miércoles. 28.09.2022
El procesado en el acto del juicio oral reconoció abiertamente su participación en los hechos

Condenado a once años de prisión por agredir sexualmente a una menor

La Audiencia Provincial de Las Palmas ha decidido condenar a Neftalí Calero Calero, vecino de Las Palmas de Gran Canaria y de 31 años de edad, a once años de prisión como autor de un delito de agresión sexual a la menor en el momento de los hechos, Y. S.D. El agresor deberá sumar a esta condena la de un año más de prisión por un delito de amenazas.

Asimismo, se le inhabilita para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y se le prohibe acercarse a menos de 300 metros del domicilio o lugar donde la agredida estudie o trabaje por un período de diecinueve años. Por el delito de amenazas le corresponde una prohibición de acercarse a menos de 300 metros de Y.S.S., de su domicilio o lugar donde ésta estudie o trabaje por un período de seis años, condenándole asimismo al pago de las costas procesales.

En concepto de responsabilidad civil el procesado la indemnizará con la cantidad de 18.000 euros, por daños morales, más los intereses legales establecidos en el art 576.1º de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Para el cumplimiento de las penas impuestas le será de abono al penado el tiempo que hubiere estado preventivamente privado de libertad por esta causa y contra la sentencia cabe interponer recurso de casación en el plazo de cinco días.

El Tribunal consideró probado que el acusado el 14 de febrero de 2007, sobre las 14:00 horas, "en las inmediaciones de la zona poco transitada conocida como Los Picachos, se acercó a la joven con la excusa de preguntarle por una calle momento en que el acusado sacó una navaja colocándosela en el lado derecho del cuello a la menor manifestándole "que no gritara porque si no la mataba".

Acto seguido la agarró por la fuerza de su brazo izquierdo "llevándola hasta un descampado cercano, a sabiendas de lo poco transitado del lugar facilitando con ello sus propósitos y una vez allí continuó amenazándola con la navaja". La sentencia recoge que la obligó a desvestirse y "la penetró vaginalmente". Una vez consumada su ilícita acción, el procesado con "ánimo de atemorizar a la menor le manifestó a esta que no contara nada de lo sucedido porque si le denunciaba la mataba".

El procesado en el acto del juicio oral reconoció abiertamente su participación en los hechos en la forma en que los relató el Ministerio Fiscal, contestando afirmativamente a las preguntas del Tribunal acerca de su participación.

Condenado a once años de prisión por agredir sexualmente a una menor
Comentarios