sábado 4/12/21

Corujo zancadillea a Pérez a través del partido fantasma Somos Lanzarote

Eli Merino sería declarada tránsfuga si no acata la orden de abandonar el nuevo Gobierno de Arrecife. El PSOE y su socia en el Cabildo ponen contra las cuerdas a la concejal y a la propia alcaldesa
Imagen del posado que hicieron cuando presentaron el pacto en Lanzarote.
Imagen del posado que hicieron cuando presentaron el pacto en Lanzarote.

Lo de que del amor al odio hay un paso no demasiado grande se lo sabe todo el mundo. En la mayoría del planeta también se maneja eso de que no hay arma de destrucción más poderosa que una mujer o un hombre despechada o despechado; destruyen todo lo que se encuentra a su paso. Pensar que la actual secretaria general del Partido Socialista (PSOE) en Lanzarote y presidenta de su Cabildo, María Dolores Corujo, está despechada con su hasta hace unos días (no se sabe si todavía también) gran amiga, la presidenta del Partido Popular (PP) y alcaldesa de Arrecife, Astrid Pérez, es casi seguro ir en el camino correcto. Pero los caminos correctos en política en general y en Lanzarote en particular en la mayoría de los casos conducen a finales insospechados. Tras echar a los cinco concejales del PSOE en la capital, como es lógico, Corujo y los suyos se han puesto manos a la obra y han iniciado lo que tiene toda la pinta de ser un contraataque. Y lo han hecho atacando a todo lo que se mueve y a todo lo que se puede mover. De momento, tal y como ya han confirmado sus protagonistas, está más que confirmada la noticia que adelantó este diario sobre los sondeos teóricamente informales a Coalición Canaria (CC) para que estudie la opción de un pacto que a los socialistas les gustaría que fuera sólo para Arrecife y que llegara en forma de moción de censura contra Pérez. Los nacionalistas de momento han dicho que no, especialmente porque no están dispuestos, ahora que el viento les sopla de cara, a aceptar vetos como el que les quieren imponer con Pedro San Ginés en el Cabildo, cabeza que se pide siempre que se habla de un acuerdo que alcanzara a la Primera Corporación insular.

Pero en el cuartel de invierno que se ha creado con urgencia en el PSOE siguen estudiando estrategias y movimientos. Mientras esperan el sí definitivo de Podemos para garantizar la mayoría en el Cabildo, un sí que está al caer y del que se hablará mucho después de que sus dirigentes tengan que decir digo donde antes dijeron diego para justificar que van a gobernar con un tránsfuga de manual como es el doctor Juan Manuel Sosa, se han dado cuenta de que pueden meter en un lío relativamente importante a Astrid Pérez en el Ayuntamiento capitalino y en la configuración de su nuevo Gobierno. A Pérez y a la propia CC, que tanto y tanto está batallando contra el PSOE y contra el polémico doctor.

A través de la consejera no electa de Educación que nombraron tras la firma del acuerdo de arranque de mandatos en las dos principales instituciones de la Isla, Paula Corujo, han decidido resucitar a un muerto o fantasma político como es en estos momentos la formación Somos Lanzarote, que no ha tenido ningún tipo de actividad en estos últimos años y que terminó como el rosario de la aurora precisamente por el intento de acaparar cargos públicos por parte de aquellos que se suponía que no lo iban a hacer jamás. Más de lo mismo. Los socialistas no andan desencaminados cuando entienden que Somos tiene la potestad de pedirle a su concejal Eli Merino que abandone el actual Gobierno. A diferencia de lo que ellos sostienen con Sosa y San Borondón, en Arrecife sí que hubo una alianza electoral que quedó reflejada en las papeletas entre Nueva Canarias y Somos Lanzarote, con lo que hay oficialidad a la hora de determinar que la actual concejal de Juventud pertenece a la segunda organización y se debe a ella y a sus dictados. Son conscientes de que si acata la orden logran un triunfo parcial contra Pérez y los suyos. Pero son más conscientes aún de que si finalmente no acepta, que es lo que creen que va a hacer la concejal, automáticamente pueden declararla tránsfuga e iniciar un proceso que llevaría a la actual alcaldesa a un callejón casi sin salida. La razón no es otra que lo que tanto se le critica al PSOE por haber fichado a Sosa sería lo mismo que harían ellos en la capital manteniendo a Merino. Otro lío.

Según ha podido saber este diario, Merino, que como el resto de Somos Lanzarote pensaba que la organización había fallecido en combate, se ha visto sorprendida por la posición que ha mostrado Paula Corujo en algunos medios de comunicación con los que el PSOE ha compartido esta estrategia. Lógicamente, su deseo inicial es mantenerse en el Gobierno, en el que está además dentro de una coalición con NC cuyo cabeza visible, Armando Santana, que tiene mejores relaciones con el PSOE que la propia Paula Corujo, ya ha dejado claro que va a mantenerse firme en la nueva alianza, la que ya está y la que se supone que está por venir con CC.

Este martes se reunieron los que quedan en Somos Lanzarote para seguramente en esta jornada de miércoles dar a conocer la noticia. Falta saber qué hará Merino, que tiene un papel complicado y seguramente muy injusto en esta historia.

Corujo zancadillea a Pérez a través del partido fantasma Somos Lanzarote
Comentarios