jueves 28/10/21
Asegura que la promoción de estas alternativas es contraria a la política de la salud pública, orientada al "consumo cero" de tabaco

El Servicio Canario de Salud exige la "retirada inmediata" de la campaña que relaciona a La Graciosa con los cigarrillos electrónicos

PSOE, PP y Nueva Canarias denuncian el “caos” en la gestión municipal de Teguise. Sostienen que el municipio se encuentra "abandonado y falto de servicios públicos esenciales, especialmente en La Graciosa"
767565775

Ya se han opuesto el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) e, incluso, la Federación de consumidores Facua. Ahora, la Dirección General de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud (SCS) se ha sumado al rechazo y ha exigido la retirada inmediata de la campaña La Graciosa sin humo, promocionada y patrocinada, entre otros, por la compañía tabaquera Phillip Morris, que ha aprovechado la imagen de la más pequeña de las Islas Canarias para publicitar un cigarrillo electrónico. La relación de la isla con el tabaquismo ha desatado la polémica entre la la sociedad científica, los sanitarios y algunos políticos, que dirigen sus miradas a Oswaldo Betancor, alcalde de Teguise, municipio de Lanzarote del que depende administrativamente La Graciosa.

Mediante un comunicado, el SCS explica que "la ciencia ha demostrado inequívocamente que el consumo de tabaco es una causa de mortalidad, morbilidad y discapacidad. El tabaquismo constituye la primera causa de enfermedad evitable, invalidez y muerte prematura. Además, los productos del tabaco contienen nicotina, que es una sustancia adictiva, generando consecuentemente cuadros de dependencia, que figura como un trastorno aparte en las principales clasificaciones internacionales de enfermedades".

Tras esta concatenación de causas del tabaco, el SCS señala directamente a la industria tabacalera al vender, para "la reducción de daños", productos de tabaco alternativos al cigarrillo convencional. Esto, subraya, es contrario a la política de la salud pública, orientada al "consumo cero" de tabaco. Por otra parte, el organismo autónomo también recuerda que estas alternativas al cigarrillo de toda la vida no han demostrado todavía su seguridad a medio o a largo plazo, quedando claro que liberan productos tóxicos en el aerosol que producen.

A este respecto, la multinacional que ha desatado la discusión solicitó que su producto de tabaco sin combustión fuese reconocido como “producto de tabaco de riesgo modificado”, alegando que presentaba menores riesgos para la salud, por la Administración de Drogas y Medicamentos de Estados Unidos (FDA). Este organismo concluyó, después de revisar los informes presentados por la propia compañía tabacalera, que el producto sin combustión no era más seguro que un cigarrillo convencional, aunque tuviera menos sustancias nocivas, y que no se podía demostrar que cambiar a estos productos desde el tabaco convencional redujera los riesgos de sufrir enfermedades relacionadas con el tabaco.

España ratificó en 2005 el Convenio Marco para el Control del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud, en el que se expresa que se deben adoptar a nivel internacional, nacional, regional y local medidas y respuestas multisectoriales integrales para reducir el consumo de todos los productos de tabaco, a fin de prevenir, de conformidad con los principios de la salud pública, la incidencia de las enfermedades, la discapacidad prematura y la mortalidad debidas a los mismos. En el apartado 5.3 de ese convenio se traslada la recomendación de que se protejan las actuaciones de Salud Pública de la interferencia de la industria tabaquera.

"La política llevada a cabo por esta Dirección General de Salud Pública desde hace años se centra en prevenir el consumo de todos los tipos de productos de tabaco entre nuestros jóvenes, promover los intentos de cese del consumo y ayudar a los consumidores actuales a dejar de consumir cualquiera de estos productos", reza la nota. Por ello, el SCS, en la misma línea en la que se han manifestado diversas sociedades científicas nacionales, colegios profesionales, asociaciones y movimientos de la sociedad civil con un papel relevante en la prevención y control del tabaquismo en nuestro país y el propio Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo, expresa su rechazo a la iniciativa de la campaña La Graciosa sin humo, solicitando a las autoridades responsables del municipio de Teguise la inmediata retirada de dicha campaña.

Reacciones políticas

Entre las reacciones políticas más contundentes y contrarias a esta campaña en la Graciosa, destacan sin duda las que PSOE, PP y Nueva Canarias (NC) han hecho públicas en los últimos días. Por supuesto, todas las miradas se dirigen a Oswaldo Betancort, el alcalde de Teguise, municipio de Lanzarote del que depende administrativamente la isla de La Graciosa.

El PSOE del municipio lanzaroteño, a través de su portavoz en Teguise y en el Cabildo insular, Marcos Bertgaz, también ha criticado el "empecinamiento" del Gobierno de Betancort de mantener ese acuerdo con la tabacalera, a pesar de que haber recibido el rechazo de entidades sanitarias.Teguise"Estamos en un momento clave en el que debemos reinventarnos, y eso pasa por cuidar del entorno y de nuestro ecosistema". Nueva Canarias rescata estas declaraciones del edil del pasado junio, cuando se hacía pública la campaña publicitaria, para denunciar que este acuerdo entre la tabacalera y la Corporación local es un "coste para la salud pública, un engaño y una falta de respeto a la inteligencia de los vecinos de La Graciosa y de Lanzarote", como afirmó el portavoz del Comité Local de NC en Teguise, el enfermero Yoné Caraballo.

“En estas últimas semanas hemos podido ser testigos de una serie de imágenes recogidas por los medios de comunicación donde se aprecian una cantidad preocupante de basuraleza esparcida por todo el municipio”, sostienen los canaristas en la nota de prensa que han trasladado a este diario.  

Desde NC explican que han podido comprobar "la cara más amarga de La Graciosa en relación con la gestión de residuos". Así, sostienen que “es primordial pensar el modelo de turismo y de comunidad que se quiere en la Octava Isla”. En este sentido, desde Nueva Canarias aseguran que apuestan por una eco-isla, manteniendo un desarrollo sostenible que controle el número de visitantes”. Prosiguen argumentando que “no podemos convertir a La Graciosa en un resort con más de 3.000 turistas al día y, mucho menos, dejar las puertas abiertas sin antes programar un sistema de gestión de residuos eficiente y control de aguas residuales”.

De la misma forma, apelan al Cabildo de Lanzarote para que reactive los planes y proyectos necesarios que pongan solución a los déficits en los servicios públicos básicos de La Graciosa.

Para NC, “también el resto de localidades de Teguise sufren de la dejadez de CC”. Por ejemplo, en la playa de Famara se ha podido comprobar cómo “no se han reforzado los sistemas de control de residuos, e incluso vecinos y usuarios denunciaban la falta de contenedores donde arrojar la basura”. Además, advierten de “lo peligroso y arriesgado que supone el escaso control en los estacionamientos de las calles frente al litoral, ya que en ocasiones es inaccesible incluso para alguna ambulancia que acuda a una emergencia”.

En relación a los servicios de emergencias, Caraballo recuerda que en el año 2018 el Cabildo Insular de Lanzarote sacó a licitación una ambulancia de Soporte Vital Básico para La Graciosa, que a día de hoy aún no ha sido trasladada a la isla. El portavoz de NC declara que la ambulancia “ha estado durante meses en las puertas del Hospital José Molina Orosa, supuestamente para hacer traslados de pacientes COVID, cuando las competencias en los traslados de todos los pacientes del Servicio Canario de Salud pertenecen a una subcontrata de ambulancias”.

La falta de medios de rescate y emergencias en La Graciosa tiene como consecuencia que los pocos socorristas existentes arriesguen sus vidas en situaciones de extrema complicación, como la vivida el pasado miércoles donde un socorrista que no estaba de servicio tuvo que rescatar a tres bañistas. “En períodos estivales, donde la población de la Graciosa se cuadruplica, no podemos mantener los mismos planes de emergencias, contando solo con un socorrista, un médico y un enfermero en toda la isla”, sostiene NC. Los canaristas, que cuentan en su comité municipal con enfermeros y técnicos de emergencias, además de que el mismo Yoné Caraballo ha trabajado en el consultorio de La Graciosa, no dan crédito a la escasa planificación por parte de las instituciones y sus responsables. 

Por todo ello, Nueva Canarias considera que el municipio de Teguise está sufriendo de la pasividad del grupo de gobierno municipal, que muestra “una desidia que asusta”. “Teguise necesita ser repensada, tanto en lo que ha modelo de municipio se refiere, como a la gestión de los servicios públicos. Las consecuencias de estar de paso son estas, la falta de atención y gestión de lo público”, sentencia Yoné Caraballo.

Nueva Canarias recuerda a los vecinos y vecinas de La Graciosa que el próximo 12 de septiembre el Comité Local realizará su primera visita la Isla para reunirse con colectivos, y comprobar de primera mano la totalidad de deficiencias que sufre la Octava Isla.

El Servicio Canario de Salud exige la "retirada inmediata" de la campaña que relaciona...
Comentarios