jueves 21/10/21
La nueva vía discurre en paralelo a la colada principal. La lava ha afectado ya a 1.000 edificaciones y 700 hectáreas

Preocupación en La Palma por una nueva colada que se dirige al mar y por la calidad del aire

volcán La Palma, COPE
volcán La Palma, COPE

El enviado especial de la Cadena COPE a La Palma, Juan Andrés Rubert, nos cuenta la última hora.

Los científicos desplegados en la isla de La Palma ya están vigilando la aparición de una nueva colada que se ha originado en las últimas horas en la zona del cono secundario y que discurre en estos momentos hacia el mar, de forma paralela a la colada principal.

El director del Área de Vigilancia Volcánica del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), Luca D'Auria, ha indicado que si bien no parece una colada muy grande, sí está afectando a zonas que antes no se habían visto afectadas por la lava.

Los científicos esperan que no sea una colada muy extensa y que no tenga una vida muy larga. De momento, la evolución del campo de lava es normal y tiene un comportamiento que depende mucho de la temperatura, por lo que, si un lado de la colada se enfría, puede ralentizarse, haber un solapamiento de coladas, romper brechas y la colada puede salir por otro lado.

Los científicos señalan que en este momento lo único que se puede hacer es monitorizar la situación y hacer previsiones cuando haya nuevos cambios como éste, pero hasta que no se sobrevuele la zona no se sabrá cuál es la extensión, la velocidad y la dinámica de esta nueva colada.

Más de 1.000 edificaciones afectadas y 709 hectáreas cubiertas por la lava

La lava emitida por el volcán de Cumbre Vieja desde el inicio de su erupción el 19 de septiembre cubre ya 709 hectáreas, incluido el terreno que ha ganado al mar desde la noche del día 28, y ha afectado a 1.005 edificaciones, de las cuales 870 han quedado destruidas.

Son los datos de la última actualización del sistema de satélites europeo de monitorización terrestre Copernicus hasta la madrugada de este viernes. Ha aumentado, en comparación con el anterior recuento -realizado en base a mediciones efectuadas el 29 de septiembre a las 11.36 horas UTC-, el número de kilómetros de carreteras afectados, ahora 30,2, de los cuales 27,7 kilómetros han sido destruidos por el paso de la lava.

La superficie ocupada por la ceniza caída se extiende por 3.172,9 hectáreas.

Preocupación por si cambia el viento y baja la calidad del aire

La población más cercana al volcán como los habitantes de El Paso, Los Llanos de Aridane y Tazacorte deben extremar las precauciones ante un previsible deterioro de la calidad del aire por un cambio del régimen de vientos, que, de momento, y según las previsiones de la Aemet, dispersa las emisiones volcánicas hacia el océano Atlántico.

Ante la posibilidad de un cambio del régimen de vientos, el comité director del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca) ha pedido a la población más cercana al volcán que extreme la precaución.

En Tazacorte se han medido de forma puntual valores altos de dióxido de azufre y hay olor a huevos podridos, algo que también podría suceder en los próximos días en El Paso y Los Llanos de Aridane.

La previsión de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) es que los vientos alisios soplen fuertes y en niveles bajos hasta el fin de semana y, de ser así, las emisiones del volcán se dispersarían hacia el oeste y el noroeste, ha explicado Rubén del Campo, portavoz de la Aemet.

En cuanto a la colada principal de este volcán, hay cierta estabilidad desde que llegó al mar, de forma que tiene a su canalización y no hay constancia de que se produzcan desbordes, ha indicado el director técnico del Pevolca, Rubén Fernández.

El magma fluye en un caudal continuo hacia el mar, en el que cae en forma de cascada y en la playa del Perdido, donde ha caído, ha formado un delta que ha alcanzado la cota de 24 metros en profundidad marina, ha explicado la directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias, María José Blanco.

Debido a la emisión de gases que se produce al entrar en contacto la lava con el agua salada continúan confinados los vecinos de San Borondón, Marina Alta, Marina Baja y La Condesa, las más próximas, y también hay una zona de exclusión de 2,5 kilómetros alrededor del cono volcánico y de 2 millas marinas en la zona de exclusión.

El proceso eruptivo continúa y la sismicidad se mantiene en la misma zona de los días anteriores, y durante este jueves se han localizado 18 movimientos sísmicos en el sur de la isla, cuatro de ellos sentidos por la población, con una magnitud máxima de 3,3 en el caso de dos de esos sismos.

Preocupación en La Palma por una nueva colada que se dirige al mar y por la calidad del...
Comentarios