miércoles. 21.02.2024

La Audiencia y mis delitos y el refuerzo de la instrucción

Dolores Corujo y sus voceros mediáticos se han quedado sin caso, y lo saben. Por eso insisten tanto en hacer méritos preelectorales para que se les entregue el Jameo de Oro por la inmensa obra social que prestan al PSOE para mantenerse en el pesebre.

Por cierto, tal y como vaticiné, claudicaron ante el veto que hicieron a toda Coalición Canaria solo por exigir que se cumpliera el reglamento del Cabildo y el galardón fuera otorgado a una entidad sin ánimo de lucro.

Era demasiado vergonzante y no podían permitir que aflorase de manera tan palmaria su sectarismo y entrega a sus pagadores. Para colmo de la desvergüenza, se permiten la hipocresía de asegurar en antena que fue Coalición Canaria quién reconoció su error levantándoles el veto. Ver para creer. Mientras, el resto de galardonados anunciados son víctimas de semejante sinrazón y el pleno que debiera reconocerles sigue sin convocarse.

Restablecido el veto unipersonal que soporto hace quince años y alineados con el inquietante interés de Dolores Corujo en que la causa vuelva al Juzgado de Instrucción número 2, y en que prospere la recusación que contra el juez competente presentó unilateralmente la presidenta en nombre de todo el Consorcio de Aguas, sin contar con el preceptivo acuerdo de la Asamblea, como ya han puesto de manifiesto la mayoría de alcaldes, ahora vuelven a la carga.

Su plan es reproducir una y otra vez como supuestas noticias lo que ya hicieron cuando dieron la vuelta como a un calcetín a lo verdaderamente noticiable del auto de la Audiencia Provincial que mandató al titular del Juzgado de Instrucción número 2 a restituirme las cuentas corrientes, poniendo nuevamente el foco en que no levantaron el embargo preventivo sobre mi vivienda, como si eso confirmara la comisión de un delito. Y lo hacen mintiendo como bellacos. Una vez más.

Para empezar, es falso que la Audiencia Provincial apreciara delitos de cohecho y blanqueo de capitales en la compra de mi vivienda, como titulan, cuando simplemente hizo lo habitual en estos casos que es negarse en esta fase a levantar también el embargo preventivo sobre bienes, para que la instrucción prosiga con alguna garantía.

Lo que sí hizo la Audiencia, y debería ser la noticia que no cuentan, fue excluir expresamente de entre los delitos investigados el de “malversación de fondos”. Delito denunciado por Corujo, y gustosamente investigado por el instructor ahora apartado de forma justificada por la Audiencia, al considerar que el magistrado competente para esta instrucción debió ser otro. 

Sobre los refuerzos administrativos solicitados por ambos juzgados de instrucción, el sustituido y el nuevo, efectivamente van a ser necesarios. Especialmente si el juzgado competente accede a lo que no hizo el anterior. Esto es, esclarecer la ocultación de informes y documentos oficiales por parte de Dolores Corujo a la Asamblea del Consorcio para engañar a sus miembros e incriminarme con esta falsa denuncia. Pero todo se andará y serán otros quienes tendrán que responder por ello ante los tribunales.

La desinformación de los voceros al respecto de esto último es de traca marinera, con nada menos que tres noticias con sus tres titulares correspondientes para semejante acto reglado; un titular para decir que el Tribunal Superior de Justicia de Canarias accedió a los refuerzos solicitados por el Juzgado de Instrucción número 4, tal y como ya había accedido en su día con el número 2; un segundo titular para decir que la Viceconsejera de Justicia del Gobierno de Canarias –la que lo aprueba– dijo que había que esperar por la siguiente mesa sectorial; y un tercer titular para decir que el gobierno de Ángel Víctor Torres, cómo no, no va a esperar por esa mesa, sino que “habilitará medidas excepcionales para atender la petición cuanto antes”. Vaya por Dios, créanme que me daría la risa si esto no fuera algo muy serio.  

Ya solo les queda acusarme de tener noventa y cinco mil euros de dinero negro en mi casa debajo de algún ladrillo, aunque también haya dado claras explicaciones al juzgado y pronto, muy pronto –desoyendo a quienes me indican que no tengo por qué contar todos los detalles personales de mi vida, que afectan además a los problemas financieros de mi familia– daré datos y aportaré documentos a la opinión pública que demostrarán muy a las claras el legítimo y blanco origen de esos fondos. Estén atentos.

La Audiencia y mis delitos y el refuerzo de la instrucción
Comentarios