jueves. 06.10.2022

El vicepresidente canario y consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos, Román Rodríguez, confió este viernes en que la economía canaria mantendrá un buen ritmo de crecimiento el año 2023, incluso por encima de la media del Estado, si bien alertó de los riesgos de estanflación -inflación junto a un estancamiento económico o incluso recesión- a nivel internacional.

Rodríguez, que clausuró el II Foro Económico El Español-Diario de Avisos, explicó que las previsiones turísticas del Archipiélago son buenas y que la pujanza del sector privado, junto con un eficiente y prudente despliegue de recursos públicos por parte de las administraciones, podría apuntalar el crecimiento de la economía canaria, que actualmente experimenta mejor comportamiento que la española.

El vicepresidente señaló, en todo caso, “que las previsiones son muy difíciles de realizar en las actuales circunstancias” y que el futuro de las economías occidentales vendrá determinado por la eficacia de la lucha contra la inflación. “Para ello, hay que evitar que el incremento de los tipos, como el aprobado ayer mismo por el Banco Central Europeo (BCE), provoque un parón en la creación de empleo y en el crecimiento”.

“Si la subida de tipos impacta negativamente en la deuda soberana de los países del Sur de Europa, vamos a tener muchos problemas”, dijo Rodríguez, quien reconoció que no esperaba un incremento tan grande como el decretado por la autoridad monetaria europea, que, si bien era “inevitable”, lo asume “con reservas, debido a los riesgos que entraña”. En esa línea, añadió que, de hecho, el BCE ha establecido un mecanismo antifraccionamiento de la deuda de los estados para evitar el contagio de la prima de riesgo.

Rodríguez enfatizó que “las medidas contra la inflación a nivel global son las que funcionarán, con cautela en el caso de las monetarias. Hay que intervenir los mercados eléctrico, energético y de materias primas”. Asimismo, apostó decididamente por “recargos fiscales a los tremendos beneficios caídos del cielo en esos sectores y en el bancario”.

A escala de Canarias, abogó por las ayudas directas a los sectores económicos y sociales más afectados y bajadas de impuestos selectivas, “como hemos venido haciendo estos años. Seguiremos evaluando medidas quirúrgicas”, avanzó.

El vicepresidente elogió la unidad de los agentes económicos y sociales y el consenso político alcanzado en Canarias durante la pandemia y el volcán de La Palma, y lo situó como “el ejemplo de lo que podemos seguir haciendo para hacer frente a los desafíos que se nos avecinan”.

En este sentido, y con respecto a la acción del Ejecutivo autónomo, Rodríguez valoró la estabilidad del mismo y la ausencia de “broncas”, con independencia de determinadas “discrepancias puntuales y normales al tratarse de un gobierno formado por cuatro formaciones políticas”.

Ese comportamiento ejemplar, a su juicio, ha sido determinante para superar la pandemia y la subsiguiente crisis económica, que en su peor momento -en abril de 2020- provocó que 493.031 personas en el Archipiélago estuvieran sin empleo (254.981 parados y 238.050 beneficiarios de ERTE). Una evolución que “no es casual”, sino “consecuencia de decisiones correctas, tanto con los presupuestos europeos como con las ayudas españolas”.

“La sociedad canaria y sus instituciones estuvieron a la altura de lo que la situación requería y ahora debemos seguir tomando decisiones prudentes para el futuro, con un gasto público que sea sostenible en los próximos años”, aseguró el vicepresidente.

Rodríguez abundó sobre esta idea y señaló que “no podemos permitirnos el lujo de tomar decisiones precipitadas y bajo la presión de las elecciones”.

A este respecto, adelantó que los Presupuestos de la Comunidad Autónoma crecerán en un 11 por ciento, aproximadamente, “sin incrementar la presión fiscal ni la deuda pública”, pero teniendo en cuenta que después de inéditos despliegues de fondos vendrán años en los que habrá que garantizar la sostenibilidad del gasto público.

Diferencial fiscal

Antes, en el mismo foro también intervino el viceconsejero de Hacienda, Planificación y Asuntos Europeos del Gobierno de Canarias, Fermín Delgado, quien hizo referencia al Régimen Económico y Fiscal (REF) del Archipiélago- que incluye una fiscalidad diferenciada con respecto al resto del Estado- y que es “una herramienta básica que trata de compensar los problemas estructurales que tiene Canarias”.

Delgado reiteró la exigencia de que los recursos del REF “estén fuera del sistema de capacidad fiscal” y agregó que “hay que mantener la variable de la insularidad en la distribución de la financiación autonómica e introducir el elemento de la pobreza a la hora de repartir los recursos del Estado entre todas las autonomías”.

Rodríguez confía en que la economía canaria mantenga la remontada en 2023
Comentarios