viernes. 19.04.2024

AGENCIAS

El barco "Weatherbird II", acusado por Greenpeace de pretender verter hierro al océano en una operación con previsibles consecuencias medioambientales negativas, ha atracado este jueves por la mañana a las ocho horas en Las Palmas de Gran Canaria, donde se ha programado que tenga su base mientras efectúa esos trabajos.

La llegada a la isla de dicho buque, propiedad de la empresa Planktos, ha solicitado amarre hasta el 20 de enero, según anunció mediante un comunicado la organización ecologista y confirmaron fuentes portuarias.

Greenpeace recuerda que la empresa propietaria del barco "pretende realizar vertidos del hierro al mar, como experimento para buscar una solución al cambio climático" que rechaza la organización ecologista, y ha informado de que, en esa iniciativa, "parece ser que Planktos tiene contactos con algún departamento de una universidad canaria que sería su contraparte en las islas".

Como argumento de su postura, Greenpeace ha subrayado que "ni el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) ni el Convenio de Londres para la Prevención de la Contaminación Marina aceptan esta práctica".

De hecho, "el IPCC ha considerado los posibles resultados beneficiosos de esta técnica como puras especulaciones, y el Convenio de Londres ha mostrado su preocupación por los efectos negativos que podría tener sobre el medio ambiente y la salud humana y ha recomendado que no se lleve a cabo", ha asegurado.

Por todo ello, la organización ecologista reitera en su escrito de hoy la exigencia que ya hiciera días atrás para que "las autoridades estén al tanto para impedir la carga del hierro y que éste sea vertido al mar".

"Los Ministerios de Fomento y Medio Ambiente no deben cerrar los ojos esta vez y estar pendientes de la llegada del Weatherbird II", concluye.

El barco al que acusa Greenpeace de querer verter hierro al mar atraca en el Puerto de...
Comentarios