domingo 22/5/22

La hipocresía del PSOE

Desde la fundación del PSOE, son múltiples y continuas las manifestaciones anticlericales de los diferentes políticos socialistas. Es una obsesión hacer de España un Estado laico y aconfesional, un Estado neutro en materia de religión que no realice apoyos a ninguna confesión religiosa.

Sin embargo, los intentos repetidos de eliminar o arrinconar la asignatura de religión católica, contrastan con la introducción de la religión islámica en los colegios españoles en muchas comunidades autónomas.

Una situación similar se ha vuelto a producir en el Cabildo de Lanzarote, gobernado por PSOE y Podemos, donde se ha podido observar cómo se proyectaba en la fachada del Cabildo un mensaje en árabe en apoyo a la festividad musulmana del Ramadán. La propia presidenta añadía que “… Esta acción se lleva a cabo en señal de apoyo hacia el numeroso colectivo de personas musulmanas que habitan en la Isla…  Actualmente miles de musulmanes viven en Lanzarote y es nuestro deber hacer que se sientan parte de nuestra sociedad y facilitar su expresión religiosa mediante actos como estos por parte de Cabildo “. 

Este mensaje contrasta con la ausencia de mensajes de apoyo a las fiestas religiosas católicas, como pueden ser las de Navidad o Semana Santa, entre otras. ¿Acaso nuestra cultura y nuestra tradición no está ligada a la religión católica y no se merece un mensaje de apoyo por parte del Cabildo de forma similar al realizado con la religión islámica?

La falta de argumentos políticos por su nefasta gestión en el gobierno hace que el PSOE politice todos los colectivos, rascando votos que les ayuden a mantenerse en el gobierno, especialmente cuando ve cómo los ciudadanos españoles le van dando la espalda progresivamente.

Para ello, el PSOE politiza todo lo que encuentra en nuestra sociedad. Politiza el medio ambiente poniéndose la bandera del ecologismo radical, aunque realmente sus políticas no tienen nada de ecologistas y solo hace uso del ecologismo cuando le interesa, como por ejemplo para subir impuestos; sin embargo, las inversiones en sistemas no contaminantes y energías alternativas brillan por su ausencia. Ese falso ecologismo produce incluso situaciones bochornosas y con gran afección a todos los ciudadanos, como la cancelación del Rallye “Isla de los Volcanes” el pasado fin de semana o las propuestas de cierres de acceso a determinadas playas o lugares emblemáticos de Lanzarote.

También politiza la sexualidad de las personas, poniéndose la bandera del colectivo LGTBI y asociando las tendencias sexuales con ideologías políticas. La utilización del colectivo es continua por parte de la izquierda, realizando falsas acusaciones de homofobia a la derecha.

Otro de sus campos de acción es el feminismo y la violencia de género, donde se proclaman defensores de los derechos de la mujer y gastan miles de millones en unas supuestas políticas de igualdad. Estas políticas y las leyes que han creado, únicamente generan desigualdad entre géneros y criminalización del hombre, pero ni amplían derechos que ya disfrutaban las mujeres, ni las defienden de la violencia que siguen sufriendo. Los casos de violencia de genero siguen siendo similares año tras año a pesar de todos los medios empleados y se da la paradoja de que acusan a VOX de no querer defender a las mujeres, cuando es el único partido que aboga por la prisión permanente para los asesinos y violadores, y el único partido que lucha por ofrecer más medios policiales para garantizar la seguridad de mujeres cuyas parejas tienen órdenes de alejamiento.

Y como no podía faltar, el colectivo de personas inmigrantes es un buen filón donde extraer los votos que necesitan, especialmente en el colectivo más numeroso de la inmigración en España, que son los inmigrantes magrebíes. Para ello, la estrategia socialista es doble: por un lado, realizar un efecto llamada que ocasione un elevado incremento de este tipo de inmigración, y por otro lado facilitar la nacionalización de estas personas, para que puedan votar en las próximas elecciones. Se están produciendo una media de 25.000 nacionalizaciones de inmigrantes magrebíes al año, gracias a las medidas facilitadas por el PSOE desde que está en el gobierno.

Con estas expresiones de apoyo a los musulmanes que residen en España y el reparto de subvenciones, tienen prácticamente garantizado el voto de más de 100.000 nuevos votantes. Votos que no obtendrían de los ciudadanos españoles, unos españoles hartos de subidas de impuestos y de ver como esos impuestos se van en ayudas y subvenciones con los que compran más votos para mantener el gobierno hipócrita que nos lleva a la miseria y a la fragmentación de nuestra nación.

Ante la utilización partidista de las personas, con el falso buenismo que practica el PSOE, hay una alternativa.

Ante la continua búsqueda de enfrentamiento de las personas por su género o sexualidad, hay una alternativa.

Ante los continuos ataques a nuestra historia, nuestros valores y nuestra cultura, hay una alternativa.

Esa alternativa es VOX, un partido que aboga por la igualdad de las personas, independientemente de su género o sexualidad, un partido que defiende sin complejos los derechos de los ciudadanos, y defiende la historia, la cultura, las costumbres, los valores y la unidad de nuestro pueblo ante el continuo ataque al que se ven sometidos.

La hipocresía del PSOE
Comentarios