intervención en el programa "A buena hora" de Crónicas Radio-COPE Lanzarote, Defensa le ha contestado por escrito y esta vez no le ha dicho un no rotundo a la cuestión del posible traslado. Esta vez la respuesta ha sido un tal vez. La razón es que por primera vez el departamento que depende del Gobierno central no ha soltado lo del valor estratégico del recinto en cuestión sino que ha abierto la puerta a la posibilidad de que si las autoridades locales les presentan un proyecto de traslado convincente, aportan un terreno en el que se puedan ubicar y pagan el coste de ese traslado, estudiarían seriamente la propuesta. “Desde luego, es un cambio sustancial, y me pondré en contacto inmediatamente con las autoridades locales para que trabajemos el asunto y le ofrezcamos esa alternativa que nos demandan ahora”, ha avanzado el senador socialista visiblemente emocionado.

La petición que se hace desde Lanzarote no es un capricho de nadie. En su día, cuando se construyó el acuartelamiento militar, se hizo a las afueras del pueblo que era entonces Arrecife, totalmente alejado de los núcleos poblacionales que había en ese momento. Con el paso del tiempo, sin embargo, el cuartel ha quedado encajonado prácticamente en el epicentro del municipio, en conexión con la zona del litoral y los barrios, cerca de varios núcleos importantes de población y enfrente de la zona industrial más potente que hay en la capital. Por eso se ha planteado tantas y tantas veces la necesidad de que en Madrid estudien cambiar de lugar a los soldados y al material que hay allí. Como nunca especificaban cuál era el valor estratégico real del recinto, las especulaciones durante décadas han sido constantes, entre otras la imposibilidad manifiesta de sacar del lugar intereses de la inteligencia militar que podrían estar incluso enterrados en el subsuelo de aquella zona. Si finalmente es cierto que Defensa está dispuesta a cambiar de sitio, está claro que nada de todo lo que se ha pensado sería cierto, o tal vez sí.

“Esta vez nos han dicho que las instalaciones están destinadas al tránsito de diferentes unidades del ejército y que tienen un carácter logístico importante. Pero le voy a dar una primicia, porque es la primera vez que cambian su postura. Me han dicho que si las autoridades insulares o locales, que es de quien debe partir la idea puesto que el Ejército de Tierra no tiene entre sus planes pedir el traslado, hacen una propuesta de permuta que responda a las características necesarias y asumiendo el coste del cambio de las nuevas instalaciones, el Gobierno, a través del Ministerio de Defensa, podría estudiar el asunto”, explicó Manuel Fajardo visiblemente contento durante su intervención en el programa de radio.

Con semejante noticia, el senador insistió en que no había que perder el tiempo, de ahí que señalara que había hablado con la presidenta del Cabido, María Dolores Corujo, y tenía intención de hacerlo con la alcaldesa de Arrecife, Astrid Pérez, para ver si entre las dos administraciones son capaces de encontrar una solución que convenza, esta vez sí, al Gobierno central. “He hablado con la presidenta del Cabildo y hablaré con la alcaldesa de Arrecife para que estudien el asunto y analicen si estamos en condiciones de hacer algo al respecto. Mi obligación, mi misión, está cumplida, y he cumplido con algo que había prometido en campaña electoral”, remarcó.

Defensa cambia por primera vez de postura y abre la puerta a la posibilidad de que se...
Comentarios