martes 19/10/21

Guerra virtual

En la última fase, apunto de salir del estado de alarma, hemos vivido en los últimos días, toda una serie de despropósitos por parte de nuestros políticos en todos los ámbitos. Insultos en el Congreso de los Diputados, en el Senado, en las distintas comisiones y lo peor en la comisión creada para la llamada “reconstrucción nacional”. Además, manifestaciones, caceroladas y provocaciones de unos contra otros.

Parece que todos tienen bien aprendida la frase de Goebbels (Ministro de la Propaganda del Tercer Reich), y su técnica: “El poder del Estado comienza en la calle. Cualquiera que pueda conquistar la calle también puede conquistar el Estado”. Por cierto, esta frase ha estado en boca de políticos españoles, de los de antes, de los de ahora, de partidos de derechas y de izquierdas.

Es que los ánimos están demasiado crispados, no se dignan a bajar el tono ni los unos, ni los otros, aunque esa crispación no llega a la calle de momento, pero si, a las redes sociales. Es allí donde los ciudadanos arengados por sus líderes desarrollan todo su potencial para atacarse mutuamente.

En el artículo de EL PAÍS de Borja Andrino y Jordi Pérez Colomé de fecha 3 de junio de 2020, nos cuentan: “Como la empresa Graphext fue la primera en descubrir el peso de las cuentas de Twitter de los simpatizantes del bloque de izquierdas y de derechas”; y ahora, después de replicar y ampliar el trabajo realizado por Graphext, confirman sus resultados. “Hay más twitteros en España apoyando causas políticas de derechas, con cuentas creadas en los últimos meses. Aunque el dominio de Twitter sigue siendo de la izquierda desde el 15-M”.

Según comenta el fundador de la empresa Graphext, Victoriano Izquierdo, que confeccionó el estudio: “Podemos es el que literalmente nació con las redes. Pero ahora Vox es el primer partido de derechas que va a escalar con las redes”

Por el bien de todos, la guerra ciudadana, a la que arengan nuestros políticos con tácticas de Goebbels (utilizando la provocación, las calumnias desde sus medios, campañas de hostigamiento, todo ello, utilizando apodos despectivos para ridiculizar al adversario). Mi deseo es, que se quede en las redes y que esta guerra no traspase lo virtual.

Guerra virtual
Comentarios