lunes 25/10/21

Nadie se queda atrás

Es cierto que no hemos estado preparados para enfrentarnos a una pandemia como la que estamos viviendo. Sí, se han cometido errores en determinados momentos, seguramente ante la obligación de actuar con celeridad en los momentos más críticos en los que parecía que la enfermedad avanzaba sin control. Somos conscientes de que las consecuencias económicas que ha generado la COVID-19 están siendo muy duras. Muchas empresas han tenido que echar el cierre y otras se encuentran en un momento delicado, y miles de trabajadores y sus familias se están viendo afectadas.

Es por ello que desde las instituciones gobernadas por el Partido Socialista hemos puesto en marcha una batería de medidas económicas y sociales para los sectores más afectados por la pandemia. El Gobierno de España ha destinado un paquete de 11.000 millones de euros para los sectores del comercio, hostelería y turismo. Además, Canarias recibirá una partida específica por los daños sufridos en el sector turístico.

Por otro lado, desde el Gobierno de Canarias se ha dotado con otros 84 millones de euros a las empresas y autónomos que peor lo están pasando en estos momentos. Se dividirá en dos líneas para garantizar que la ayuda llegue a todos y a todas las personas que lo necesitan.

Por último, el Cabildo Insular, que preside María Dolores Corujo, ha puesto su granito de arena para estar al lado de las empresas que más están sufriendo en la isla. Esta semana se han aprobado los presupuestos institucionales, en la que se incluye una línea de ayudas dirigidas a los autónomos y micropymes por un valor de seis millones de euros, pudiéndose ampliar si fuera necesario. Lanzarote ha sido una de las regiones más castigadas por la pandemia, por lo que debemos estar a la altura de las circunstancias y trabajar lo más duro posible para que la isla se reactive económicamente. Eso sí, siempre respetando los datos epidemiológicos y a los que velan por nuestra salud.

Ya ha pasado un año desde que comenzara esta pandemia y, aunque los datos sanitarios hayan mejorado, los económicos siguen siendo preocupantes. Cada persiana que se cierra nos produce una enorme tristeza. Debemos proteger a los más vulnerables y garantizar la continuidad de todos los negocios. Ellos esperan de nosotros una respuesta social y las instituciones públicas debemos trabajar en ello. Ya se han puesto en marcha por parte de las diferentes instituciones. El gasto social es más necesario que nunca porque nadie, absolutamente nadie, se puede quedar atrás.

Nadie se queda atrás
Comentarios