lunes. 22.07.2024

Hace unos días, el Castillo de Santa Bárbara, histórica fortaleza que se erige sobre la montaña de Guanapay, amaneció con varias marcas a modo de rayones en los antiguos muros de una de las edificaciones más antiguas de Canarias. Este acto vandálico, que atenta contra el patrimonio cultural de Teguise, está siendo investigado por la Policía Local de Teguise, que también ha abierto una investigación ante el nuevo incidente, en este caso, cometido en los aseos de la plaza de La Mareta del Conjunto Histórico de la Villa, que cada domingo acoge el Mercadillo de Teguise.

En la mañana de este lunes, según informa la institución municipal en nota de prensa, la jefatura de Policía era alertada por los servicios de limpieza municipales al encontrarse los baños de La Mareta quemados por pequeños incendios supuestamente provocados en la zona de lavabos y en los interiores de los baños. Asimismo, el merendero de la Villa, situado en la ladera de la misma montaña de Guanapay también lleva semanas presentando desperfectos en sus instalaciones al aire libre, producto de actos deliberados que se repiten una vez se devuelve el merendero a la normalidad con limpieza y labores de mantenimiento.

Oswaldo Betancort, en nombre de toda la Corporación, ha condenado los mencionados actos vandálicos que atentan contra el patrimonio histórico y cultural de Teguise. “Lo primero es perseguir este tipo de actos delictivos para que no se vuelvan a repetir e incrementar la vigilancia en todos los puntos sensibles de la isla”.

En este sentido, Betancort considera que “Lanzarote requiere de una Oficina de Vigilancia del Patrimonio, puesto que son muchos los bienes a proteger a nivel insular”. “Las competencias del área de Patrimonio del Cabildo en materia de restauración, rehabilitación, investigación y difusión, deben incluir servicios de vigilancia de nuestros bienes de interés culturales”, añade. No obstante, y con respecto a la gestión cultural del Castillo de Santa Bárbara, el Ayuntamiento de Teguise, ha anunciado que, una vez que reabra sus puertas al público tras las labores de rehabilitación y recuperación patrimonial valoradas en casi 1,3 millones de euros, la fortaleza, que cuenta con 33 nuevos focos de iluminación exterior, contará también con cámaras de vigilancia para evitar cualquier tipo de atentado.

Por otro lado, Betancort reconoce también que “las instituciones debemos apostar por la salvaguarda y protección del patrimonio cultural concienciando a la población de su valor, diseñando más acciones que visibilicen la importancia que posee nuestra herencia cultural como hemos procurado siempre desde Teguise”.

Oswaldo Betancort condena los últimos actos vandálicos contra el patrimonio de Teguise
Comentarios