sábado. 02.03.2024

La isla de Lanzarote tiene previsto poner en marcha a partir de la próxima semana un sistema pionero en toda Canarias que permitirá la detección temprana del COVID-19 en un determinado núcleo poblacional a través de las aguas residuales. Así lo ha adelantado este jueves en rueda de prensa la presidenta del Cabildo, María Dolores Corujo, que ha precisado que el nuevo método, el sistema de detección temprana, que se aplicará en virtud a un acuerdo entre el Consorcio insular de Seguridad y Emergencias y el Consorcio insular de Aguas gracias a un proyecto del CSID, consistirá en monitorizar las muestras de aguas residuales de distintas zonas de la Isla en cuyos resultados Salud Pública podrá detectar restos de RNA que están presentes en el coronavirus y que cualquier persona que haya contraído la enfermedad comienza a excretar en los 7 primeros días de contagio. 

La propuesta pasa por que los técnicos de Salud Pública puedan detectar posibles brotes de COVID gracias a la recogida de aguas residuales que se realizará cada tres días en distintos colectores de cada municipio para, posteriormente, localizar su origen a partir de técnicas predictivas. De esta forma, según ha explicado Corujo, "podremos conocer con prontitud nuevos contagios en una zona de la Isla, un barrio o un edificio concreto, siguiendo los ramales del colector que detecte restos víricos en excrementos". Las pruebas comenzarán a finales de la próxima semana en 20 puntos distintos de la Isla. 

A partir de ahí, según la presidenta, el procedimiento pasa por que Salud Pública realice las pertinentes pruebas PCR o cribados masivos en ese punto concreto en el que se haya detectado presencia del COVID. "Pretendemos pasar de un escenario reactivo de detección a otro escenario preventivo", ha destacado Corujo. 

Aspectos técnicos, cómo actúa el Sistema de Detección Temprana
 

Tal y como ha explicado la presidenta, con el nuevo sistema de detección temprana, se produce la recogida de muestras de aguas residuales en diferentes puntos de la red de saneamiento. Estas muestras son sometidas a técnicas que permiten concentrar y extraer el RNA presente en los virus.

A continuación, mediante métodos de ensayo validados por el CSIC, se cuantifican los restos genómicos procedentes del coronavirus.​IMG_8066 (Copy)Por último, estos datos son volcados en una plataforma informática que, con diferentes técnicas estadísticas y de big data, nos proporcionará informaciones predictivas que nos permitirán anticipar la evolución de los contagios.

El sistema permite, no solo localizar la existencia de restos del virus en la muestra analizada, sino determinar la cantidad de restos y prever la evolución de los contagios de manera que funciona como un sistema de alerta temprana.

Cabe destacar que desde que se produce la infección, y hasta que aparecen los primeros síntomas, transcurren en torno a siete días, donde el virus opera sin ser detectado. Contagiando en silencio a una población desprevenida, ya que el paciente no se pone en contacto con los sanitarios, hasta que aparecen los síntomas. A partir de ese momento se activa el procedimiento, realización de test, espera de los resultados. Por lo tanto desde que la persona se infecta hasta que presenta esos síntomas, y es testada por el sistema se convierte de manera involuntaria en un propagador del virus silencioso.

Sin embargo, desde el primer día a partir de la infección, la persona contagiada comienza a excretar restos víricos, que van al alcantarillado y pueden ser detectados por el sistema de monitorización. Por tanto, el sistema de alerta temprana podrá avisar, con varios días de antelación, que se están disparando los valores de detección de covid y realizar previsiones sobre su evolución.

Estructura

Lanzarote partirá con una cantidad inicial de 20 puntos de muestreo situados en los los colectores principales de los diferentes municipios. Es estos puntos, se realizarán tomas de muestras cada tres días. Si aumentan los valores de detección en cualquiera de ellos, se realizarán tomas de muestras en los ramales que llegan al colector afectado.

Así, se podrá acotar la zona en la que se están produciendo los contagios. A partir de ese momento, los equipos de sanidad pueden tomar diferentes medidas, como la de realizar pruebas PCR masivas o cualquier otra técnica de investigación epidemiológica.

Este nuevo servicio hará que la prevención sea más eficiente, al poder concentrar los recursos sanitarios en las zonas realmente afectadas.

Podremos realizar cribados masivos en una zona en la que ya sabemos que hay un importante número de contagios. Lanzarote pasa de escenario reactivo, en el que se actúa cuando la persona afectada siente los síntomas y se realiza las pruebas, a un escenario preventivo.

Para que los equipos de salud pública puedan anticipar sus medidas antes de que aparezcan los síntomas en la población, invitando a la misma a someterse a pruebas diagnósticas.

Lanzarote pone en marcha un sistema pionero en Canarias para la detección temprana del...
Comentarios