miércoles. 12.06.2024

Honor a "Caminando Fronteras" y desprecio a los bellacos que manipulan

Dice la ONG Caminando Fronteras en su web:

“Desde 2002 trabajamos con comunidades migrantes y sus familias para:

A. Defender los derechos humanos en los trayectos migratorios.

B. Denunciar las violencias que sufre la población en movimiento.

C. Acompañar a las víctimas y sus familiares en los procesos de verdad, justicia, reparación y no repetición.

Desde nuestro observatorio de Derechos Humanos en la frontera occidental euroafricana, aplicamos la investigación.

Buscamos generar conocimientos y combatir los regímenes de frontera».

https://caminandofronteras.org/

https://caminandofronteras.org/quienes-somos/

—————————————————-

Yo, Chema Tante, respondo a quienes se atreven a mentir, calumniando a "Caminando Fronteras”

"Caminando Fronteras" ayuda y defiende efectivamente a la migración. Con su acción, ampara a quienes se lanzan a la mar en pateras, zodiacs y cayucos, en defensa de su derecho a la vida y a un futuro mejor, huyendo del hambre y de la guerra. Personas que saben bien de los peligros y penurias que deberán sufrir, antes de llegar y poder cumplir sus sueños de bienestar en los países que les acogen. Estas personas conocen bien lo que les espera en su viaje hacia la libertad, porque han sido informadas por quienes les precedieron y por los medios de comunicación. Pero, a pesar de ello, puede más el ansia de escapar al infortunio que el miedo al dolor o a perder la vida. Así serán de difíciles las condiciones en África

Las y los migrantes son víctimas de las mafias africanas que les roban y los envían en embarcaciones en mal estado, sin chalecos salvavidas, con poca agua, poca comida, poca ropa de abrigo, poco combustible y, sobre todo, sin comunicación por radio de SOS. Esto tienen que soportar las personas que migran, porque las élites económicas, la gente rica de la Unión Europea no disponen los sistemas necesarios para canalizar de manera ordenada la migración. Y esto lo hace la gente rica de la Unión Europea, porque así sus empresas se aprovechan de una masa de mano de obra sin regularizar, mano de obra sumisa y muy barata, inerme a los abusos de todo tipo. Una mano de obra sin permiso de trabajo, obligada a soportar atropellos en términos de salarios de miseria, jornadas de trabajo extenuantes, deplorables condiciones laborales y, por supuesto, acosos sexuales, a merced del capataz o del jefe o del patrón. Además, la presencia de esas personas forzadas a aguantar las agresiones, contiene las reivindicaciones de las trabajadoras y los trabajadores locales, a quienes se somete al chantaje. Por esa causa, la gente rica contrata a los bellacos que mienten y tergiversan sobre la migración. Porque si se regularizara la afluencia de personas que quieren trabajar, las empresas abusadoras perderían su posición de fuerza.

Un migrante no consigue permiso de trabajo hasta después de tres años de haber estado empadronado en España. Por lo tanto tiene que buscarse la vida haciendo trabajos sumergidos, o robando, o pidiendo limosna en las calles. Esta situación cruel viene a demostrar, por la constatación empírica de los hechos, la calidad moral de las personas que llegan a Europa. La inmensa mayoría de la gente migrante sin regularizar, trabaja honradamente como puede. Los casos de delincuencia o mendicidad son tan poco frecuentes, tan aislados, que cuando ocurre uno es motivo de noticia, ampliamente difundida por los bellacos a sueldo de las empresas abusadoras. No se dan cuenta, bellacos y empresas, que esta acción denunciadora de casos puntuales es la mejor prueba del buen comportamiento de la población migrante. Estas personas sufren y trabajan. Son gente normal y responsable. Los asociales son minoría.

Son falsos, de toda falsedad, los datos que aportan con tanto cinismo como empeño, los bellacos a sueldo de las empresas abusadoras que atacan a la migración, en cuanto al coste de las y los menores sin compañía. El estado tiene la obligación legal y moral, de albergar y sostener a las y los menores, pero el coste es mínimo. Y cuando estas chicas y estos chicos alcanzan la mayoría de edad, se les abandona a su suerte, el estado se desentiende. La cantidad de “450 euros” que repiten siempre ciertos bellacos a sueldo carece absolutamente de veracidad.

Las organizaciones como “Caminando Fronteras”, en su caminar incansable, apoyan a las familias y personas migrantes, siendo en la práctica su Ángel de la Guarda, la tutela de esta gente indefensa, objetivo constante de la saña de los bellacos a sueldo de las empresas abusadoras.

Los medios de comunicación informan de que “Caminando Fronteras” y organizaciones similares son avisadas por familias de migrantes y llaman a la Guardia Civil del Mar para alertar de que salieron de la costa africana con más migrantes. Los bellacos a sueldo de las empresas abusadoras denuncian falazmente y sin pruebas que son las mafias de traficantes quienes alertan. En todo caso, si así fuera, la responsabilidad de que tales mafias de traficantes existan recae sobre los gobiernos de la Unión Europea y las empresas abusadoras, que se niegan a una migración organizada, que hiciera desaparecer el brutal negocio del tráfico de personas. Los bellacos a sueldo de las empresas abusadoras ponen el foco sobre quienes bregan por salvar vidas en la mar, pero ocultan la auténtica culpa de quienes lanzan a esas personas al peligro, que son las empresas abusadoras que dan órdenes a los gobiernos. La causa final de la existencia de mafias traficantes de personas es la represión de la migración.

La culpa de que hayan muerto muchas decenas de miles de migrantes en la mar, no “unos 5.000” como dicen ciertos bellacos, recae directamente sobre los gobiernos, las empresas abusadoras que mandan sobre tales gobiernos y los bellacos que mienten.  La migración hacia Europa no solamente es beneficiosa para unas sociedades envejecidas, sino imparable, mientras persista el saqueo colonial y neocolonial sobre África. La migración es un hecho irreversible. Negarse a regularizarla es un crimen que perpetran las empresas abusadoras y los bellacos.

La solución para que termine esta odisea mortal y evitar la salida de pateras, zodiacs y cayucos, es la REGULARIZACIÓN ORDENADA DE LA MIGRACIÓN QUE TANTO NECESITAN LAS SOCIEDADES DE EUROPA. Los bellacos al servicio de las empresas abusadoras, tienen razón cuando alertan de que el problema migratorio puede estallar incluso de forma sangrienta. Pero quienes provocan este riesgo son los gobiernos y empresas que se niegan a reconocer que la migración es un hecho beneficioso e imparable y que debe ordenarse. Los bellacos, como es su costumbre, o mienten o solamente dicen la mitad de la verdad.

Las sociedades del estado español no deben creer las mentiras de los bellacos al servicio de las empresas abusadoras. La migración no es un problema, sino un beneficio. Todos los pueblos que han recibido históricamente migración se han favorecido de ello. El problema no es la migración, sino su represión.

La migración no tiene remedio, ni necesita remedio. Lo que hace falta es reprimir a las empresas abusadoras y desnudar las vergüenzas de los bellacos que manipulan la información para que se pueda seguir abusando de la mano de obra migrante.

Finalmente: "Caminando Fronteras" y demás organizaciones que protegen a migrantes y defienden sus vidas y derechos merecen tanto agradecimiento como desprecio merecen los gobiernos, las empresas abusadoras y los bellacos que se benefician del dolor de personas indefensas.

Lo sostiene Chema Tante

Honor a "Caminando Fronteras" y desprecio a los bellacos que manipulan
Comentarios