domingo. 26.05.2024

La palmera canaria, también conocida como Phoenix Canariensis, es una especie emblemática en Lanzarote y en las Islas Canarias en general. Su presencia es fundamental para el paisaje local, ya que aporta un aspecto distintivo y tropical a la isla. Además de su valor estético, estas palmeras desempeñan un papel crucial en la biodiversidad, proporcionando hábitats para diversas especies de aves e insectos. Asimismo, la palmera canaria ha sido históricamente utilizada en la arquitectura y como fuente de materiales tradicionales. Su conservación es esencial para mantener el equilibrio ecológico y preservar la identidad natural y cultural de Lanzarote. Todo esto ha motivado que los dos consejeros del Cabildo de Nueva Canarias-Unidos por Yaiza, Óscar Noda y Daisy Villalba, presenten una moción para que el actual Gobierno que preside Oswaldo Betancort se tome en serio el tema y realice un plan de choque que aniquile el actual problema.  

Imagen de palmeras en mal estado en Lanzarote.
Imagen de palmeras en mal estado en Lanzarote.

“Muchas son las afecciones y las situaciones que están poniendo en serio riesgo a nuestras palmeras. Debemos ser conscientes de que la palmera canaria nos regala un paisaje único en el mundo y que nos distingue de otros territorios insulares del archipiélago con su bella estampa. Las disfrutamos en zonas como el municipio de Yaiza, la zona interior de la isla, tiene también una fuerte presencia en Tinajo y La Vegueta, Masdache, San Bartolomé y el majestuoso palmeral de Haría y Máguez", comenta el alcalde de Yaiza y consejero, Óscar Noda, en una nota de prensa enviada este lunes a este diario. 

 

Desde la coalición conformada por NC-UPY advierten que las principales amenazas para la palmera canaria son; el picudo rojo, que es un escarabajo que supone una de las mayores amenazas cuyas larvas se alimentan del tejido interno de las palmeras, causando daños irreparables. Los hongos patógenos son las enfermedades fúngicas como Fusarium oxysporum y que pueden afectar las raíces, provocando la marchitez y eventual muerte de la palmera. Otro problema, según los consejeros Noda y Villalba, es el estrés ambiental por la condiciones climáticas extremas, como sequías prolongadas o temperaturas extremas, el estrés urbanístico y podas mal realizadas. 

 

“La gestión efectiva de estas amenazas requiere enfoques integrales, que incluyan medidas preventivas, monitoreo constante y la participación activa de la comunidad en la conservación de la palmera canaria. Debemos plantear una solución conjunta e insular a un problema que padecen los pueblos anteriormente nombrados y proponer soluciones a su deterioro paulatino. Es crucial elaborar un plan de acción desde la primera corporación insular para mantener a una de nuestras principales señas de identidad, por eso proponemos crear un Servicio Insular de Conservación y Mantenimiento de la Palmera Canaria y al cual lo ayuntamientos tras un convenio marco se puedan acoger, es lo responsable y lo técnicamente más viable”. Argumenta el consejero, Óscar Noda.  

 

“Recientemente hemos conocido a través de los medios de comunicación que Lanzarote contará con 1.000.000 de euros para la erradicación principalmente de la diocalandra de la Consejería de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias. Por ello, debemos ahondar en esfuerzos y sumar las cantidades necesarias, también de este Cabildo de Lanzarote, para abordar integralmente las afecciones de las palmeras lanzaroteñas, por ello, presentamos este decálogo de medidas que los técnicos nos han elaborado para que se adopten lo más urgente posible y que los anuncios de financiación no se queden en buenos titulares ni en buenas fotos, sino en acción”. Sentencia el también alcalde de Yaiza, Óscar Noda. 

Noda y Villalba exigen un plan urgente para preservar la palmera canaria en Lanzarote
Comentarios