jueves 27/1/22

La fuga de médicos, pecado mortal en Lanzarote y un drama en oncología

Aparicio admite el problema en el hospital y garantiza que se está trabajando para solventarlo. Román Rodríguez apuesta por la formación y anuncia que el Gobierno está trabajando en los incentivos para lograr que vengan más médicos a las islas no capitalinas
Imagen de la entrada del hospital de Lanzarote
Imagen de la entrada del hospital de Lanzarote.

Lo de "Novia a la fuga" suena gracioso cuando se trata del título de una película protagonizada por Julia Roberts. Lo de la fuga de San Diego tampoco está mal si uno es un alumno con ganas de dar la nota. Ahora, lo de la fuga de médicos que se está produciendo en Canarias en general y en Lanzarote en particular es un problema terrible que empieza a poner en cuestión la calidad de un pilar básico como es el sistema sanitario. Durante la pandemia, durante los dos años de crisis provocada por el coronavirus, no se notó tanto. Hubo especialistas que decidieron venir a trabajar a esta parte oriental del Archipiélago por varios motivos, principalmente porque era un buen lugar donde pasar el encierro y era un buen lugar incluso donde no contagiarse. Ahora, pasados los peores efectos que han alcanzado incluso a galenos de los hospitales donde mayor incidencia hubo del virus, toda esa gente que vino a trabajar aquí se ha marchado, dejando un enorme agujero en numerosas especialidades que se hace más sangrante en oncología, en ese sitio donde se trata una enfermedad que afecta a muchas personas en la Isla, el cáncer. En estos momentos sólo hay dos especialistas que tienen que cubrir todos los turnos y no porque la gerencia del centro se haya quedado cruzada de pies y manos. Al contrario. Están haciendo todo lo que humanamente es posible para paliar la saturación que se está produciendo en estos instantes. Pero no es sencillo. Mientras, los dos médicos reciben la felicitación de los pacientes, como los que han venido a visitar la redacción de este periódico para denunciar la situación y para mostrar su respeto por el esfuerzo que se está haciendo. "Desde luego, ellos hacen lo que pueden, pero no es suficiente", explicó una mujer que está recibiendo tratamiento con un cáncer de pecho. Los avances tecnológicos, la igualdad entre islas, llegarán por ejemplo con la instalación del famoso búnker de radioterapia. Pero, ¿para qué servirá tanta tecnología si no hay personal que pueda aplicarla a los pacientes?

El gerente de los Servicios Sanitarios de Lanzarote, José Luis Aparicio, ya reconoció hace unos días en Crónicas Radio-COPE Lanzarote que a pesar de los esfuerzos que está realizando la Consejería de Sanidad, la Gerencia hospitalaria de Lanzarote y el propio Servicio Canario de Salud (SCS) por conseguir nuevos especialistas en oncología para la Isla y otras especialidades, la situación se está tornando preocupante ante la falta de frutos de estas gestiones. "El problema es que cuando no hay, no hay. Si vas a un banco de peces y no hay ni un solo pez, por muchas cañas que tires no pescas nada. Nosotros llevamos ya meses con esto porque somos conscientes de la falta de oncólogo, y no solo eso, sino de varias especialidades, pero ahora mismo la urgencia son los oncólogos, que es la especialidad que peor está en cuanto a recursos humanos", manifestó Aparicio en declaraciones al programa 'A Buena Hora' de Crónicas Radio-COPE Lanzarote. 

En esta ardua labor de búsqueda por lograr atraer hasta la Isla a nuevos médicos en distintas especialidades, el gerente de los Servicios Sanitarios de Lanzarote ha precisado que "hemos puesto publicidad reclamando oncólogos en diferentes sociedades e incluso una ONG también por su cuenta ha estado buscando, pero no ha encontrado ninguno". 

Aparicio ha advertido que esta problemática no es exclusiva de Lanzarote ni de Canarias. "Ahora mismo hay hospitales grandes de Canarias que también están sufriendo este problema de falta de oncólogos, al menos uno de ellos, que nos lo trasladó, así que es un tema de falta de oncólogos a nivel nacional". "Salen pocos cada año y los que salen se suelen quedar en sus lugares de residencia o no quieran venir", lamentó el gerente, que ha insistido en que "se está haciendo todo lo posible por conseguir a estos especialistas porque somos conscientes de la gravedad del problema", unas carencias que han venido también denunciando los pacientes y usuarios de la Sanidad en la Isla, a los que Aparicio ha dado la razón en todo momento porque les comprende. 

"Solo dos personas para todo el trabajo que tienen no podrán mantenerlo por mucho tiempo. Los usuarios que lo han advertido tienen toda la razón del mundo y, aunque estamos moviendo Roma con Santiago, por ahora no hay manera", ha lamentado. 

Más formación médica y movilidad giratoria

Precisamente estos días de principios de diciembre el vicepresidente del Gobierno de Canarias y consejero de Hacienda, Román Rodríguez, pasaba por los estudios de Crónicas Radio-COPE Lanzarote y abordaba entre otros asuntos, en la entrevista mantenida en el programa ‘A Buena Hora’, esta problemática de especialistas como es la falta de oncólogos en Lanzarote. Para él, que como Aparicio es médico de profesión, el problema es grave y difícil de resolver a corto plazo, de ahí su empeño en poner los cimientos para que en el futuro no se produzca algo así, creando un grupo suficiente de médicos canarios que quieran quedarse a vivir y a trabajar en el Archipiélago. Mientras, entiende que la única opción es seguir mejorando los incentivos para que vengan especialistas a trabajar aquí, haciendo la publicidad que sea necesaria para lograrlo. 

“Tenemos un problema de producción. Formar a un especialista en Medicina nos lleva unos 10 ó 12 años. Hemos conseguido en España uno de los sistemas de formación más importantes del mundo, pero se llevan a nuestros especialistas. Ayer por cierto lo comentaba con la Cámara de Comercio de Lanzarote, que si somos capaces de formar a neurocirujanos, a cirujanos cardíacos y a oncólogos, ¿cómo no vamos a ser capaces de formar a buenos cocineros y a buenos camareros?”, ha expuesto Román Rodríguez.

A juicio del vicepresidente, que en su día cuando dio el salto a la política fue responsable del SCS, “tenemos que aprender del éxito que tiene el Estado español en la formación profesional de los sanitarios”. “Son tan buenos que se los llevan. Puede haber 20 ó 25.000 médicos españoles por el mundo porque los atraen otros países, especialmente el Reino Unido, porque tenemos grandes profesionales. Esto se puede solucionar mejorando la formación”, abundó el también presidente de Nueva Canarias (NC).

“Pero a corto plazo”, apostó Román Rodríguez, “tenemos que incentivarlos y no es fácil, porque una muchacha o un muchacho que acabe una especialidad quiere ir a los centros hospitalarios donde hay más marcha, donde hay más casuística para formarse mejor y ganar en experiencia”.

En este sentido, el dirigente nacionalista explicó que “en los hospitales más pequeños, en los periféricos, los casos se reducen y esta es una profesión que, en casi todas sus áreas de conocimiento, la práctica retroalimenta los conocimientos”. Por ejemplo, ilustró Román Rodríguez, “un cirujano, para ser un buen cirujano, tiene que hacer muchas intervenciones”.

El vicepresidente del Gobierno canario también apeló a la motivación y los incentivos para estos especialistas, además de por aprovechar los especialistas en oncología que ya existen en las islas capitalinas. “Cuando yo dirigía la Sanidad, lo que hacíamos era hacer rotar a los especialistas de los grandes hospitales a los hospitales periféricos”, dijo. Sin embargo, insistió, “la tendencia de los profesionales cuando hay mucha demanda es irse a los grandes centros hospitalarios”. “Tenemos problemas en Canarias frente a Madrid y Cataluña, pero menos mal que tenemos muchos chicos y chicas de origen canario a los que les atrae la tierra y, aunque tienen opciones de irse a las grandes capitales españolas y a grandes hospitales, prefieren venirse aquí”, apostilló lanzando un pequeño rayo de esperanza al asunto y para desdramatizar lo que a día de hoy empieza a ser una situación dramática.

La fuga de médicos, pecado mortal en Lanzarote y un drama en oncología
Comentarios