domingo. 14.07.2024

Canarias ha pasado de contar con apenas 43 hectáreas dedicadas a este sistema productivo en 1991 a tener más de 5.000 en 2008

El Gobierno de Canarias se ha marcado como uno de sus objetivos más destacados para esta Legislatura avanzar en la promoción de la agricultura ecológica en la comunidad autónoma, para lo que se han articulado diversas medidas destinadas a fomentar estos sistemas productivos.

Se han convocado ayudas exclusivas para la producción ecológica, subvenciones directas a los productores y estudios de fiscalidad. Asimismo, se ha constituido el Consejo de la Producción Ecológica donde intervienen productores, elaboradores, comercializadores y consumidores. Asimismo, se presta servicio gratuito de asesoramiento a la reconversión de agricultura tradicional a esta modalidad respetuosa con el medio ambiente.

A diferencia de la mayoría de las comunidades autónomas, tanto el control de la producción como la certificación de producto ecológico son gratuitas para el operador, ya que esta función la asume en su totalidad el Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria -ICCA-, incluidos los análisis de plaguicidas, suelos, etcétera.

Además, se incluye una baremación extra en las convocatorias públicas de ayudas y subvenciones de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, de manera que los operadores que acrediten producción ecológica obtengan un trato especial en la adjudicación, por ejemplo, puntuación extra en las subvenciones para modernización de explotaciones agrarias, inversiones colectivas y primera instalación de jóvenes agricultores.

Se ha creado un enlace específico en la web del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria -ICCA- con el objeto de facilitar la divulgación de este modelo productivo. Se pretende facilitar los trámites administrativos y ser un vehículo para que comercializadores en destino conozcan nuestra oferta.

Asimismo, se ha elaborado un estudio que analiza la competitividad de la agricultura ecológica en Canarias y contempla diversas acciones estratégicas algunas de las cuales ya están siendo implementadas por ICCA. Asimismo, se llevan a cabo charlas y cursos de formación por los municipios e islas, no dirigidas exclusivamente a operadores inscritos en el registro, sino también para todos aquellos que muestren un interés por la misma.

El ICCA impulsa la participación con stand propio en distintas ferias de productos ecológicos como Biocultura -a celebrar en mayo en Barcelona y en octubre en Madrid-, Fruit Attraction (Madrid, noviembre) o las muestras tinerfeñas Natura y Salud y Feria de alimentación y salud.

Se organizan catas de vinos ecológicos, dirigidos principalmente al sector de la distribución, restauración y hostelería, y se prepara una campaña monográfica a lo largo de todo el segundo semestre del año dirigida a consumidores, que versará sobre los beneficios de la producción ecológica y la importancia de la garantía de certificación ecológica.

Situación actual

La producción ecológica, se puede definir como un compendio de técnicas agrarias que excluye normalmente el uso, en la agricultura y ganadería, de productos químicos de síntesis -fertilizantes, plaguicidas, antibióticos-, con el objetivo de preservar el medio ambiente, mantener o aumentar la fertilidad del suelo y proporcionar alimentos con todas sus propiedades naturales.

La agricultura ecológica se basa en una serie de objetivos y principios, así como en unas prácticas comunes diseñadas para minimizar el impacto humano en el medio ambiente, mientras se asegura que el sistema agrícola funcione de la forma más natural posible, mientras que la ganadería ecológica se basa fundamentalmente en el respeto al medio ambiente y los animales, el uso responsable de la energía y los recursos naturales y la conservación de la diversidad.

Los transformadores, distribuidores y vendedores de alimentos ecológicos están igualmente implicados en los objetivos de los productores, dado que son los encargados de hacer llegar al cliente alimentos frescos y auténticos derivados de prácticas que respetan la naturaleza y sus procesos. Antes de que puedan empezar a producir o elaborar productos ecológicos, han de solicitarlo a un organismo o autoridad de inspección ecológica y notificar su actividad a su autoridad estatal responsable.

Canarias contaba en 1991 con apenas 13 operadores, 11 productores y dos elaboradores, para 48,35 hectáreas de superficie total. En 2008 son 5.010,58 hectáreas las que se dedican a producción ecológica. De ellas, 132,6 se dedican a hortalizas, 123 a platanera y tropicales, 96 a frutales, casi 300 a viñedo y más de 4.100 a pastoreo. El archipiélago, además, tiene 685 operadores, 555 productores y 61 elaboradores, así como 69 puntos de venta directa.

La superficie total dedicada en España a la agricultura ecológica es 988.322,67 hectáreas. Canarias supone el 0,16% de esa extensión. Si en España el 3,2% de la superficie cultivada se dedica a la agricultura ecológica, en Canarias este porcentaje asciende a un 1,8%. La media estatal está por debajo de la media europea (3,9%), que es de 6,1 millones de hectáreas y de países como Austria (11%), Italia (8,4%) o Grecia (7,2%). Con todo, España es el sexto país del mundo en superficie y está entre los tres líderes en producción ecológica de uva y olivo.

El Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria tiene las competencias en la materia, que ejerce a través de su director y del Consejo de la Producción Ecológica de Canarias, órgano de naturaleza consultiva creado por el Decreto 213/2008, de 4 de noviembre. Ejerce las funciones públicas inherentes a los sistemas de producción integrada y de agricultura y ganadería ecológicas y orienta y vigila la elaboración, calidad y comercialización de los productos procedentes de estos sistemas.

Controla la producción ecológica e integrada de productos agroalimentarios, de conformidad con la normativa europea, estatal y autonómica en la materia, y gestiona los registros de operadores de producción integrada, de producción ecológica, de productos enológicos, y de envasadores y embotelladores de vinos y bebidas alcohólicas. Actualmente se está elaborando un Decreto que regulará la producción Ecológica Canaria adaptándola al actual escenario normativo.

Las principales debilidades de la producción ecológica en Canarias residen en el bajo nivel de consumo interno y conocimiento insuficiente por parte del consumidor, el mayor coste de producción, y la falta de recursos humanos, técnicos y económicos, así como de formación, transferencia de tecnología e investigación específica en agricultura ecológica.

Estos problemas, unidos a la compleja normativa, la difícil regulación de sus especificidades, y la necesidad de adaptar una estructura de comercialización actualmente limitada en el mercado interior, hacen necesaria la intervención decidida del Gobierno de Canarias.

El Gobierno de Canarias se marca como objetivo avanzar en el fomento y promoción de la...
Comentarios