jueves 29/7/21

A vueltas con el pacto

Mientras en el ámbito nacional canario CC está buscando a Wally, es decir, su identidad propia como partido nacionalista, mientras en Lanzarote están a vueltas con los líos de Pedro en el Cabildo, la inacción de Echedey en el Ayuntamiento de Arrecife, los enredos de Haría en los Centros y la posibilidad de que Oswaldo haga triplete, Doña Dolores Corujo Berriel está planificando ya su futuro como presidenta del Cabildo de cara a las elecciones del 2023.

Tengo claro, políticamente hablando que no quede ninguna duda, que la Señora Corujo tiene menos inteligencia que luces una patera.

Pero lista es y mucho. No sé si esta cualidad es exclusivamente suya o de los espinosos asesores que la rodean. No lo tengo claro aunque pueda presuponerlo.

Lo que si tengo claro es que, dentro de la banda política que nos gobierna, el pacto entre el PP y el PSOE, la hembra alfa de la manada es ella y prueba inequívoca de que esto es así, lo de demuestran sus últimas declaraciones sobre la intención, pactada ya de antemano, de renovar el Pacto de las Perras.

Estas manifestaciones no dejarían de ser una mera anécdota si no fuera por lo que subyace en la intrahistoria de este asunto.

Es cierto y eso lo piensan muchos de los votantes del PP, no aquellos que, gracias a este despropósito, tiñen de azul sus cuentas bancarias, que el pacto es lo peor que le puede pasar, no solo a su propio partido sino a la ciudadanía de la isla, que ve impávida como, a costa de las arcas públicas, dos señoras hacen de su capa un sayo y muestran, sistemáticamente, un profundo desprecio por los intereses de los residentes insulares.

Las declaraciones de Doña Dolores son una carga de profundidad en toda la línea de flotación de la barcaza conservadora.

Doña Dolores sabe perfectamente que, anunciando la renovación del acuerdo con Doña Astrid, puede llegar a conseguir que los que han votado al PP en las últimas elecciones, ante el desastre ciudadano que ha supuesto el acuerdo de las jefas, no vuelvan a meter la papeleta popular en las urnas y de esta manera debilitar la posición política de los populares conejeros.

¿Y quién de la cúpula del PP ha puesto el grito en el cielo ante semejante anuncio? ¿Alguien ha leído algún comunicado de prensa de la dirección insular o de quien es la más interesada en desmentirlo, Doña Astrid Pérez?

Ha sido el vicepresidente segundo del Cabildo, Jacobo Medina, el que ha sacado la patita del tiesto, no para desmentir con rotundidad lo dicho por su Presidenta, sino para, con la boquita pequeña, afirmar que el partido no está ahora en esas cuestiones.

Mientras CC ni esta ni se le espera, mas allá de los follones de Pedro y sus peleas internas sobre puertos si o puertos no, el PSOE está desmantelando a su socio popular ante la perspectiva de poder gobernar en solitario o con apoyos puntuales de otras formaciones de izquierdas o incluso, si es menester, de la propia CC, que cuatro años al solajero hace mucho daño a las neuronas.

La derecha en esta Isla lo tiene complicado mientras sus dirigentes no reordenen las dos neuronas políticas que les quedan.

Asesores para eso tienen, aunque dudo mucho que ni los mismos tengan esa capacidad, ni los dirigentes asesorados sean capaces de entender que el camino futuro no pasa por reeditar un pacto nefasto para todos los ciudadanos que siendo rojos, azules, naranjas o morados, tienen más cerebro que ellos y neuronas más cualificadas, además de mas cantidad.

Puedo estar equivocado por completo y que mañana salga Doña Astrid y niegue la mayor, pero si no lo ha hecho ya dudo mucho que lo haga.

A vueltas con el pacto
Comentarios