domingo 22/5/22
Manuel Fajardo, senador por Lanzarote y La Graciosa

"Mi relación con Carlos Espino nunca se deterioró y ahora es buena"

"Con la perspectiva del tiempo reflexionas sobre algunas decisiones que se pudieron haber adoptado en su día. Quizás fui demasiado drástico a la hora de la renovación en el PSOE de Lanzarote"
Manuel Fajardo en los antiguos estudios de Crónicas Radio-COPE Lanzarote.
Manuel Fajardo en los antiguos estudios de Crónicas Radio-COPE Lanzarote.

"Llega un momento que si a un político o un dirigente todo el mundo le dice que sí a todo, se lo terminará creyendo"

“Yo no he oído a Sergio Ramos hablar del SIVE últimamente”

“Si cuando estamos en la oposición nos dedicamos a dejar que se equivoque quien está gobernando estamos haciendo una mala oposición”

"Pedro San Ginés debería de hablar con Paulino Rivero para que le refrescara un poco la memoria y con su líder de ahora, Fernando Clavijo"

El senador por Lanzarote, Manuel Fajardo, ha señalado en el programa “A Buena Hora” de Crónicas Radio-COPE Lanzarote que no ha escuchado a Sergio Ramos hablar del Sistema de Vigilancia Exterior (SIVE) últimamente, haciendo una clara referencia a las palabras del senador del Partido Popular (PP) en las que aseguraba que había preguntado por este tema en la Cámara Alta ante la negativa del Gobierno central a decir algo sobre lo que está pasando con un asunto que se eterniza. Fajardo también ha aclarado que el Partido Socialista (PSOE) sigue manteniendo su postura contraria a las prospecciones en aguas españolas al igual que hiciera cuando se planteaban las perforaciones de Repsol. Además, el senador ha respondido a las críticas de Pedro San Ginés a la actuación del PSOE, señalando que quizás debería hablar con sus compañeros de partido Paulino Rivero y Fernando Clavijo para que le refresquen la memoria acerca de la postura que tenía Coalición Canaria (CC) sobre las prospecciones. Sin un motivo aparente, como suele suceder en el programa radiofónico que abre las mañanas en Lanzarote, reflexiona en voz alta sobre su etapa como secretario general y sobre su siempre comentada relación de pasado y de presente con el también siempre polémico Carlos Espino. 

 

- ¿Usted no tiene ningún cargo orgánico en el PSOE ahora?

- Soy miembro del Comité Regional, es el máximo órgano entre congresos de los socialistas canarios y yo soy uno de los representantes del partido en Lanzarote, pero no es un cargo ejecutivo en verdad... 

- ¿Si pudiera cambiaría algo de lo que hizo en su etapa como secretario general? 

- Con la perspectiva del tiempo reflexionas sobre algunas decisiones que se pudieron haber adoptado en su día. Quizás fui demasiado drástico a la hora de la renovación en el PSOE de Lanzarote, recuerdo que la hicimos prácticamente completa en todo lo que era la conformación de las listas para las elecciones locales y autonómicas. Esto quizás sería lo único que ahora con la perspectiva de la edad cambiaría, no porque ahora pudiera ser el afectado, sino porque no supimos aprovechar el bagaje político de algunas personas que después curiosamente retomaron la actividad y no les fue mal. 

- En aquella época usted tenía muy buena relación con Carlos Espino. Ahora, y seguro que lo sabe porque también se lo habrán dicho, mucha gente de la Isla comenta que esta relación se ha deteriorado con el paso del tiempo. ¿Es esto cierto o es mentira? 

- No, lo que pasa que en las relaciones personales puede haber crisis, por denominarlo de alguna forma, por diferentes modos de entender las cosas, por cómo había que entender la política. Pero lo cierto es que mi relación con Carlos Espino nunca se deterioró, de hecho, la relación es buena. 

- ¿Hablan mucho y debaten actualmente o no tienen mucho contacto? 

- Hablamos lo justo y necesario porque él tiene sus responsabilidades, mucho mayores responsabilidades desde el punto de vista orgánico de las que tengo yo. Pienso por ejemplo que alguien que haya sido presidente del Senado no debería, así lo he comentado incluso con amigos que tengo en el PP, pertenecer a posteriores mesas del Senado. Porque en definitiva a lo mejor se pueden revisar decisiones que adoptaste en su día; los tiempos pasan y a mí se me ha ofertado, con posterioridad a mi cargo de secretario general que fue del 2000 al 2008, diversos cargos orgánicos que no he aceptado. Creo que no es conveniente. Que te puedan nombrar como me nombró José Miguel Pérez en su día como miembro de la Ejecutiva regional como asesor es otra cosa. Sin embargo, tener capacidades ejecutivas no creo que sea bueno, otra cosa es que te comenten, pidan opinión o consejo, pero hay que dar total libertad a los nuevos procesos orgánicos y que nadie se pueda sentir coartado a la hora de discutir decisiones de alguien que se sienta contigo. 

- Ustedes ejercieron muy bien el papel de poli bueno y poli malo, ¿cree que esa estrategia funciona en una organización como el PSOE? Lo digo porque hubo también grandes fracasos en aquella época como creo que ha querido comentar al principio con lo de la confección de las listas... 

- (Se ríe) Podríamos escribir un libro con todo lo que pasó en aquella época; con el paso del tiempo, de esto de poli bueno y poli malo se podrían decir muchas cosas. Usted sabe que siempre de cara a la opinión pública dentro de los partidos hay gente que dice que sí a todo y entonces quedan como poli bueno y hay otra gente que tiene que decir que no. Yo valoro mucho más a aquellas personas que son sinceras y que te dan su opinión de forma constructiva, pero en un momento determinado prefiero que me digan que me estoy equivocando a que me digan que sí a todo. Llega un momento que si a un político o un dirigente todo el mundo le dice que sí a todo, se lo terminará creyendo. 

- La gente en general no se atreve a decirle la verdad a determinados políticos cuando están en la cresta de la ola.

- Es igual que la concepción que se puede tener de la oposición. ¿La oposición debe de ser fiscalizadora? Claro que sí, para mí debe ser también constructiva y útil. Por ejemplo, si cuando estamos en la oposición nos dedicamos solo y exclusivamente a plantear cuestiones simples a problemas complejos o dejar que se equivoque quien está gobernando estamos haciendo una mala oposición, porque también tienen que velar por el interés general. Si yo estuviera en la oposición en cualquier organismo o institución local, mi obligación como oposición aparte de fiscalizar sería decirle al alcalde o a la alcaldesa, al presidente o la presidenta del Cabildo, al presidente o la presidenta del Gobierno de Canarias, que se está equivocando y ofrecerle o decirle la posible solución. Esa es la función de la oposición, si la entendemos como un elemento útil también de transformación y de defensa del interés general. Porque aprovecharte de los errores de los demás y no advertirle de que puede perjudicar con ese error al interés general es malo desde el punto de vista político, aunque puedas sacar redito electoral. Sacar más votos por no advertir de que se puede cometer un error, a quien está dirigiendo una institución, creo que no se comparece con ser un buen político. 

- ¿Qué opina usted sobre la actuación de Margarita Robles con el caso Pegasus? Un problema que tenemos en este país es que tenemos los servicios secretos menos secretos de la historia. 

- Este es un tema muy delicado, porque estamos en un Estado de derecho y desde luego todo el mundo tiene que guardar ese principio básico de respeto. Dese cuenta cómo nos definimos en el artículo primero de la Constitución. Los que están de alguna manera ahora imputando delitos gravísimos que tienen que ver con la violación de derechos fundamentales los están haciendo en base a una serie de informaciones. Hay que esperar, además el parlamento catalán, con el apoyo del Partido Socialista Catalán (PSC), aprobó ayer judicializar este tema. Hay que esperar a ver como va la investigación judicial, si efectivamente al final se abren las diligencias correspondientes y luego ya veremos. Después hay otras cuestiones como has comentado. Hay una comisión de secretos oficiales que parece que ahora se va a crear de forma definitiva porque se necesitaban tres quintos para la realización de la misma y llevaba tres años sin constituirse. Luego cada uno operará con arreglo a las adjudicaciones que tiene, por ejemplo, en los órganos colegiados de Gobierno hay una obligación de secreto en cuanto a las celebraciones. Pero como bien dices difícilmente no se filtran muchas de las deliberaciones. 

- Durante la etapa del PP le grabaron una conversación al ministro del Interior en su propio despacho, ¿Qué secretos oficiales tenemos en este país, qué servicios secretos son esos, no tiene la sensación de que están más cerca de la TIA de Mortadelo y Filemón que de la CIA estadounidense? 

- (Se ríe) Bueno, fallos de seguridad hay, es evidente. El antiguo ministro de Interior va a tener que pasar por el juzgado como consecuencia del famoso caso Villarejo por el espionaje que se le hizo. 

- La ministra dijo algo con lo que puede coincidir mucha gente. En un Estado para protegerse de los ataques internos y externos hay que tomar medidas, contra el terrorismo se debían tomar medidas y los ciudadanos no pueden saber todo lo que se va a hacer. ¿Qué opina usted al respecto?

- La ministra el martes lo que dijo al PP, bueno al PP no porque está un poco de perfil, pero lo que le dijo fundamentalmente a aquellas fuerzas políticas es lo siguiente. Primero, que esperaran a que se constituya la comisión de Secretos Oficiales y allí se explicará lo que se pueda explicar. Si ellos entienden que hay materia que puede ser objeto de enjuiciamiento desde el punto de vista penal que vayan a los tribunales y allí se averiguará que es lo que estos medios de comunicación extranjeros están diciendo. El tema es grave, porque estamos hablando de derechos fundamentales, pero la reflexión que estas haciendo es la que hizo también la ministra en el Congreso. ¿Lo que se espera de un estado es que no haga absolutamente nada cuando hay evidencias claras de que hay una parte o un grupo de políticos que lo que quieren es la secesión de una parte del Estado? Esta fue una reflexión que ella hizo en voz alta que creo que cualquier persona la comparte, gustará más o menos. La ministra ha dicho una cosa muy importante y es que todas las escuchas, hablando de filtraciones un medio a nivel nacional las está publicando, el otro día fue uno muy conocido y este jueves otro muy conocido, han sido autorizadas ante un juez. Si un juez lo autoriza esas conversaciones tienen que motivar la autorización. Un juez no autoriza una intervención telefónica, un seguimiento o cualquier medida de investigación porque le venga en gana. El juez tiene que razonar mucho el poder dar lugar a que se lleven a cabo esas actuaciones que pueden violentar efectivamente derechos, pero que están amparados por una decisión judicial. El conflicto más habitual que hay de derechos es el que hay entre el derecho al honor y a la intimidad y el derecho a la información, es el que ha dado lugar a mucha jurisprudencia y a mucha literatura doctrinal desde el punto de vista jurídico. 

- Tenemos a Sergio Ramos esperando para participar a continuación en el mismo programa. ¿Le conoce, verdad? 

- Sí, el amigo Sergio (risas)

- El amigo Sergio sacó una nota de prensa para informar de que ha tenido que quejarse otra vez por el SIVE al Senado y preguntarles que están haciendo con ese tema. ¿Qué ha pasado con ese asunto?

- Últimamente no le he oído a Sergio hablar del SIVE. La situación sigue igual, está resuelto lo de Guinate, se está trabajando en la nueva ubicación. No se si Sergio dice lo del SIVE por lo que desgraciadamente ocurrió estos últimos días en costas de Gran Canaria, con respecto a esa patera que fue localizada de noche y que cuando se acercaron a rescatarla la gente se puso nerviosa como ocurrió, desgraciadamente en Orzola el año pasado, y a pocos metros de la costa ocurrió la desgracia que ocurrió. Últimamente en cuanto a la inmigración no he visto ninguna reclamación legitima. 

- Le están acusando al PSOE, el último Pedro San Ginés, de ponerse de perfil con el tema de las prospecciones petrolíferas de Marruecos. Es decir, que como ahora no pueden decir mucho porque hay un acuerdo entre Pedro Sánchez y Mohamed VI, ustedes no están haciendo caso al tema de que perforen nuestro subsuelo en una posibilidad, como ocurría con Repsol, de que finalmente haya un accidente y llenen de piche las costas. ¿Es verdad que el PSOE se ha puesto de perfil con este asunto? 

- No hombre, además Pedro San Ginés debería de hablar con Paulino Rivero para que le refrescara un poco la memoria y con su líder de ahora, Fernando Clavijo, que siendo alcalde de La Laguna llegó a decir que sí a las prospecciones de Repsol siempre y cuando se garantizara el máximo respeto a todo lo que tiene que ver con la normativa medioambiental. Nosotros no hemos cambiado de posición, ni estamos tampoco con un cambio de estrategia. Cuando eran las prospecciones de Repsol, si lo recuerda, lo que se nos decía el PP cuando estaba José Manuel Soria era que si iban a perforar a diez millas de la mediana por qué no perforábamos nosotros dentro de la mediana a diez millas. Lo que nosotros decíamos entonces y seguimos diciendo es que estamos en contra de las prospecciones en aguas españolas. Con respecto a las aguas Marroquíes, este debate ya lo tuvimos hace años que salieron como parte del argumentario del PP en defensa de las prospecciones de Repsol, lo que decíamos es que en esas aguas lo único que podríamos hacer es, y es lo que se está haciendo, intentar a través de la normativa no solo nacional sino internacional garantizar que en el supuesto hipotético en que llegaran a producirse, porque están en meros trabajos de exploración y salió la noticia en cuanto a todas las prospecciones que habían hecho prácticamente no habían conseguido en ninguna petroleó y solamente en una gas, se lleven a cabo con la máximas garantías de respeto a la normativa medioambiental. Nosotros no estamos de perfil, seguimos diciendo exactamente lo mismo que cuando siendo secretario general en el año 2003 interpusimos un recurso desde el PSOE de Lanzarote ante el Tribunal Supremo y logramos la nulidad de las concesiones de autorizaciones de prospecciones a Repsol porque precisamente la autorización se había dado sin solicitar ni siquiera el informe de impacto medioambiental. 

"Mi relación con Carlos Espino nunca se deterioró y ahora es buena"
Comentarios