lunes. 26.09.2022

Fallece Miguel de Miguel, una institución de la ayuda social en Lanzarote

El creador de El Drago compaginaba su trabajo con su pasión por la filosofía, la música, la lectura y la radio
miguel
Miguel en uno de los días que más disfrutó, de camino a la ópera.

Miguel Ángel Miguel Borbolla, más conocido como Miguel de Miguel, ha fallecido a las 7 de la mañana de este jueves. El creador y gerente de El Drago Servicios Sociales, un referente en Lanzarote en la ayuda a las personas que más lo necesitan, ha muerto a causa de una larga enfermedad que ha llevado en los últimos meses con una entereza asombrosa. El filósofo y amante de la poesía, asturiano de nacimiento pero lanzaroteño de corazón, participaba todos los martes en una sección en el programa “Entre Barrios” de Crónicas Radio-COPE Lanzarote que le hacía inmensamente feliz y en la que compartía sus pasiones con los oyentes.

Miguel ha sido un tipo especial hasta el último día. No perdió la sonrisa y su socarrona forma de ver cada día en ningún momento. Siempre tenía un comentario certero que hacer, un chiste, un pensamiento singular que trasladar a los que tuvieron la suerte que conocerle. Tenía claro que se iba pero en ningún momento lo lamentó. Acudía todos los martes a la radio y lo hacía como un niño que estrena zapatos, con la misma ilusión de un becario en su primer día de trabajo. Allí compartió con Chalo Frías y con Laura San José momentos irremplazables; también los compartió con su inseparable mujer, Virginia, con la que además estuvo fuertemente unido hasta su último aliento en la vida diaria y familiar y en el trabajo. A ella le dedicó hermosos piropos, como a los trabajadores de El Drago, a los que trataba como si fueran parte de su propia tribu. Miguel amó hasta el último momento a sus amigos y, sobre todo, a sus hijos. Pocos padres hablaban tanto de ellos, relataban con tanto orgullo sus pasos por el tortuoso valle de lágrimas por el que transitamos todos. Sentía incluso envidia por sus habilidades, tanto filosóficas como musicales, su gran frustración, como siempre confesó en privado. "La pena que tengo es no haber sido un gran músico. Qué suerte que sí lo sean los míos", solía repetir. Qué decir de los momentos que compartió con el pequeño de sus hijos, Joel, al que tal vez no le dijo todo lo que llenó su vida verle debutar en el Alfredo Kraus de Las Palmas con la Escuela de Música de Teguise. Es uno de esos pocos momentos que todos deberíamos tener en la vida, de esos que hacen que merezcan la pena superar los malos. 

mi

Lector y escritor empedernido, dejó pendientes muchas cosas porque se fue demasiado pronto. Le habría gustado tener otra despedida. La tenía planificada al detalle. Desgraciadamente, no siempre salen las cosas como uno quiere. Otras no las dejó pendientes, como la forma en la que utilizó sus amplísimos conocimientos para ayudar a tantas y tantas personas que otros dieron por perdidas. Era único para entender y atender los problemas relacionados con la salud mental, sobrio y hábil para afrontar situaciones muy complejas. En su trabajo y en muchas cosas más no habrá nadie que le pueda sustituir.  

Desde el Grupo Crónicas mostramos nuestro más sentido pésame y condolencias a los familiares y amigos de Miguel por esta gran pérdida. No es fácil expresar con palabras lo que sienten tantas personas que tuvieron la oportunidad y la suerte de compartir tantos y tantos buenos momentos con él. 

Fallece Miguel de Miguel, una institución de la ayuda social en Lanzarote
Comentarios