domingo. 14.07.2024

Como dijo en voz alta uno de los cientos de visitantes que pasaron este martes por La Geria, “el paisaje es una obra de arte”, y sí que lo es, una obra muy productiva fruto del ingenio y esfuerzo del hombre, de una tierra tremendamente agradecida donde apenas llueve, y también del camello, un animal esencial en la construcción del paisaje de La Geria y en las tareas agrícolas de antaño, toda esa armonía convertida en tradición fue recordada con alegría en la celebración de la vendimia tradicional en Bodega La Geria para enseñar a vecinos y turistas el trabajo que significó la elaboración de vino en Lanzarote antes de la llegada de la tecnificación, aunque qué duda cabe que el cultivo de la uva y el proceso productivo del vino sigue siendo un sector muy sacrificado.

El Ayuntamiento de Yaiza destaca este miércoles en nota de prensa que las camellas Micaela y Blanca, guiadas por el ganadero Francisco Mesa, bajaron a una de las fincas colindantes a la bodega ante la mirada atenta de peques y adultos que acompañaron a camelleros y viticultores hasta los hoyos a recoger la uva de variedad listán blanca, para cargarla y depositarla en las cajas de vendimia transportadas por los animales y regresar a la bodega para pesarla y luego pisarla en el viejo lagar, consiguiendo así los primeros litros de mosto de la jornada. Hasta tres veces recrearon la vendimia tradicional a la usanza de viejos agricultores y bodegueros.

El concejal de Festejos de Yaiza, Javier Camacho, partícipe de la vendimia tradicional junto a concejalas del gobierno municipal, señaló que “un año más honramos en las fiestas de La Caridad a viticultores y bodegueros de nuestra Isla junto al sector camellar, un sector que también ocupa un lugar destacado en nuestra cultura y tradición”.

Por su parte, el director de Bodega La Geria, Ramón Melián, apuntó que la vendimia tradicional “es rememorar esos tiempos de nuestros abuelos, cuando hacían esta noble tarea, y de paso mostramos el gran trabajo y sacrificio de la viticultura y de la producción de vino para que sea mejor valorado, sobre todo por las nuevas generaciones”.

La jornada de la vendimia tradicional finalizó pasado el mediodía con la animación de la parranda Son del Norte. Ya por la tarde tuvo lugar la celebración de la eucaristía en la ermita de La Caridad, situada por delante de la misma bodega, donde devotos y acompañantes, entre ellos, el alcalde Óscar Noda y concejales de la Corporación, participaron del oficio religioso y disfrutaron de la actuación de la Agrupación Folklórica Rubicón. El lunes por la noche hubo tenderete en Bodegas Rubicón con enyesque y música de las parrandas Janubio y Sondemar.

En cuanto a las previsiones de la cosecha de este año, Bodega La Geria estima que Lanzarote recogerá unos tres millones de kilos de uva. “Llevamos tres años de cosecha pobre, de baja producción por falta de lluvia, así que hemos tenido un invierno bueno en agua y eso se traducirá en un millón de kilos más con respecto al año anterior”, explica Ramón Melián, que precisa que “aunque la lluvia que cae en Lanzarote para la Península puede ser poca, esta es una tierra agradecida y gracias a la ceniza volcánica, al picón que cubre La Geria y al rocío de la noche, sumado a la lluvia, pues subsiste la agricultura en Lanzarote”.

Honra de La Geria al hombre, la tierra y el camello
Comentarios