sábado. 02.03.2024

El Juzgado de Instrucción Número 4 de Arrecife envió la semana pasada a prisión comunicada y sin fianza al joven de 31 años que ha estado robando de forma compulsiva en los municipios de San Bartolomé y Arrecife y que fue detenido por segunda vez el pasado 29 de enero por la Policía Nacional. 

Según han confirmado a este diario diferentes fuentes consultadas, en esta ocasión, viendo la peligrosidad del individuo y la reiteración en los hechos, desde el juzgado que estaba de guardia y que le tocó el caso se adoptó la medida de que no saliera de nuevo a la calle. Las mismas fuentes son las que han confirmado que está previsto que este lunes por la mañana comparezca de nuevo en el Juzgado, momento en el que se sabrá algo más sobre el incierto futuro de una persona que es evidente que atraviesa un mal momento. Y lo es, entre otras cosas, porque el propio alcalde de San Bartolomé, Isidro Pérez, reconoció que es un joven del pueblo de una familia tradicional del municipio que necesita ayuda urgente para tratar de afrontar el problema que le ha llevado a robar y a destrozar mobiliario urbano y vehículos de forma reiterada y en muy poco tiempo. 

Como ya adelantó este diario, el lunes de la semana pasada la Policía Nacional detuvo por la noche al joven de 31 años de edad que ya había sido detenido recientemente por ser sospecho del robo en numerosos vehículos y establecimientos de la localidad de Playa Honda, en San Bartolomé, y en otros lugares de la capital lanzaroteña. La segunda detención se produjo en Arrecife, después de que alertaran a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado de que el individuo había vuelto a entrar por la fuerza en varios comercios de la misma zona y se había trasladado a la capital, donde al parecer continuó robando en un frenesí del que se conocen pocos casos.

El sospechoso de reincidencia compulsiva, que había sido puesto en libertad con los numerosos cargos que se le imputan de sus anteriores fechorías, ha pasado por tanto ya varios días arrestado y posteriormente enviado a la prisión de Tahíche.

Como ya adelantó Crónicas el pasado 11 de enero, la Guardia Civil de Lanzarote en coordinación con la Policía Local de San Bartolomé identificó a una persona de 31 años como supuesto autor de la comisión de 3 robos con fuerza y 4 delitos de daños en la madrugada del día 4 de enero, ocasionando daños valorados en más de 5.000 euros por las acciones cometidas en Playa Honda. El joven, vecino del municipio, ya había sido detenido por la Policía Nacional acusado de haber cometido otros delitos en la capital de la Isla. En un lío monumental provocado por el enorme movimiento del acusado, que iba de un lado a otro perpetrando todo tipo de robos, el Instituto Armado tuvo que recabar nuevas pruebas sobre los hechos que protagonizó  cuando huyó a pie de dos agentes de la Policía Local que le cogieron en el momento en el que entraba en una librería, imágenes de un video que se hizo viral y que adelantó en primicia informativa este diario. Esas pruebas fueron remitidas al Juzgado de Instrucción Número 4 de Arrecife, de guardia cuando realizaron la operación.

El detenido se encontraba en libertad provisional con cargos de robo con fuerza y daños por lo hecho en la capital, a lo que se sumó luego lo determinado por la Guardia Civil, encargada de peritar sus acciones en San Bartolomé, municipio en el que son competentes en materia de seguridad.

El Juzgado mantiene en prisión al joven que ha estado robando de forma compulsiva en...
Comentarios