martes. 04.10.2022
Elena Solís, consejera de Medio Ambiente, Soberanía Alimentaria y Paisaje

“Espero que nuestros socios de gobierno arranquen con el Plan Insular porque tengo problemas gordísimos de gestión de espacios naturales”

“A pesar de las dificultades que yo me he podido encontrar con nuestros socios de gobierno, he decidido que tenemos que seguir trabajando por la isla porque Medio Ambiente no es sólo autorizar un rally o una carrera masiva”

Elena Solís, consejera de Medio Ambiente, Soberanía Alimentaria y Paisaje.
Elena Solís, consejera de Medio Ambiente, Soberanía Alimentaria y Paisaje.

“Cuando llegué al departamento estaban autorizando las cosas con retroactividad; es decir, que la actividad ya había pasado y se estaba autorizando después”

“Si por favor, nuestros socios de gobierno nos ayudan en ese sentido, nuestra intención es proveer al camping de Papagayo con todo tipo de facilidades”

 “Cuando yo llegué a la Consejería no había barcos así que tengo a dos patrones y cuatro marineros dando vueltas en La Graciosa”

 “No es agradable ni el ruido ni el polvo que arman los buggies. El problema está en que la competencia es municipal y puede que esto es algo que no se sepa”

La consejera de Medio Ambiente, Soberanía Alimentaria y Paisaje del Gobierno de Canarias, Elena Solís, habla constantemente de consenso. Se le nota que le gusta hablar con la gente, con los implicados en cada tema que haya que abordar para conseguir un acuerdo. Por ello, aunque esté trabajando con Podemos, cree que todos los partidos están preocupados por el Medio Ambiente y hay una posibilidad real de trabajar conjuntamente, más allá de las ideologías políticas. Lo que sí ha echado en falta desde que entró en la Consejería son medios tanto humanos como materiales para resolver cuestiones que se van quedando en el camino. Reconoce que sin un Plan Insular es extremadamente complicado dotar a la Isla de un parking con todos los servicios deseables para Papagayo, regular los espacios para las autocaravanas,  establecer las mejores rutas para buggies o quads o llevar una vigilancia apropiada en el Archipiélago Chinijo, por poner algunos ejemplos. Lamenta que haya habido momentos en que no se ha tomado en serio todas las gestiones que hay que realizar desde su área, que va mucho más allá de dar autorizaciones, y aprovechó para pedir la colaboración de su socio de gobierno para ir sacando adelante estos y muchos otros asuntos. Por último, explicó que confía en que se no pinchen los pozos para saber si hay petróleo en aguas cercanas a Lanzarote y Fuerteventura y comentó que hay mucho interés especulativo por parte de las empresas implicadas en anuncios como estos.

- ¿Cuántas entrevistas ha hecho ya sobre el tema del Rally?

- (Se ríe) Unas cuantas. Lo importante es que haya un debate en la isla sobre una serie de cuestiones, donde todos tenemos que confluir y consensuar. Eso es lo importante más que la polémica en sí.

- Hablando de polémica. En la primera entrevista que concedió a este medio habló sobre Famara y dijo que había que hacer algo allí, limitar los aparcamientos, poner balizas… y se lio una considerable. ¿Se acuerda?

- Sí, la gente se quedó solo con el balizamiento. Eso llevó un proceso participativo, la gente se quedó muy contenta y seguimos. Hemos acabado la primera parte del proceso con la gente de allí, los sectores comerciales, productivos… todo el mundo está representado y han salido cosas muy interesantes más allá de lo que yo consideraba que era la distribución y el uso de ese espacio, del que para bien o para mal, yo soy la gestora. Han salido temas sobre la vivienda vacacional, del patrimonio de Famara, que se está perdiendo. Era un pueblo pescador y creo que es importante regenerar en el colectivo cosas como el diálogo entre los ciudadanos y se autoregulen.

- Lo que es curioso es que se llevara tantos años hablando de la sobreexplotación de Famara o La Graciosa pero nadie había hecho nada…

- Evidentemente. De hecho, la Cámara de Comercio me ha contactado ya para ver cómo vamos a ordenar las licencias comerciales en relación al transporte, a la carga de La Graciosa. Yo soy una persona que aquí donde me ves, soy de Podemos, estoy trabajando con Podemos pero pienso que a todas las ideologías les preocupa el medio ambiente y tenemos que ir más allá de las ideologías y de las batallas entre partidos. Debemos tener la conciencia de que tenemos que hacer algo en esta isla para que sigamos disfrutándola y viviendo de ella. Yo tengo una relación buenísima con Alicia Páez, que ha participado en Famara; he tenido varias reuniones con el Ayuntamiento de Teguise y se trata de abordar aquellos temas en los que ambos confluimos, como por ejemplo, La Graciosa, el jable y otra serie de problemas que ellos tienen y que consideran que hasta ahora no se les ha escuchado por parte del Cabildo, de la misma manera que hay  otra gente, como las compañías de buggies, que me ha dado las gracias porque era la primera vez que se les escuchaba.

- Ha habido varias llamadas de oyentes preguntado precisamente por el tema de los buggies; sobre todo, agricultores que dicen que les están destrozando las fincas. ¿Qué les puede decir?

- Los agricultores se quejaron por el Rally y por todo lo que arme polvo porque el polvo hace que la fotosíntesis de las plantas no funcione. No es una cuestión de estética sino de que los cultivos se les arruinan. Yo he estado mirando el tema de los buggies desde que llegué en enero porque pasan al lado de mi casa y no es agradable ni el ruido ni el polvo que arman. El problema está en que la competencia es municipal y puede que esto es algo que no se sepa y hay sitios en los que hay ordenanzas que regulen los caminos por los que quieren ir las compañías de buggies y otros en los que no. Tías funciona muy bien; hay ordenanzas en San Bartolomé pero no las hay en Haría ni en Teguise. Yo ya me he reunido con los alcaldes para establecer un sistema común porque yo no puedo regularlo pero sí puedo motivar la armonización entre los diferentes ayuntamientos. Como eso va a ser un tema lento, he llamado a las tres o cuatro compañías de buggies que hay. Los quads son diferentes porque suelen ser de personas privadas y creo que solo hay una empresa. Con las personas particulares, son mis agentes los que tienen que controlar lo que hacen y están haciendo un trabajo fantástico. Ellos tienen instrucciones claras, sobre todo de trabajar con los quads, pero los buggies se pueden autorregular. Por ejemplo, voy a nombrar a una compañía ejemplar, H2O, que me pidió una cita y la semana pasada nos vimos. Lo vamos a hacer de la misma manera que con los escaladores, lo que se llama un sistema de regulación activa; es decir, ellos se comprometen a ir por una ruta determinada. Yo no tengo potestad para obligarles porque insisto en que es una competencia municipal y, por lo tanto, acordamos por qué ruta van y eviten caminos que tengan plantas en peligro de extinción en los márgenes o por aquellas poblaciones en las que haya casas y demás. Hemos acordado 3 cosas en particular, silenciar los buggies porque las nuevas generaciones de buggies ya están preparadas para ello, regular el número de vehículos y regular la velocidad a 30 km/h. Tienen un sistema electrónico que hace que no puedan ir a más velocidad que esta. Otra cosa interesante es que ellos están diseñando un sistema por el que van a ir regando por donde van. No se puede prohibir nada y todo el mundo tiene derecho a una actividad, siempre y cuando no impida las de los demás. Espero que las otras dos compañías también vengan y hagamos lo mismo.

- ¿El Cabildo no tiene ninguna competencia al respecto?

- No, la tienen los ayuntamientos. Sí que hay una posibilidad con la planificación territorial; es decir, si tuviéramos un nuevo plan insular sí podríamos regular. De hecho, es lo que deberíamos hacer porque tú puedes tener muchas ordenanzas municipales pero lo ideal es tener una ruta insular para que puedan ir los buggies. En Fuerteventura se ha intentado hacer solamente desde el punto de vista ambiental pero el Gobierno de Canarias ha recurrido porque tú no puedes hacer una planificación por la puerta de atrás; hay que hacer una planificación general. Espero que nuestros socios de gobierno arranquen con el Plan Insular porque tengo problemas de gestión de espacios naturales gordísimos. Por ejemplo, no puedo controlar que haya cuatro guaguas esperando en un aparcamiento en El Cuervo porque no tengo instrumentos legales para regular esa actividad.

- El Plan Insular es el gran fracaso de esta isla…

- Totalmente.

- Sin Plan Insular es imposible regular otro tema que usted ha comentado en varias ocasiones, las autocaravanas…

- Evidentemente. Las autocaravanas tienen derecho a circular y si son autosuficientes y tienen un baño dentro, tienen derecho a estacionarse, no solamente a tener campings, que por supuesto, también se pueden tener lugares de acampada. Lo ideal es que hubiera varios puntos como el que se ha creado en Playa Honda en los que una persona que tiene una autocaravana tenga derecho a sacar su silla, a sentarse, a ir al mar y volver y no tener que utilizar necesariamente ninguno de los servicios porque son autosuficientes. Lo que pasa es que yo no puedo regularlo si no se materializan unos puntos en la isla donde para eso. Así podríamos convivir todos.

- Su compañera Myriam Barros abrió el camping de Papagayo pero es que se lo encontró sin ningún servicio y así la gente no va a ir…

- Hemos trabajado muchísimo en ese tema pero nos encontramos con un agujero de 150.000 euros que tuvimos que pagar con dinero de nuestras consejerías para poner eso en marcha porque era esencial abril Papagayo. No puedes esperar que la gente cumpla la ley si no se le da una alternativa. Es un espacio natural protegido pero donde tienes ya un camping que está regulado, con instalaciones hechas, que hay que aprovechar. Lo que pasa es que estudiamos la posibilidad de abrirlo con todos los servicios pero era inviable. Entonces, la gente que solo ve que allí no tienen facilidades como la electricidad para engancharse, tienen que ver que si tienes una autocaravana, te puedes ir allí porque la alternativa era no tener nada. Hasta ahora, el Cabildo había apostado por abrirlo en Semana Santa y cerrarlo. Nosotros hemos pensado en toda la gente que no se puede permitir irse de vacaciones a un hotel o que prefiere la autocaravana también tiene derecho a poder hacerlo.

- ¿Cuándo se va a poder dotar de esos servicios al camping?

- El problema es que es carísimo. Estoy hablando de cientos de miles de euros. Los servicios estaban destrozados y había que rehacerlos. Es un sistema que decidimos abrirlo en un año y si por favor, nuestros socios de gobierno nos ayudan en ese sentido, de proveerlo con todo tipo de facilidades.

- Ha mencionado a sus socios de gobierno. ¿Está encontrando alguna dificultad en este sentido?

- Nosotros trabajamos donde podemos y como podemos y hay cosas que se nos facilitan y otras que no. Nuestra visión es que tenemos que seguir trabajando y no decimos por decir ni ponemos excusas pero a pesar de las dificultades que yo me he podido encontrar con nuestros socios de gobierno, he decidido que tenemos que seguir trabajando por la isla porque además de las autorizaciones, Medio Ambiente no es solo autorizar un rally o una carrera masiva. Medio Ambiente es gestionar el Parque Natural de los Volcanes que han abandonado y destrozado, como todo el mundo puede ver. También hay que regular el jable o las zonas marinas o el Archipiélago Chinijo. Cuando yo llegué a la Consejería no había barcos así que tengo a dos patrones y cuatro marineros dando vueltas en La Graciosa y eso sigue así porque no se había encargado un barco y en el último momento se anuló. He tenido que acudir a la viceconsejería de Pesca del Gobierno de Canarias para que nos cedan una zodiac para vigilar el Archipiélago Chinijo.

- ¿Tiene la sensación de que ha habido cierto pasotismo con el área de Medio Ambiente en el Cabildo?

- Tengo la sensación y lo pueden decir mis propios técnicos, que Medio Ambiente está para autorizar o desautorizar las actividades que van saliendo y no, Medio Ambiente son muchas más cosas. El volver a armar la vigilancia en el Archipiélago Chinijo de tal manera que se puede controlar los valores naturales de Alegranza, que se desmanteló hace muchísimo tiempo; es gestionar que tengamos suficientes agentes para que controlen lo que se hace en el jable, … Si tú pides una autorización para una escalada, mis técnicos tienen que saber dónde están las plantas a punto de extinguirse, qué vías se pueden utilizar y si no tienes esa información, no lo puedes hacer. Me voy a concentrar fundamentalmente a dar mis instrumentos a mis técnicos para que puedan tener toda la información de tal manera que si autorizan o no, lo van a hacer con todos los criterios. También me voy a centrar en organizar el departamento porque cuando llegué, estaban autorizando las cosas con retroactividad; es decir, que la actividad ya había pasado y se estaba autorizando después. Había 400 expedientes esperando porque no teníamos recursos y no había jeje de servicio y estaba todo desmantelado. He pedido recursos que no me han llegado todavía no solo para gestionar sino también para hacer las autorizaciones en las que nuestros socios de gobierno están muy interesados, las de filmaciones y las de grandes actividades deportivas y de espectáculos. Yo no tengo ningún problema pero necesito refuerzos.

- ¿Cuándo va a llegar ese personal?

- Yo lo pedí nada más llegar. No tenemos jefe de servicio, que es esencial, no solo para que Medio Ambiente sino también Soberanía Alimentaria, Bienestar Animal, Reserva de la Biosfera, la Casa de los Volcanes y Geoparque, que son mis funciones, funcionen. A día de hoy, no lo tengo. Me dicen que ha habido errores en una simple comisión de servicio, se ha tenido que empezar dos veces el expediente anterior en Recursos Humanos y lo mismo con otras personas que piden más técnicos porque tengo un técnico para todo, un biólogo para todo, un jurista para todo y no dejamos de recibir solicitudes y cada vez más filmaciones y cada vez más de todo. A lo mejor ha habido momentos en que se ha concedido todo pero hay que cumplir la ley y necesitamos organizarnos.

- Hay gente que piensa que ahora no se está siendo tan contundente con las prospecciones de Repsol como se fue hace años en Lanzarote. ¿Qué sensaciones tiene?

- Yo estuve al frente del equipo legal del Cabildo de Fuerteventura y Lanzarote en relación a las prospecciones de 2012-1014 y lo de ahora me suena muy parecido a nivel especulativo; es decir, aquí lo que es muy peligroso es que haya pozos profundos como había en el caso de aquellos pozos que nombraron con los nombres de sandía, melón en Repsol. Aquí hay dos pozos muy profundos que me preocupan y espero que no se haga pero es que no es posible evitar toda actividad porque aunque haya renovables, tienes que tener sí o sí algún tipo de apoyo de energía fósil. Yo ya me he puesto en contacto desde la Consejería con la compañía inglesa para que lo que hagan, lo hagan con toda la garantía. Lo que pasa es que teniendo en cuenta lo que pasó en el Golfo de Méjico, espero que no se hagan. También sucede que a veces las compañías sacan más dinero anunciando que hay un proyecto, incentivando a los accionistas grandes y pequeños porque es una forma de sacar dinero incluso antes de empezar el proyecto. Son unos ciclos que para mí, es una especie de engaño, que no se está regulando bien. Hay mucha especulación financiera. Puede ser que pinchen en uno o dos o más o menos pero dudo mucho de estos estudios. Yo de momento, solo puedo especular.

“Espero que nuestros socios de gobierno arranquen con el Plan Insular porque tengo...
Comentarios