lunes 16/5/22
El Cabildo firma con el equipo de Ezquiaga la revisión del plan territorial de la Isla

El PIOT contemplará la contención del desarrollo turístico en Lanzarote

El proyecto, que costará en principio 540.000 euros y tendrá un plazo de ejecución de 20 meses, nace con la voluntad de optimizar el uso del territorio cambiando cantidad por calidad

Fotos: Anabel Navarro

“Queremos que esta isla tenga una industria más, que es el turismo, y no que el turismo tenga una isla”. La presidenta del Cabildo y responsable del área de Ordenación Territorial, Manuela Armas, sintetizó así este viernes por la mañana uno de los principales objetivos del proyecto de revisión del Plan Insular de Ordenación del Territorio (PIOT), después de firmar el contrato con el director del equipo redactor de la empresa Ezquiaga Arquitectura, Sociedad y Territorio SL, José María Ezquiaga.

De este modo, el equipo de Ezquiaga se compromete a introducir en el PIOT las modificaciones que exige la legislación vigente y la realidad socioeconómica de Lanzarote. Y para ello, contarán con un presupuesto estimado de 540.000 euros y un plazo de ejecución de 20 meses.

Armas comentó al concluir la firma del contrato, acto en el que también estuvo invitado el feje de la oficina del PIOT y los responsables de la Reserva de la Biosfera, que en la redacción del proyecto debe estar plasmado “el sector primario, la contención del crecimiento y la renovación de la planta alojativa obsoleta y los parámetros que se van a definir en ellos”.

Nuevos desafíos

Por su parte, José María Ezquiaga, que cuenta con una brillante y amplia trayectoria en el ámbito urbanístico, explicó que uno de los principales retos a los que se enfrenta con su equipo redactor consiste en “cómo materializar la diversificación económica para que la Isla no sólo opere en el monocultivo turístico, con el objetivo de ofrecer más posibilidades de diversificación a la población”.

Para Ezquiaga, la idea clave es realizar un uso más responsable del aprovechamiento del territorio, ya que siempre se ha trabajado con la idea de que éste era inagotable. Sin embargo, desde hace algunos años esta concepción urbanística se ha abandonado, algo que, según Ezquiaga, siempre han tenido en cuenta las islas, “ya que en el continente no se ve porque el territorio parece más infinito”. Así las cosas, Ezquiaga abogó por plantear “un uso más inteligente del territorio en el que se cambia cantidad por calidad”. Y matizó: “No se trata de vivir peor, sino de utilizar los recursos mejor”.

Los pasos a seguir

Ezquiaga explicó además que el primer paso a seguir es realizar un chequeo de cómo es la situación actual. “Para hacerlo hay unas pruebas diagnósticas, los indicadores de sostenibilidad, marcados por el plan vigente y en qué medida la evolución actual del desarrollo económico, social y urbanístico de la Isla va en esa convergencia”. En este sentido, puso como ejemplo el ingreso per cápita que deja el turismo en relación con el impacto con el territorio.

El segundo paso, según Ezquiaga es el tratamiento. Para ello, el Cabildo ha estructurado el trabajo del equipo redactor en dos fases. “Una primera, el avance, la más importante para el público en general, porque es donde se van a establecer los objetivos. La siguiente fase es un encaje normativo: la actualización del anterior plan”, explicó el arquitecto y sociólogo.

Participación Ciudadana

Para Manuela Armas, uno de los aspectos más importantes de la importante revisión del PIOT es que se lleve a cabo de forma consensuada. “Queremos que no sean unas directrices políticas sólo del equipo de Gobierno, sino consensuadas con las demás fuerzas y, por su puesto, con el resto de la sociedad”, afirmó la presidenta. Para llevar a cabo esta idea, Armas dijo tener ya “los foros adecuados”. “Existe un Consejo de la Reserva de la Biosfera y otros que se están creando, aprovechando que estamos redactando ahora el reglamento de Participación Ciudadana”, explicó. Según la presidenta del Cabildo, “esos foros nos ayudarán a que este documento esté consensuado con toda la sociedad”.

Proyectos inmediatos, a través del PTE

Armas se refirió también a la posibilidad de ir solventando algunos proyectos turísticos o agrícolas a través del Plan Territorial Especial de Ordenación Territorial (PTE). “Lo que se pueda ir resolviendo con parches, se hará, pero nuestra previsión es mucho más amplia”, aseguró. Ante el exceso de oferta de alojamiento, comentó que “nuestro interés es seguir desclasificando” y si el PTE nos lo permite “lo haremos en este mes de noviembre con las 25.000 camas que están pendientes”.

Viabilidad de los campos de golf

Ezquiaga se refirió además a la viabilidad de contemplar en el PIOT espacio para las ofertas de ocio complementarias. “¿Tienen que ser siempre campos de golf?”, se preguntó el director del equipo redactor. En opinión de Ezquiaga, hay muchas otras posibilidades como los balnearios o los hipódromos, que no consumen tanto suelo. “Los empresarios más maduros no sólo centran el problema en esta cuestión”, afirmó el arquitecto, quien cree que los campos de golf se tienen que adaptar al territorio y que, en ningún caso, pueden utilizar para su funcionamiento ni agua potable, ni subvencionada.

¿Quién es José María Ezquiaga?

José María Ezquiaga es Doctor Arquitecto, Premio Extraordinario de Doctorado de la Universidad Politécnica de Madrid y Licenciado en Sociología y Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido director del Departamento de Planeamiento de la Gerencia Municipal de Urbanismo de la Comunidad de Madrid y responsable técnico de la elaboración de la Ley 9/95 de Política Territorial, Suelo y Urbanismo de la Comunidad de Madrid y del documento preparatorio del Plan Regional de Estrategia Territorial de Madrid.

En la actualidad desarrolla su actividad profesional como arquitecto y consultor en la dirección de los Planes Territoriales de Menorca, Guernika y Durango; en las Directrices de Ordenación de Ávila, Plan de Ordenación Territorial de la Comarca de Levante de Almería y en la revisión de los Planes Generales de Segovia, Talavera de la Reina, Puertollano, Sevilla, Tarragona, Córdoba, Santa Marta de Tormes (Salamanca), Rinconada (Sevilla) y San Fernando de Henares (Madrid), entre otros proyectos.

José María Ezquiaga ha sido presidente de la Comisión de Urbanismo y miembro de la Junta del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid y formó parte de la Comisión Nacional de Expertos sobre Urbanismo, constituida por el Ministerio de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente para la reforma del marco legislativo en materia de suelo y urbanismo, en 1995.

En 2005 fue Premio Nacional de Urbanismo por el Plan Territorial de Menorca, Premio de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid en los años 1986, 1989, 1990, 1995 y 1997 y Premio de Urbanismo del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (1986) y Segundo Premio en el Concurso Internacional de Proyectos para la Ordenación Urbanística de la Estación de Zaragoza (2000).

El PIOT contemplará la contención del desarrollo turístico en Lanzarote
Comentarios