lunes. 06.02.2023

La verdadera historia del final de la unión entre Crónicas Radio y COPE tras diez años de relación

FOTON NOTICIA DE COPE PORTADA.
Nueva imagen de los estudios de Crónicas Radio.

Ha pasado poco más de veinte días, tiempo suficiente para explicar exactamente lo que ha sucedido entre el Grupo Crónicas y la Cadena COPE. Los que están más metidos en las cosas vinculadas con la comunicación local habrán visto que no hemos perdido el tiempo en la reconstrucción de un proyecto que vuelve a sus orígenes pero con mucha más fuerza y con importantes novedades. Después de diez años de matrimonio, ambos grupos hemos decidido separar nuestros caminos. Ha sido por así decirlo un divorcio civilizado pero con matices. Sin engañar al personal, porque no es nuestro estilo, es obvio que no existe una ruptura de ningún matrimonio que no tenga una parte mala, en algunos casos traumática, a veces para las dos partes y en ocasiones más traumática para quien aparentemente parece que está sufriendo menos. Es el caso que nos ocupa. 

Este grupo de comunicación se convirtió con la unión con COPE en el más fuerte en radio en Lanzarote y Fuerteventura. Ahora, sin COPE, sigue siendo un referente en radio y prensa gracias a sus dos diarios digitales. Por ello, siempre surgen comentarios, informaciones reales, informaciones falsas y medias verdades que parten de los mentideros en los que beben muchos aficionados al chisme exprés, esos que son incapaces de construir absolutamente nada y que están permanentemente pendientes de lo que hacen y construyen los demás. No tienen una idea nueva ni buena. Son rémoras que se aprovechan del trabajo ajeno y que están siempre detrás del visillo. Por eso, entre otras muchas razones, nos vemos obligados a publicar este artículo en el que vamos a contar la verdad de lo que ha sucedido. Al menos la verdad que nosotros conocemos.  

2022120114332135512
Imagen del estudio exterior de la nueva emisora que se abrió hace dos años en el puerto deportivo de Arrecife. 

Para entender la dimensión de esta separación y sus consecuencias hay que describir cómo se formó la alianza. Crónicas Radio ya venía trabajando como emisora independiente desde 2009. En pocos años el grupo de profesionales que fue capaz de crear la mayor y más variada programación local de Lanzarote de forma casi milagrosa logró un notable reconocimiento social.

En 2012 el Gobierno de Canarias resolvió el polémico concurso de concesión de licencias de radio, adjudicando al Grupo COPE una frecuencia en Lanzarote, la 98.3, y dos frecuencias en Fuerteventura, la 105.3 y la 106.1.

Unos meses antes, la dirección de COPE ya había contactado con el director del Grupo Crónicas, el periodista Alfonso Canales, y a través de Ángel Herrero, entonces responsable de las emisoras locales en Madrid, se iniciaron unas conversaciones para tratar de preparar el terreno para la implantación de la Cadena en estas dos islas, tarea nada sencilla como posteriormente se vio.

Tanto Alfonso Canales como Ángel Herrero se conocían por la relación que ambos tuvieron en el tiempo en el que el primero trabajó en Radio Lanzarote bajo las órdenes del malogrado Agustín Acosta Cruz. Radio Lanzarote había llevado la COPE hasta entonces al más puro estilo Agustín Acosta, sin que la marca de la Conferencia Episcopal fuera prácticamente visible. Es decir, COPE sólo existió hasta 2012 en Lanzarote por la programación del fin de semana, y en ningún caso funcionó como marca ya que siempre fue tapada por la imagen única de Radio Lanzarote. Algo parecido sucedió en Fuerteventura, en ese caso en alianza con el grupo de emisoras que estaban bajo el control de Domingo González Arroyo. Todo cambió en el momento en el que COPE no tuvo que depender de dos grupos como esos al poseer sus propias frecuencias.

Imagen del primer estudio de COPE que se montó en Arrecife.
Imagen del primer estudio de COPE que se montó en Arrecife.

Una vez que la Conferencia Episcopal obtuvo sus licencias para emitir de forma independiente, una vez que Crónicas Radio tuvo la oportunidad también de aportar otra frecuencia más a través de la estrecha relación que mantiene con el conocido periodista Pedro César Quintana, el acuerdo fue sencillo y deseado por ambas partes. Ángel Herrero y Alfonso Canales tardaron poco en diseñar una estrategia de comunicación que en su momento fue osada pero acertada, la combinación de la radio nacional con la radio autonómica y la radio local. Ni se hacía en otro territorio de España ni se hace en estos momentos. Y fue porque Ángel Herrero entendió perfectamente la particularidad de las Islas, el hecho indiscutible de que para muchos habitantes del Archipiélago Madrid coge muy lejos y para muchos habitantes de Lanzarote y Fuerteventura las islas de Tenerife y Gran Canaria también. Se trataba de ofrecer al público de las dos islas las tres opciones. De ahí que se decidiera emitir por la frecuencia de Puerto del Rosario para las dos islas, la 106.1, la programación nacional con una desconexión simplemente a media mañana para hacer un programa local con las cosas propias de Fuerteventura. Con la otra frecuencia de Puerto del Rosario, la 105.3, la cosa era más fácil, tendría que ir la mejor variedad musical para las dos islas, la Cadena 100. Una vez resuelto el tema faltaba ver cómo se abordaba Lanzarote. No fue difícil tampoco. La frecuencia que aportó el Grupo Crónicas, la 97.4, se centraría en la programación local y se llamaría Crónicas Radio-COPE Lanzarote, con una parrilla de programación insular que iría desde las siete de la mañana hasta las tres de la tarde; el resto del día y la noche y los fines de semana sólo se emitiría la programación nacional. Por la otra frecuencia, la 98.3, se decidió emitir el producto regional de COPE Canarias, con el comunicador Mayer Trujillo al frente del principal programa que en aquel momento complementaba al que hacía en Madrid Ernesto Sáenz de Buruaga. Todo se planificó al detalle y las dos partes lo tuvieron claro; se firmó el acuerdo por diez años y comenzó el duro trabajo. Había que partir de la nada para construir en tiempo récord un Titánic que algunos pensaron que se iba a hundir a las primeras de cambio y que sin embargo estuvo dos lustros surcando los mares con gran éxito.

Unidad móvil de COPE en Lanzarote.
Unidad móvil de COPE en Lanzarote.
Vehículo comercial de COPE utilizado en las dos islas.
Vehículo comercial de COPE utilizado en las dos islas.

Por parte del Grupo Crónicas se asumió el control de las dos islas y de todo lo que se necesitaba montar, para lo que hubo que realizar un aguerrido trabajo técnico, económico y un más que destacado desgaste personal de toda la gente que participó en la gesta. En Lanzarote ya existía la emisora y por tanto sólo hubo que ampliar la parte técnica pero en Fuerteventura se tuvo que crear de la nada una emisora cien por cien COPE que se abrió en la mejor zona de Puerto del Rosario. Por ella han pasado diferentes profesionales que han defendido la marca y han defendido la no siempre fácil tarea de abordar el día a día en un territorio tan grande y con notables problemas de comunicación. No fue sencillo pero los resultados saltaron en seguida a la vista de todo el mundo. La pluralidad informativa, el rigor y el mantenimiento de los valores de la Casa común, así como su línea editorial, fueron claves en el fruto cosechado.

maxresdefault
Emisión en directo en el estudio de Fuerteventura en una de las distintas etapas del programa de la mañana.
Entrada al estudio principal de Fuerteventura.
Entrada al estudio principal de Fuerteventura.

Diez años de mucho trabajo, de mucho esfuerzo y de constante evolución y renovación apoyados en todo momento por la matriz de Crónicas Radio, que sumó a la radio un periódico, el Crónicas de Fuerteventura, y una implantación en todas las redes sociales que propició que se extendiera la marca por todas partes y fuera conocida desde La Oliva a Jandía.

El siempre polémico Estudio General de Medios  (EGM) fue muy generoso en unos momentos con la propuesta y muy cruel en otros, con esos vaivenes que se producen en sitios pequeños donde en una oleada te asignan 20.000 personas al día y en la siguiente ninguna. En el arranque, cuando la denominación de la frecuencia matriz, la 97.4, fue Crónicas Radio-COPE Lanzarote, las encuestas situaron al grupo con 12.000 oyentes diarios y con otros 12.000 oyentes de Cadena Cien. Por esos datos el Grupo Crónicas recibió diferentes felicitaciones de Madrid, donde vieron que su apuesto fue acertada y que las cosas se estaban haciendo bien.

Publicidad del grupo distribuida en redes sociales y en las ediciones digitales del Grupo Crónicas.
Publicidad del grupo distribuida en redes sociales y en las ediciones digitales del Grupo Crónicas.

Mientras, en las dos islas se colaboró y mucho en el crecimiento, desarrollo y posterior éxito de COPE Canarias. La COPE logró lo que no había logrado la SER, con mayor tradición de radio en las Islas, tener un programa regional que competía con lo que se hacía en Madrid y una red de emisoras que por fin llegaba a las dos islas orientales, con sede propia en ambas a través de su franquicia. El Grupo Crónicas aportó no sólo las sedes y la tecnología necesaria para que llegara el producto lo más lejos posible, al menos lo lejos que permitía una sola frecuencia sin utilizar repetidores como hacían sus competidores, sino un equipo de periodistas que llevaron la información puntual cuando así se lo requirieron y que se hicieron habituales en las rondas informativas de todo el Archipiélago siempre que les dieron la oportunidad de hacerlo. Menos veces y menos tiempo de las que habría merecido la profesionalidad, el esfuerzo y la ilusión con la que trabajaban cada día. Tenerife y Gran Canaria están casi tan lejos como Madrid y a veces se les olvida que somos "ocho sobre un mismo mar", no dos. Algo clave en esta historia.

Luego hubo distintos cambios en el nombre de frecuencia que utilizaba el EGM para medir su audiencia que transformaron la denominación de Crónicas Radio en Lanzarote Sur COPE y posteriormente en Yaiza COPE, algo que provocó la perplejidad entre los poquísimos ciudadanos consultados en esta prueba, que veían cómo no se computaba su opinión cuando decían que escuchaban Crónicas Radio (lo normal) y un desajuste notable en los resultados del EGM.

Cuando el Grupo Crónicas asumió el reto de levantar la marca COPE en este territorio la programación no era ni de lejos la actual; ni estaba Carlos Herrera, el líder de la comunicación que llegó bastante después, ni estaban otros grandes profesionales de evidente fundamento en la actualidad como Ángel Expósito o Pilar García Muñiz; mucho menos estaba el mayor acierto de la casa, que no fue otro que la incorporación a su parrilla del equipo de deportes que se fue de la SER, el que lideraba y lidera Paco González. Independientemente de eso se trabajó bien con la programación que había y con las ganas y con la ilusión necesaria se logró que el proyecto COPE fuera un éxito, seguramente más reconocido en Madrid que en Canarias, donde la relación no siempre fue buena. Ángel Herrero se fue a Zaragoza para hacerse cargo de COPE Aragón y la relación desde entonces con Madrid fue cordial pero no tan cercana como en el arranque del proyecto.

Fachada de la emisora de COPE en una de las mejores zonas de Puerto del Rosario.
Fachada de la emisora de COPE en una de las mejores zonas de Puerto del Rosario.

Una vez que COPE fue lo que el Grupo Crónicas logró que fuera, una marca terriblemente potente en las dos islas, llegaron los problemas, generados seguramente por la cantidad de personas, grupos empresariales y hasta organizaciones políticas que querían tener algo que ver con un negocio al que se trataron de subir sólo cuando se encontraba en la cresta de la ola. El problema para todos ellos fue el contrato de diez años que se estableció como garantía del desarrollo de un buen trabajo y de un buen producto. La estabilidad que no existe por ejemplo en la actividad política y empresarial actual y que tan necesaria es para hacer las cosas con cierto fundamento. Ajenos a todo el ruido que se generó en los alrededores del trasatlántico de la comunicación en el que se convirtió la casa, en el Grupo Crónicas se continuó sumando cosas a la idea, siempre pensando en el interés común y en el constante crecimiento, en una evolución permanente y positiva. Así, cerramos un acuerdo con el tristemente desaparecido Jaime Cortezo para sumar las frecuencias de 7.7, logrando con ello dar cobertura plena en el norte y en el sur de la Isla, hacer que el programa de Carlos Herrera se pudiera escuchar en todo su tramo horario en las dos islas; con ese acuerdo, asimismo, se montó un producto tan bueno y tan exitoso como Rock FM. En pocos meses el EGM reconoció 4.000 oyentes diarios, 4.000 personas, que seguramente serían muchas más, que se apuntaron a la propuesta de escuchar una emisora diferente que iba camino de convertirse en uno de los grandes éxitos de la comunicación local en Lanzarote. No pudo ser una vez que no hubo acuerdo de continuidad y no han sido pocas las personas que han expresado su lamento y su queja por la evidente pérdida. Esta casa, además, se instaló en el mejor lugar posible para continuar con el crecimiento de la marca, en el puerto deportivo de su capital, Marina Lanzarote, creando una infraestructura jamás vista con los mayores avances tecnológicos y con un diseño de emisora que ha sido admirado y reconocido por parte de todos los que han podido visitarla. Mientras, se fue mejorando la emisora de Puerto del Rosario, donde se estaba haciendo un magnífico trabajo en la actualidad. Un cambio radical de imagen, mayor presencia en la calle, todo tipo de directos y eventos como el que fue ampliamente reconocido por todos en el último mundial de fútbol… Trabajo, trabajo y más trabajo. Ganas, ganas y más ganas. Ilusión, ilusión y más ilusión.

Negociación de renovación

Con estos antecedentes, algo extensos pero necesarios, ambos grupos afrontamos el final de 2022, el final del contrato entre Crónicas y COPE. Con alguna que otra duda en el ambiente, generada seguramente por la situación no siempre cómoda para nuestro grupo que se ha vivido en Canarias, la gente de Madrid contactó con la gente de Lanzarote. Lejos de lo que se pueda decir, en todo momento se manifestó la voluntad de la Casa común de renovar el contrato, eso sí, en otros términos. José Luis Pastor, otro gran profesional que precisamente ha abandonado COPE el mismo día que nosotros, llevó la gestión directamente de ese intento de renovación. Antes de la llegada del director de Crónicas a Madrid para ratificar los términos de un acuerdo que parecía sencillo de cerrar, Pastor informó de una serie de cambios que querían hacer para el nuevo contrato; el único destacado y llamativo, comparado con el contrato que se firmó en 2012, tenía que ver con el tiempo de vigencia del mismo, que se estableció en periodos cortos de uno o dos años. No hubo ningún problema; en el Grupo Crónicas no tratamos de hacer un Sergio Ramos y no nos apuntamos a brutos con este tema, convencidos de que el buen trabajo que se hacía, hace y se podría haber seguido haciendo sería ratificado y prorrogado sin problema año a año, incluso día a día si hubiera sido necesario. Por parte de COPE no se premiaba todo el esfuerzo realizado pero a nosotros nos daba lo mismo, entendiendo siempre como entendemos, mucho más ahora, que la capital del Reino coge muy lejos de esta parte del mundo y hay cosas que seguramente ni se entienden ni se valoran. Así, el 20 de octubre de 2022 Alfonso Canales fue convocado a una reunión en Madrid con la cúpula de COPE. Según explica el director de este medio, la reunión fue muy cordial. Allí estaba José Luis Pastor, encargado de la coordinación con los asociados, Juan Narbona, director de COPE Canarias, y Javier Castro Dopico, director de Emisoras en toda España. Para no aburrir al personal y sobre todo para desterrar cualquier duda sobre la voluntad de sacar adelante un nuevo contrato, a lo ya hablado entre José Luis Pastor y Alfonso Canales, sobre lo que había un acuerdo total, sólo se añadió en esa reunión y de forma un tanto sorprendente una última petición/exigencia, que no era otra que la supresión del programa de la mañana que centra su atención exclusivamente sobre los temas locales de Lanzarote y Fuerteventura. El “A buena hora” que precisamente dirige y presenta el director de este grupo. Nuestro director les mostró su sorpresa por la repentina petición; entendía los argumentos que le dieron en Madrid en su teórica idea de potenciar más el programa de Carlos Herrera pero en ningún caso podía estar de acuerdo con lo que habría supuesto aceptar algo así. Precisamente en Lanzarote y Fuerteventura cualquier persona que quisiera escuchar a Carlos Herrera durante toda la mañana lo podría hacer sin problema, a través de la frecuencia 106.1 y la 93.3, algo que no ocurre en todas las islas del Archipiélago. ¿Por qué entonces suprimir un programa local que sólo se emitía a través de la frecuencia de siempre de Crónicas Radio, teniendo como tenía el grupo en ese momento otras seis frecuencias más? Aunque en COPE pidieron un tiempo de reflexión, la contestación que se dio unos días después fue que no, que el Grupo Crónicas no estaba dispuesto a renovar el acuerdo en esos términos, abandonando su esencia y tirando a la basura el trabajo que se había hecho para llevar a miles de hogares de ambas islas un programa que era seguido, querido y respetado, un programa que en ningún caso era competencia ni de Carlos Herrera ni de Mayer Trujillo, sino un complemento que otras emisoras nacionales de la competencia como la SER no tienen; no así Onda Cero que emite el mismo programa a la misma hora a través de Radio Lanzarote.

Desde el Grupo Crónicas se envió una amplia y creemos que detallada carta justificando la negativa a firmar un nuevo contrato en esos términos y ahí se acabó la historia. COPE no contestó de forma oficial, ni para decir que estaba de acuerdo ni lo contrario, ni envió siquiera un correo o una carta de despedida determinando los términos en los que se tendría que producir la liquidación final del proyecto común. Fueron muchos pequeños detalles de los que se tuvo que ocupar esta casa tratando de que el divorcio fuera lo más civilizado posible.

Mientras esperábamos la despedida oficial después de una década de relación, fuimos conscientes de que en COPE tuvieron que preparar a marchas forzadas un plan B o un posible plan C. Cosa que respetamos. Mientras, como siempre hicimos y sin ninguna obligación, nuestra única idea fue que la programación de COPE, COPE Canarias, Rock FM y Cadena 100 se siguiera emitiendo, que los oyentes no percibieran que se había producido un cambio, hasta que se realizara el trasvase definitivo, lo que no sucedió hasta el día 9 de enero. Nadie nos dio las gracias por ello, también hay que decirlo.

Como esto es pequeño, y como nuestra fuente de informadores es extensa y poderosa, supimos en seguida que mientras se concretaba la negociación de renovación había otros grupos interesados en asumir el proyecto en las dos islas, no tantos como en COPE se habrían imaginado que habría, que contactaron con la Casa y realizaron sus propuestas. Finalmente, aunque no haya sido narrado de forma oficial, extraoficialmente supimos que el gato al agua se lo llevó entonces y suponemos que ahora la gente que lleva Biosfera TV, otro grupo de comunicación con una línea editorial radicalmente opuesta a la de COPE pero que seguramente habrá dado con la tecla para que la Conferencia Episcopal haya dado su visto bueno definitivo y se propicie el cambio. Imaginamos que serán ellos los que lo contarán y lo anunciarán, explicando los términos pactados. Eso ya ni nos preocupa ni nos interesa.

El nuevo proyecto

Independientemente de que la verdad que no conocemos o que nos ocultan sea otra, la nuestra es esa, creemos que el Grupo Crónicas habría seguido con COPE simplemente si hubiera aceptado quitar el programa que abre la mañana en el tramo local. Es de entender que Goliath pensara que David iba a transigir y que iba a acatar sus exigencias, quizá por miedo a perder un nombre potente de la radiodifusión, pero en este caso, el pequeño dejó claro que miedo ninguno y que la confianza en el trabajo hecho y demostrado durante todos estos años les quitaba la presión de volver a empezar.

Una vez superada esta cuestión, llega la hora de explicar un poco lo nuevo. Como ya hemos demostrado en infinidad de ocasiones, la maquinaria de esta casa se puso a trabajar en seguida en un cambio radical de imagen, en la vuelta a los orígenes pero con los tintes de modernidad que debe tener un medio local en 2023. Con un nuevo diseño obra del maestro David Morales, nuestra cabecera principal, Crónicas de Lanzarote, salió el 1 de enero con más fuerza que nunca, manteniendo como siempre la apuesta por la información local verdaderamente plural y rigurosa, contando, como se dice en forma de eslogan de la casa, las cosas como son, no como a algunos les gustaría o les interesaría que fueran.

Nueva imagen de marca tanto en la radio como en el periódico.
Nueva imagen de marca tanto en la radio como en el periódico con los colores originales del Grupo Crónicas.

También en tiempo récord se ha remodelado la radio por dentro, las impresionantes instalaciones que tenemos en el puerto deportivo. El nuevo estudio principal tiene la imagen del Grupo Crónicas; ya no aparecen los logos de COPE. Ha habido cambio de micrófonos, cambio de carteles, cambios de serigrafía en los vehículos… Lo que no se ha cambiado es lo esencial, el equipo que sigue estando como desde el primer día detrás del proyecto y las ganas y la ilusión con la que se hacen las cosas cada día.

En el caso de Fuerteventura la cosa ha sido distinta. Con todo el dolor de nuestro corazón hemos tenido que desarmar y cerrar la única emisora que hasta el momento ha tenido COPE como marca única. Unas instalaciones que creamos con la inestimable ayuda de un entusiasta como Carmelo Sabina, al que desde aquí mostramos nuestro sincero agradecimiento por todo lo que peleó al principio y por todo lo que luchó por la idea común. No fue sencillo. También mostramos con este artículo nuestro agradecimiento y reconocimiento a todos los profesionales que han pasado por allí en estos años, a técnicos como nuestro querido Rodrigo Durante, que lo han dado todo por defender una causa que en algunos momentos parecía perdida. COPE Fuerteventura ya no existe y no sabemos si volverá a existir como tal. Una pena.  

Como sabrán los oyentes habituales, Rock FM se ha dejado de escuchar a través de la frecuencia 88.1. Sin embargo, en este momento de reinvención en el que nos encontramos, nuestro grupo ha creado un nuevo producto que estamos convencidos de que va a ocupar el espacio que deja la emisora musical de la COPE. Crónicas MUSIC es ya una realidad, una realidad que está teniendo un éxito increíble en muy poco tiempo. El cariño y el esfuerzo que está poniendo nuestro equipo técnico, con Adrián Frías al frente, han provocado la respuesta positiva casi inmediata del personal que quiere escapar del mundanal ruido y dejar a un lado los numerosos conflictos políticos de Lanzarote. Sólo es el principio. Con el paso del tiempo se van a empezar a emitir programas especializados en distintos géneros musicales y otras cosas que ahora mismo no podemos adelantar.

Nuevo estudio ya sin COPE.
Nuevo estudio ya sin COPE.

Crónicas Radio no pierde su esencia, todo lo contrario, la refuerza. Alfonso Canales seguirá al frente del programa “A buena hora”; Chalo Frías lo hará al frente del programa “Entre Barrios”; Pablo García seguirá siendo el responsable de los informativos; Laura San José continuará con la coordinación del grupo y con sus diferentes intervenciones en antena; Cristóbal Olivero seguirá siendo un referente en la lucha canaria, Domingo Figueroa seguirá llevando la programación deportiva con su ingente equipo de colaboradores; Jaime Verástegui y Chechu Herrero seguirán siendo los únicos presentadores de un programa de radio dedicado al mundo del pádel… Y así un largo etcétera que seguirá componiendo la mejor y más variada programación local que se puede generar en una emisora en Canarias.

En seguida habrá importantes novedades, programas centrados en la cultura y en el folclore canario, programas literarios, nuevas apuestas deportivas… Todo dentro de la idea de que Crónicas Radio siga siendo la emisora de referencia en Lanzarote y en Fuerteventura. Y, por cierto, lo más importante de todo, mil gracias a todos por las innumerables muestras de cariño y de apoyo que hemos recibido en estos días. No se imaginan lo importantes que son para nosotros.  

La verdadera historia del final de la unión entre Crónicas Radio y COPE tras diez años...