martes 19/10/21
Permitirá mediar y arbitrar en conflictos mercantiles de una forma más económica y ágil, sin necesidad de acudir a la vía judicial

La Cámara de Comercio de Lanzarote pone en marcha una Corte de Arbitraje y Mediación para las empresas de la Isla

El nuevo servicio, del que disponen 60 de los 80 entes camerales existentes en España, será presentado este martes oficialmente en Arrecife. El Colegio de Ingenieros y el de Arquitectos se sumarán a la iniciativa, que ya cuenta con unos 22 árbitros formados

Fotos: Dory Hernández

La Cámara Oficial de Comercio, Turismo y Navegación de Lanzarote ha puesto en marcha durante este mes de enero una Corte de Arbitraje y Mediación, un servicio destinado a resolver los conflictos mercantiles (para empresas privadas, públicas y autónomos) sin necesidad de acudir a los tribunales de justicia.

Aunque el nuevo servicio será presentado oficialmente este martes a partir de las diez de la mañana en el Arrecife Gran Hotel, este lunes se dio a conocer a la prensa a través de Manuel Viera, vocal de la Corte de Arbitraje y Mediación de Lanzarote, y de Bernardino Jiménez, secretario general de la Cámara y secretario de la Corte de Arbitraje.

El economista y el abogado explicaron que la Corte está compuesta de momento por la Cámara de Comercio, el Colegio de Notarios de Canarias, el Colegio de Abogados de Lanzarote y el Colegio de Economistas de Canarias. Sin embargo, está previsto que pronto se sumen a la iniciativa el Colegio de Ingenieros y el de Arquitectos de Canarias.

Servicios de la Corte

La Corte ofrece dos tipos de servicio. Por un lado, el de mediación, que es totalmente gratuito, y que, lejos de la vía judicial y del arbitraje, propone llegar a un consenso entre dos empresas implicadas en un conflicto. En este caso no hay ninguna obligación legal de llegar a ningún acuerdo, sino que cualquier solución pasa por la buena voluntad de los dos actores implicados. La Corte, simplemente, propone una solución al conflicto.

Por otro lado, ya funciona también en la Isla el servicio de Arbitraje. En éste un árbitro sustituye a un juez y emite una resolución o laudo que deberá ser acatada por las dos partes. Esta resolución es totalmente vinculante y tiene la misma validez que una sentencia judicial. El Arbitraje presenta varias ventajas respecto a la vía judicial: un menor gasto que en los tribunales (no hay necesidad de procurador y la asistencia de un abogado es voluntaria), más agilidad (el tiempo de resolución siempre es menor al de una sentencia) y contiene distancia mínima (no es recurrible a ninguna instancia superior). Eso sí, existe un reglamento, aprobado por la Cámara de Comercio de Lanzarote, que dispone qué requisitos son necesarios para poder impugnar un laudo. Su prestación no es gratuita y depende de unas tasas.

En el caso del Arbitraje, las dos empresas enfrentadas deben haber pactado en su contrato previo una cláusula que disponga el laudo de un juez en caso de conflicto o, en su defecto, garantizar en un documento que están de acuerdo con esta solución en el momento en que llegue el conflicto. Además, los dos actores enfrentados tienen la opción de solicitar al árbitro que consideren más capacitado y que crean que actuará con mayor imparcialidad.

Aunque las leyes que regulan el funcionamiento de las cámaras de comercio establecen que éste debe ser uno de los servicios a prestar, sin embargo no todas las cámaras de España lo han puesto en marcha. De hecho, de los más de 80 entes camerales existentes en el país, apenas 60 cuentan con este servicio, lo que da una idea de la amplia actividad que genera la Cámara propia creada en la Isla a pesar de su juventud.

Formación de los árbitros

Según explicaron Manuel Viera y Bernardino Jiménez, el objetivo de la Cámara de Comercio de Lanzarote es que la nueva Corte cuente con muy buenos árbitros, de modo que sus resoluciones sean lo más eficaces y justas posibles. En este sentido, en noviembre de 2007 dio comienzo en la Isla el primer curso para formar a estos profesionales, que tendrán continuidad en el nuevo ejercicio. Ahora mismo hay unos 22 árbitros, pero está previsto acordar con las cámaras de Las Palmas y Tenerife una cesión temporal de sus árbitros.

Los requisitos para acceder al puesto de árbitro de la Corte dependen del tipo de arbitraje que se vaya a desempeñar: en el caso del arbitraje de Derecho, podrán acceder al puesto abogados con una experiencia mínima de diez años y formación en el arbitrio de conflictos mercantiles; en el caso del arbitraje de Equidad, podrá acceder al puesto cualquier profesional (ingeniero, abogado, economista, ...) que cuente también con diez años mínimos de experiencia y formación en el arbitraje.

La Cámara de Comercio de Lanzarote pone en marcha una Corte de Arbitraje y Mediación...
Comentarios