lunes 16/5/22

Mentirosos compulsivos

Desde que el mundo es mundo, se ha venido demostrando que si hay alguien para el que la mentira es el leiv motiv de su modus operandi, ese no es otro que el político.

Y no hay que hacer ningún tipo de distinción o excepción, mienten todos sean del partido que sean.

Y mienten por una razón fundamental, que no es otra que la permisividad del ciudadano que, sabiendo que nos la cuelan día si y día también, nos empeñamos en darles carta de naturaleza eligiéndolos elección tras elección.

El caso que nos ocupa es otra muesca mas en el revólver de los sesudos dirigentes municipales, a los que les importa poco o nada que no nos creamos sus discursos o sus manifestaciones públicas, mienten como bellacos y lo saben.

Hablamos del famoso follón del solar de Ginory, ese pedazo de terreno ganado al mar que, nadie sabe por qué razón, por la inoperancia de muchos, hoy en día vale más de veinticinco millones de euros.

En la resolución de este lío millonario mienten todos los actores que participan en este circo municipal en el que se ha convertido el Ayuntamiento de Arrecife.

Miente CC cuando afirma, sin ruborizarse lo mas mínimo, que la operación que se está planteando por parte del grupo de gobierno, o sea del PP, supone un endeudamiento nuevo para las arcas municipales.

Miente el grupo de gobierno del PP, o sea la Alcaldesa, cuando afirma, sin ponerse colorada, que está planteando una operación financiera con una entidad bancaria, mediante la que, suscribiendo un crédito de veintisiete millones de euros A TIPO CERO de interés, va a reducir la carga financiera que la operación, tal y como está aprobada por el juzgado, supone para las finanzas municipales. Claro, para el PP los bancos son ONG´s a disposición de los políticos para cubrir sus múltiples y reiteradas chapuzas.

¿Y por qué mienten ambos? Primero por su propia incapacidad para gestionar nada y segundo porque en la confrontación política vale todo, fundamentalmente la mentira para echar basura encima del contrario haga lo que haga.

Como el Luisma hace mucho tiempo que dejo de ser un completo ignorante y tonto por definición, estas mentiras se desmontan con la misma facilidad que se las inventan.

Voy a intentar explicar esta cuestión de una forma en la que todos, hasta el más ignorante de los lectores, sean capaces de entender de qué están discutiendo en la casa de todos.

Primero, el ayuntamiento de Arrecife tiene una deuda contraída a largo plazo de una cantidad de dinero que se les debe a los propietarios del solar, en virtud de una sentencia en firme de un juzgado de Arrecife.

En esa deuda se contempla que, hasta el año 2032 si mal no recuerdo, Arrecife tiene que pagar, mensualmente, una cantidad cercana a los doscientos mil euros, de los que ciento cuarenta mil corresponde al capital y sesenta mil a los intereses de la deuda.

Para los profanos en la materia, es como si tuviera una hipoteca firmada con un banco, con la salvedad que en este caso la hipoteca es una sentencia judicial.

Es decir, que la deuda ya existe, esta cuantificada en tiempo y dinero y el acreedor es el dueño del solar.

Segundo, el grupo de gobierno de Arrecife, o sea la Alcaldesa, plantea incluir en los presupuestos municipales, un crédito de veintisiete millones de euros con el fin de cancelar la deuda con los dueños de Ginory y pagar a una entidad bancaria con un acuerdo en el que se reducirían sensiblemente los intereses que esta ultima cobraría.

Es decir, cambia el acreedor y se reducen los intereses establecidos en el acuerdo judicial, puesto que, en teoría, se pasaría de pagar entre un 3,5 y un 4% a un tipo de interés más bajo según el acuerdo con el banco en cuestión, pero en ningún caso se genera una deuda nueva.

Para que quede más claro, es como si un ciudadano tiene una hipoteca con el Santander a veinte años con un tipo de interés del 5% y la cambia por una del BBVA al mismo tiempo pero a un 3%. Se mantiene la deuda, cambia el acreedor pero se reducen los intereses a pagar.

Queda claro que si la operación planteada es en esos términos, los beneficios para la corporación y por extensión, para los ciudadanos son sustanciales.

Ahora bien, ¿donde está la mentira y gorda de la dueña del cotarro? Pues sencillamente en que plantea una operación bancaria en la que el tipo de interés que aplicaría el banco seria del 0%, es decir, que les prestan todo ese dinero a cambio de nada, simplemente que se lo devuelvan en el plazo establecido. Vamos, una práctica muy habitual entre el mercado financiero de este país.

No solo se miente a la hora de plantear una operación de este tipo sino que tampoco se habla de por cuenta de quien serian los gastos financieros que llevaría aparejada esta operación, aunque en la ensoñación de la munícipe capitalina, seguro que esos gastos también los asumiría la entidad otorgante del crédito y además la regalarían una batería de cocina, una cubertería con el logo del PP y una Termomix.

No les voy a aburrir con más explicaciones porque a cualquier ciudadano con dos dedos de frente, es decir casi todos menos los políticos, la operación les ha quedado clara.

Siendo todo este embrollo mucho más sencillo de solucionar, ¿porque se empeñan unos y otros en intentar metérnosla doblada?

Si ayuntamiento tiene un remanente de más de cuarenta millones de euros a su disposición, lo más fácil seria, puesto que la ley ahora si se lo permite, cancelar la deuda de golpe, reduciendo el endeudamiento futuro de la corporación al ahorrarse los millones que suponen los intereses a largo plazo que habría que abonar al término del plazo establecido en la sentencia y el plan de pagos acordado.

Pero claro, para esto hay que estudiar y eso parece que no esté al alcance ni de unos ni de los otros, lo más fácil es mentir, engañar, poner verde al adversario y seguir pensando que el Luisma es tonto.

¿Y en esta historia donde esta Miss Bolardo y sus acólitos? Bien gracias, no hay más preguntas señoría.

Mentirosos compulsivos
Comentarios