jueves 2/12/21

Ni 200 personas atrajo Vox en Gran Canaria

Este seis de noviembre, Vox dio su charla sobre Inmigración e Islamismo, después de que le echaran de INFECAR por intentar engañar con otro título que cambió en el último momento. El acto fue un fracaso. El Parque Blanco de Las Palmas de Gran Canaria parecía uno de esos corros que se forman alrededor de los charlatanes de feria que venden crecepelo y mágicos cuchillos pelapapas. La verdad es que la semejanza no se limita al número de personas presentes.

El soliloquio fue iniciado por un dirigente de Vox, al parecer de origen británico, que detalló en algo los problemas inmigratorios y sociales que  según él padece Canarias, demostrando su absoluto desconocimiento de la realidad isleña. A continuación dió paso a otro dirigente que fue recibido con gritos por la escasa concurrencia.

No hubo participación de dirigentes canarios, por razones que a nadie se le escapan.

El segundo interviniente peninsular explicó que Vox siempre estará presente en el Congreso español y donde sea necesario dar la cara por los canarios y las canarias que sufren paro obrero, problemas de migración, okupaciones de sus hogares, delincuencia, y otros abusos sociales y políticos que cometen los partidos globalistas y supuestos progres que conceden más derechos a los migrantes que a los nacionales y migrantes legales radicados en las islas. Pero no aportó prueba alguna de esos supuestos tratos de favor a migrantes. Y, por descontado, no presentó ninguna propuesta para solucionar los problemas de Canarias. Como es costumbre, el de Vox utilizó el sufrimiento social canario para atacar a la migración, pero demostrando que, más allá, los problemas sociales canarios no le importan nada, ni a Vox, ni a sus dirigentes.

El de Vox repitió varias veces que su partido no dejará que la inmigración ilegal siga invadiendo el archipiélago canario.  Pero no explicó las causas de que, después de años de campañas malvadas de criminalización de la gente migrante, ni haya decrecido el flujo migratorio, ni haya cambiado la tradicional buena acogida del pueblo canario a quién arriba a nuestras costas jugándose la vida, por defender su derecho a un futuro mejor.

De nuevo, no se ofreció información sobre la huelga de hambre y sed que se declaró en septiembre del año pasado demandando que se botara al mar a las y los migrantes y que nunca se dijera cómo acabó. Aunque se sabe que el protagonista abandonó el campo a las tres horas. Obviamente, no se ha conocido que se planifiquen nuevas huelgas de tan inciviles características.

De la misma manera, Vox no ha ofrecido información sobre la manifestación de odio al migrante que convocara el 2 de octubre en Arrecife. Se ha conocido que todavía están buscando, a ver si encuentran alguna persona más de las doce que asistieron.

La concentración en Las Palmas de Gran Canaria fue un  fracaso de convocatoria, pero no por ello dejó de expresar su mensaje de odio y rencor.

No se ha confirmado que los gritos que se escucharon, finalizado el acto, en un rincón del recinto, fueran de los dirigentes peninsulares, poniendo a caldo a los responsables canarios, dado que quedó de manifiesto la nula implantación del partido. Tampoco se ha confirmado que la sucursal canaria adujera la dificultad de su tarea, compitiendo con CC.

A exactamente 100 metros, una pacífica contramanifestación de demócratas le hacía saber a  la gente de Vox que no representan en nada al pueblo canario. La Policía mantuvo la separación, impidiendo que la exaltada turba de Vox tomara las represalias que forman parte de su estrategia política.

Y a todo esto, como ya habrán leído, gran parte de los medios de comunicación siguen concediendo espacio a Vox, que difunde su mensaje embustero de odio al migrante.

Los partidos políticos y movimientos sociales que arropan y defienden solidariamente a la migración, demuestran entender la justicia y beneficio que confluyen en el fenómeno migratorio

Todos los gastos de atención a la gente migrante son financiados con fondos europeos. La sensatez se está imponiendo y se flexibilizan por fin los protocolos de integración de esas personas cuyo aporte demográfico tanto interesa a estas sociedades envejecidas como las europeas y la canaria. Esto exacerba la ira de Vox, que siente que se queda sin uno de sus principales argumentos políticos.

Con sus soflamas contra la migración, Vox demuestra estar al servicio de las empresas desaprensivas que abusan de la migración; y de regímenes extranjeros como el de Marruecos, que utiliza la migración como resorte de chantaje. Si la migración se organiza racionalmente, todos los problemas desaparecerán,

Vox resulta una amenaza cierta, desestabilizando la convivencia y potenciando los problemas políticos y sociales que sufren los pueblos canario y del estado español. 

No lo olviden porque nos jugamos la convivencia y el futuro

Ni 200 personas atrajo Vox en Gran Canaria
Comentarios