lunes. 03.10.2022

A lo mejor esta ironía de la personal ignorancia, a lectores varios, les resultará en cierta forma una petulancia exagerada y creyeran que debiera ser un nosotros. Nosotros, los ignorantes.

Pero no puedo atribuirme la ignorancia colectiva de lo que claramente desconozco, pues no sé qué ignoran los demás.

No creo ser el único que ignora, aun así, permitan me regodee en mi personal ignorancia. Total, es mía, y ya se sabe que hay cosas que son intransferibles.

Últimamente ignoro de manera ciertamente selectiva, por aquello de que empiezo a creer con mayor credulidad, que cuanto más ignorante, más feliz.

Sí. Lo sé. No soy el único que está procurando abstraerse de saber, para presumir el desconocimiento, y así inventarse, casi absurdamente, un poquito de egoísta felicidad. Decía Ortega y Gasset que “yo soy yo, y mis circunstancias”.

Se denota cada vez más ese procurar formar parte de esa mayoritaria ignorancia, incluso para pasar hasta desapercibidos, fingiendo el despiste de que pasábamos por ahí, pero ni idea, debido al creciente sentimiento de envidia que produce ese resbalarnos todo y darnos igual lo que sea, pues hay que procurar seguir siendo felices.

No queremos ver a diez nuevos inútiles Parlamentarios más en nuestro Parlamento Autonómico. Ya no son sesenta, sino setenta. Por Fuerteventura llega uno más, inventando la representatividad de un aumento poblacional claramente ficticio. El uno más majorero depende de los números de habitantes que por allí se han empadronado y el censo electoral les da la posibilidad de ese engaño representativo de su población.

Los otros nueve representan a los habitantes de todo el archipiélago en su conjunto. Es decir, que sesenta y uno son representantes de los habitantes de cada uno de sus terruños patrios y los nueve nuevos representan a los habitantes de la Patria Canaria entera. Usted no lo entiende y yo tampoco, pero han empezado a cobrar a final de mes.

Verán, yo sigo emperretado en mi ignorancia, y este ignorante piensa, (menudo atrevimiento lo de que piensa) que esa Reforma de la Ley Electoral Canaria podía perfectamente reducir el número de sesenta a cincuenta. No sé…, digo yo que… Podrían cuarenta y uno representar a la población por islas y los otros nueve a la del archipiélago. ¡Ay, este pobre ignorante!

Y qué le voy hacer, si observo, casi ciego ya, que un político más es un médico menos. Una plaza de enfermería menos, un servicio social menos que se presta, una necesidad real que no se cubre. Un maestro menos, un profesor menos, una investigación menos…

Se advierte el déficit que nos toca lidiar en todos los aspectos culturales, en los deportivos, en los sanitarios, en los educativos, en los del empleo,… En fin, en el sin fin de necesidades a cubrir debidamente. Sin embargo, de lo que no hay ningún tipo de carencia es de representantes políticos. ¡Ay, este pobre ignorante!

Políticos, Administración Pública. La segunda la consentimos al no reducirla, y colaboramos para inventarla, acrecentarla y consolidar su inutilidad. A los primeros los jaleamos y les reímos su incapacidad, su incompetencia, sus mentiras, su formación académica inventada y auspiciada por aprobados corruptos de tribunales amistosos, para luego ir presumiendo lo que no son y llegando, ni más ni menos, que a la Presidencia del país. Y otros, con iguales condiciones, intentándolo también.

La sociedad podrida aplaude a tremendos presumidos, incluso denominando sabios a esos supuestos Catedráticos que les dieron Matrículas de Honor y Cum Laude a semejantes tramoyistas.

“Viven de la política y de gobernación. Lo que podría disculpárseles si tuvieran algo de sustancia en el seso envenenado. La gente sana ya se sabe cuál es. Y es curioso que los que más invocan a la gente sana y los que tratan de dirigirla son los enfermos, o de avariosis en el cuerpo y en el alma o de envidia en el alma y en el cuerpo.” (Miguel de Unamuno)

Como casi a ustedes, a este ignorante ya le ha dado por ignorar que con un político más, mucho menos en todo. Y lo que tenga que ser, será…

No se habla de derechos adquiridos y reconocimientos alcanzados por el colectivo elegetebeí. No se discute lo que falta, para así conseguir muchas más cotas de tolerancia y aceptación de una realidad sexual diversa. La discusión está centrada en la estupidez de si un maricón lo es más si es progresista; o lo es menos si es conservador. ¿Una lesbiana progresista es menos lesbiana que una conservadora? Yo no lo sé, ¡Ay, este pobre ignorante!

Se ha trasladado a la diversidad sexual la misma incongruencia, intolerancia y discusión absurda que la fomentada por las ideologías políticas o la de creencias religiosas. Y este ignorante no encuentra ninguna diferencia entre un maricón musulmán comunista, de un maricón ateo y apolítico, o de la de un maricón cristiano y progresista, de la de un maricón liberal no creyente. Pero… ¡Ay, este pobre ignorante!

Con eso de que un hetero progresista anticapitalista sí tiene permitida y jaleada la asistencia a una manifestación de exaltación del orgullo elegetebeí; y un hetero conservador liberal, si va a esa misma exposición de libertad e igualdad sexual, es insultado, avergonzado, y denigrado hasta el extremo, nos dará como resultado que ese compromiso social y de reivindicación pública, se convertirá en ocho o diez manifestaciones distintas.

Les une la condición sexual diversa, y claramente les separa la ideología política, la creencia, o no, religiosa y la discusión económica. Pues para el futuro, a este ignorante se le antoja la marcha de unos hombres de ideología, creencia religiosa y determinados postulados económicos, por un lado; las mujeres de iguales pensamientos, sean los que sean, por otro, y así, se irán formando comunas elesgetebeí por razas, por sexos, política, monárquicos, republicanos, vegetarianos, nacionalidades, independentistas, anárquicos, religiones, ateístas, progresistas, comunistas, fascistas,… No sé, creo que hasta se podría hacer un concurso de quiénes tienen más miembros o socios honorarios en cada una de ellas, así como quiénes ocupan más espacio en las calles.

Me decía a cada rato Manuel Nicolás González Díaz, “manolín el facha”, compañero de aventura política y de relación laboral algún tiempo, que “en resumida cuenta y para abreviar, daba igual todo ese rebotallo ideológico, religioso, económico y anti todo, de cada individuo personalmente, pues lo realmente importante era que a los maricones les dieran bueno por el culo, que en definitiva es lo que más les gusta y el resto decorativo sobra”. ¡Ay, este pobre ignorante!

Y para acabar con ese selectivo conjunto de cosas ignoradas tratando de ser un poquitito feliz, pues ignoro el engaño de una tal Dolores Corujo, batatera ella y a la sazón Presidenta del Cabildo isleño, no a mí, que no le di mi voto, sino a todas esas personas que creyeron que esta mujer era un poco más consecuente y realista, votándole con esa triquiñuela de no saber que quién les iba a gestionar, dirigir, y si se tercia, hasta posiblemente esquilmar el Cabildo, era un tal Carlos Espino, ya sabedor y experimentado come orejas de las que reinan pero no gobiernan.

¿Ha engañado usted, Señora Corujo, sólo a los votantes, simpatizantes y afiliados de su Psoe, o les ha ocultado deliberamente también a quienes hoy son sus Consejeros, que don Carlos Espino era el que usted tenía calculado que sería el Coordinador de todas las Áreas del Cabildo? Así que en la práctica, el canarión Non Grato, es nuestro Presidente de la Institución Insular, y usted pasando a ser una mera, ¿relaciones públicas? ¿Pero es que también se ha creído usted señora Corujo, que ser socialista es cosa de sonreír mucho y ser muy sociable? ¿Y ustedes Consejeros Cabildicios Sociatas, de verdad, no lo sabían? ¡Ah vaya, me olvidaba, que el ignorante soy yo!

A este ignorante le hubiera gustado conversar con las señoras madres de Carlos Espino y de un tal Fajardo Palarea, para que me sacaran de dudas con respecto a cómo vinieron a este mundo estos increíbles suertudos de la mamandurria pública. Es que no me creo que nacieran empurrados empujando la cabeza. Estoy convencido que los mencionados nacieron con sus piececitos por delante, y por eso, ese caer constante de pie en todos sitios como los gatos. 3.250 €uros el primero y dicen que más de 4.000 el segundo en el Senado de España. ¡Ay, qué envidia la de este pobre ignorante!

En este ignorar, al PP de Lanzarote como si no le tocara nada. Esperemos que sepa que el matrimonio ya puede divorciarse y no aguantarse los desaires y desplantes a capricho eternamente. Es un poco raro que a quién han denunciado lo sostengan de Jefe en el Cabildo coordinándolo todo.

Ni a un ignorante como yo le podrán convencer de lo contrario. Así que mariconadas las justas, estimado PP. Claro que en el Psoe te dirán aquello de si tanto te apetece ser Alcaldesa de Arrecife, aguántate con este palo todo un velamen insostenible a ver dónde el viento nos lleva. Señora Pérez, todo no vale. Todo no puede valer por una aspiración, por supuesto, loable. ¿Verdad que no? ¡Ay, este pobre ignorante!

A ver si esto también va a resultar un auténtico fraude señores Peperos, (PP) no sólo no ratificando la denuncia, sino testificando a favor y dejando al presunto delincuente como todo un Señor, al estilo del Parlamento con un gomero.

En el Parlamento Canario, en pleno verano, un Pleno de primavera denominado de las flores. Allí un Partido Socialista Canario de pronto se ha olvidado que en su día expulsaron al putañero y ahora lo han convertido en todo un Ilustre o en un Excelente. Pero daba igual, lo del recinto putero madrileño estaba olvidado por todos, pues a todos les hacía falta ese olvido, fuera quien fuera el que tenía que presidir Canarias. ¡Joder, cómo te los montas a todos Casimiro!

También allí, un tal Román, divisó la calva brillante de un Presidente de Cabildo, que a ver si esta vez sí consigue ejecutar y hacer real esa operación de unos terrenos allá por el monte Gran Canario y le mejora la maltrecha economía de los bolsillos familiares. Dijo convencido el comunista, que la pobreza y los pobres no pueden resolverse. Una verdad entreverada escapada de una boca que por una vez no se cree que no haya dicho una mentira. Creemos que de momento lo va a intentar solucionando la miseria de sus más allegados y para ello se ha asegurado, ni más menos, que la Consejería de Hacienda. ¡Ay, este pobre ignorante!

“A nadie se le escapa sino lo que lleva dentro, y hay una frivolidad de insensatez que en personas revestidas de cierta representación alcanza caracteres de tragedia. Estos pobres sujetos no saben disculparse más que desdiciéndose, para luego desdecirse del desdicho si les viene a pelo, negar su palabra y después la negación de ella y vivir en régimen de mentira. Porque las mentiras se enredan como las deudas del tramposo. Y el mentiroso es un cobarde”. (Miguel de Unamuno)

El puterío sexual físico en la casa de las putas. El puterío ideológico, económico y político en las Instituciones. ¿Verdad señor Curbelo?

¿A qué no encuentras diferencias entre aquel local del desahogo para tu hijo y el Parlamento de Canarias donde te sientas tan ilustre? En el madrileño parece que te negabas a pagar. Aquí, en el canario, ¿cuánto le vas a cobrar a los ignorantes? ¿De verdad no te entra un pizco vergüenza y te quedas ya en tu puñetera casa?

Consejeros Cabildicios y Señorías Parlamentarias, continúen revolcándose en sus propias porquerías hipócritas. Yo procuraré mi felicidad forjando a diario mi ignorancia.

Yo, el ignorante
Comentarios