lunes. 05.12.2022
Los bomberos y las policías locales han tenido que emplearse a fondo en una nueva madrugada en la que los incendios provocados en diferentes puntos les han tenido en jaque. El Cabildo y los ayuntamientos ni se han reunido para abordar el problema

Arde un local, unos contenedores, unos rastrojos, una palmera y un vehículo en menos de 24 horas

Los bomberos y la Policía Local de Arrecife impidieron que se extendiera el fuego a otros vehículos
Los bomberos y la Policía Local de Arrecife impidieron que se extendiera el fuego a otros vehículos.

Los bomberos del Consorcio de Seguridad y Emergencias del Cabildo y los agentes de la Policía Local de guardia de diferentes municipios han tenido lo que se conoce popularmente como una noche toledana, esa en la que en lugar de dormir o descansar uno tiene incidencias e infortunios por doquier. Como va siendo desgraciadamente normal durante todos los fines de semana, en esta ocasión se ha quemado de todo, desde unos rastrojos a un local, desde unos contenedores a un vehículo. Nada nuevo bajo el sol en un fenómeno social que empieza a alcanzar tintes dramáticos, lo que exige de una solución inmediata. Para ello, eso sí, se tendrían que reunir los ayuntamientos y el Cabildo con la idea de tratar de hallar una solución coordinada, cosa que desde el principio de la pandemia no han hecho, ni siquiera para afrontar el otro gran problema que tenemos en Lanzarote, el del agua. 

Siguiendo el complejo orden cronológico de los asuntos, el Consorcio informa en primer lugar del incendio de un local en la calle Los Infantes de Puerto del Carmen. Cuando llegaron al lugar pasadas las tres de la tarde del sábado se encontraron a agentes de la Policía Local de Tías y de la Guardia Civil que estaban allí. El fuego se originó en un almacén abandonado debajo de un complejo de apartamentos, en una cueva natural. No sin alguna dificultad finalmente se hicieron con el control del fuego. 

Unos minutos después, pasadas ya las cuatro de la tarde, los bomberos tuvieron que acudir a apagar el fuego de unos rastrojos en el kilómetro 3 de la LZ-40. 

Imagen de los bomberos apagando el fuego del contenedor
Imagen de los bomberos apagando el fuego del contenedor.

Ya en la madrugada del domingo, como de costumbre, tuvieron la acción más compleja. Así, sobre la 1.30 horas recibieron el aviso de que ardían varios contenedores en la calle Triana de Arrecife. Al llegar al lugar se encontraron con los agentes de la Policía Local de la capital que les informaron de que ardía un contenedor de reciclaje de cartón y papel. Lo extinguieron rápido y evitaron que el fuego se extendiera a los otros contenedores. 

En una acción claramente perpetrada por la misma o las mismas personas, sobre la 1.43 recibieron el aviso de que ardía una palmera en la calle Juan Negrín de Arrecife. Los policías locales de servicio estaban allí cuando llegaron los bomberos a apagar el fuego que se inició en el tronco de la planta. 

fuego coche
Imagen del incendio del vehículo. 

Unos minutos más tarde, en otra noche de auténtica locura, sobre las dos de la madrugada tuvieron que acudir para sofocar el incendio que se había producido en el interior de un coche estacionado en la calle Jorge Luis Borges de Arrecife. La pronta actuación de los agentes de la Policía Local y de los bomberos impidió que ardieran también los coches que estaban alrededor. 

Arde un local, unos contenedores, unos rastrojos, una palmera y un vehículo en menos de...
Comentarios