miércoles. 01.02.2023
Iñaki Lavandera, parlamentario regional del PSOE

“No percibo que la inmigración esté provocando un problema social en Canarias”

Iñaki Lavandera, diputado del PSOE.
Iñaki Lavandera, diputado del PSOE.

El principal mensaje que se vende desde el Cabildo es de frentismo ante el Gobierno de España y Canarias”

“Puede que Vox coja algo de representación en Canarias pero en absoluto va a ser la tercera fuerza política como ha sido en Castilla y León”

“No veo tambores de guerra en La Oliva y menos a escaso año de las elecciones y con unos presupuestos aprobados”

El diputado socialista Iñaki Lavandera asegura que su grupo habla habitualmente con todos los representantes municipales de Fuerteventura, como han hecho estos días, independientemente del color político que tengan, para poder sacar adelante los proyectos necesarios en cada territorio y dar cuenta de los logros obtenidos en el Parlamento de Canarias. En el programa “A Buena Hora” de Crónicas Radio – Cadena Cope lamentó que la sociedad haya olvidado el debate sobre el muelle de Puerto del Rosario y piensa que tendría que haberse sido más ambiciosos en su momento, porque cada nueva ampliación aleja la posibilidad de sacar el puerto de la ciudad. En clave política, mantiene que el pacto del Cabildo se mantiene con partidos políticos que solo buscan su propia promoción y que no tienen la capacidad de ilusionar a la población, como sí hizo el anterior presidente, Blas Acosta. Entre otras cuestiones, también comentó que algunos están generando un debate exagerado sobre los problemas que causa la inmigración en Canarias aunque, ante la sobrecarga de menores no acompañados en las islas, sí aboga por un reparto solidario entre las diferentes comunidades autónomas.

- Ha estado reunido estos días con varios representantes municipales de Fuerteventura. ¿Cómo han ido esas conversaciones?

- Este lunes hemos estado en el Ayuntamiento de Puerto del Rosario y Tuineje; la semana pasada en La Oliva. Los diputados del PSOE solemos tener esa costumbre de ir visitando los ayuntamientos porque las corporaciones locales tienen un servicio fundamental de atención a la ciudadanía y no solo recogemos sus demandas sino que compartimos ideas, exponemos lo que se está haciendo en el Parlamento, trasladamos información sobre lo que se ha aprobado en los Presupuestos… Muchas de las cuestiones que presentamos para los Presupuestos estaban coordinadas con las corporaciones locales y creo que en política es bueno dar cuenta de lo que se ha conseguido y contar por qué sí o por qué no. Tenemos que trabajar para que lo que está en los presupuestos se ejecute porque muchas veces se introducen partidas en los presupuestos y después no se terminan de gastar por diferentes cuestiones. Lo que nosotros intentamos es ir coordinados con las corporaciones locales para que aquellos proyectos que se incluyen en los presupuestos dispongan de suelo, de ejecución… y así ir a cuestiones viables y no presentar temas como quien traslada una nota de prensa para que después caiga en el olvido.

- Hablan de pequeños proyectos ejecutables este año…

- Al final, la sociedad demanda que los recursos públicos sean gestionados de manera más eficiente posible. Nosotros así lo intentamos gestionar aunque a veces sale y a veces no.  Muchas veces surgen problemas de planeamiento, que es algo que llevamos décadas arrastrando y eso conlleva la dificultad de tener suelos disponibles para poder ejecutar proyectos pero en la medida en lo que cabe intentamos que todo vaya engrasado desde antes incluso de presentar las enmiendas. Nos gusta tener un diálogo independientemente del color político y del mismo modo que el alcalde de Puerto del Rosario es del PSOE, la alcaldesa de Tuineje es del PP. Estamos en una institución que representa a todos los ciudadanos e intentamos que la política sea una herramienta y no un problema.

- Luis Ibarra dijo en este programa que la Autoridad Portuaria estaba muy volcada con el puerto capitalino. ¿No le da la sensación de que no termina de arrancar?

- El muelle de Puerto del Rosario está en un continuo proceso de ampliación. Hubo una hace unos años; después se hizo el muelle de cruceros, ahora se vuelve con otra ampliación… El debate real en Fuerteventura no es si se invierte mucho o no porque no ha habido nunca una situación de colapso o de falta de capacidad de poder atender las necesidades del puerto o de los operadores que trabajan en el puerto; el debate que se produjo hace años y parece que se ha olvidado por parte de la sociedad fue sacar el puerto del ámbito de Puerto del Rosario. Tal vez se debió ser más ambicioso en su momento porque las sucesivas ampliaciones de la actual infraestructura distancian en el tiempo la posibilidad de salida del muelle de Puerto del Rosario.

- ¿Por qué dice que la sociedad ha olvidado este debate?

- Será que tenemos tantos problemas que al final, se van superponiendo unos debates sobre otros y la dinámica en general es esa, no solo en la política sino en la sociedad. Volviendo al tema de las reuniones con los ayuntamientos, insisto en la necesidad de planificar de forma coordinada. Hay inversiones previstas en planes de infraestructuras con el Gobierno de Canarias que después no tienen su traslado en los planes generales o en la ordenación del territorio. Por eso digo que tenemos que coordinar las cosas. Aunque no estén en los presupuestos, sabemos que dentro de dos, tres o cuatro años esta infraestructura va a ser necesaria y hoy por hoy sabemos que no hay un planeamiento o un suelo disponible para eso. Vamos a empezar a hacer las modificaciones porque sabemos que cada vez que se mueve un papel en la Administración, tarda lo que tarda. Para modificar un expediente en Urbanismo para modificar el uso de un suelo público hace falta mucho tiempo, igual que está tardando la solicitud de una licencia de un vecino para construirse una vivienda.

- La alcaldesa de La Oliva no cree que vaya a haber moción de censura pero la inestabilidad parece inevitable. ¿No cree?

- Hay inestabilidad porque no hay una mayoría que pueda garantizar sacar adelante las propuestas en los plenos. También es cierto que los Presupuestos ya están aprobados, lo que garantiza que tengan la herramienta necesaria para que el grupo de gobierno funcione este 2022. Espero que sean capaces de llegar a entendimientos con los grupos de la oposición para los grandes temas que quedan pendientes como el Plan General. A veces no tener mayoría fuerza a un diálogo y a lo mejor no viene mal esa necesidad para un documento tan importante que proyecta el modelo de municipio que quieres, la convivencia, el medio ambiente o la sostenibilidad que quieres. En cualquier caso no veo tambores de guerra en La Oliva y menos a escaso año de las elecciones y con unos presupuestos aprobados.

- ¿Cómo está viendo el funcionamiento del pacto del Cabildo?

-  Veo que cada uno va por su lado y a un presidente que se representa a sí mismo. No hay que olvidar que está el solo como partido, el PP está intentando hacer política y CC que es la fuerza más votada, que está de convidada de piedra, con una candidata que no tiene presencia pública y el principal mensaje que se vende a la ciudadanía es de frentismo ante el Gobierno de España y Canarias y no mensajes ilusionantes sobre lo que están haciendo o dejando de hacer. Me preocupa ver que la isla no avanza y que en un medio de una pandemia se produjo un cambio de gobierno forzado por parte de la oposición sin un proyecto que relanzase Fuerteventura. El Cabildo no está despertando ilusión y sin embargo, en la etapa previa, con Blas Acosta en la Presidencia, sí se nota que el Cabildo lideraba el debate, la planificación, la coordinación con los ayuntamientos. Ahora tenemos un Cabildo que se enfrenta con los ayuntamientos que no tienen su mismo color político y eso no aporta nada.

- Los congresos del PSOE tanto en Fuerteventura como Lanzarote o Gran Canarias van a tener un solo candidato a la Secretaría General, muy tranquilos para el debate que suele generarse dentro de este partido…

- Sí. Tal vez hemos vivido una fase con liderazgos consolidados y eso se mezcla con que estamos poniendo los esfuerzos en la gestión del día a día y las tareas de gobierno nos absorben el tiempo y no estamos para experimentos dentro de las organizaciones. Además, tenemos líderes que no están quemados porque a veces los líderes se queman aunque lo hagan perfectamente bien si llevan 20 años y no generan ilusión. No es el caso de estos líderes.

- ¿Cómo interpreta lo que ha pasado en las elecciones de Castilla y León?, ¿Cree que Vox podría tener en Canarias el mismo éxito?

- Canarias está muy lejos de Castilla y León. He hablado con dirigentes del PP de Canarias y están preocupados y molestos con la subida de Vox porque les están comiendo la tostada. El posible crecimiento derivado por el cambio de un ciclo se lo está comiendo Vox. En Canarias puede que exista la posibilidad de que Vox coja algo de representación pero en absoluto va a ser la tercera fuerza política como ha sido en Castilla y León. Percibo que el PP no quiere saber nada de Vox y le está pasando lo mismo que le pasó al principio al PSOE con Podemos, que era el que venía a quitar los votos. El PP ve a Vox como uno de sus principales enemigos, independientemente de que se parezcan en sus políticas a desarrollar.

- El otro día hubo debate con CC por el tema de la RIC. ¿Deben estar preocupados los empresarios de Fuerteventura o Lanzarote con la Reserva de Inversiones de Canarias?

- Hay un debate que creo que se ha magnificado y creo que los empresarios están más preocupados por otras cuestiones que son interpretativas de la ley que se aprobó en 2008 pactada entre CC y PP, que a la hora de su aplicación está generando problemas. Hay que empezar a aclarar estas cuestiones más allá de la RIC. Estamos hablando de que quieren volver a ampliar el periodo de materialización de la RIC un año más. El año que se consiguió fue algo extraordinario, nunca había habido una prórroga de un año para la materialización de la RIC y hay que ponerlo en valor. En la crisis anterior hubo problemas de acceso a la financiación, porque al final, los empresarios necesitan pedir préstamos para poder materializar la RIC, los créditos estaban altos, hubo un crack en el sistema financiero no se consiguió esta medida. Hay una consulta pendiente a la Dirección General de Tributos para ampliar los 78 días que hubo en el estado de alarma y yo soy optimista y creo que se podría materializar. El impacto económico solo del Día de San Valentín fue de unos 60 millones de consumo extra. Por eso creo que Canarias tiene problemas más importantes. Debería haber un debate más serio y más técnico sobre el REF e intentar arreglar los flecos que realmente hay que arreglar y no empeñarse en una medida para la que no tenemos suficiente fuerza argumental. Tampoco se puede trasladar el mensaje de que pagar impuestos es algo negativo.

- ¿Cree que el Gobierno central está haciendo dejación de funciones en algo tan importante como la inmigración?

- Vamos a incidir en este asunto aunque no creo que lo esté haciendo mal. Otra cosa es que se perciba que le problema no se está resolviendo como nos gustaría. El problema no lo tiene Canarias; lo tienen los inmigrantes, que se juegan la vida subiéndose a una patera para llegar a Europa. El 70 o el 80% de los que han llegado no están en Canarias, están en la península y tengo la sensación de que el Gobierno no quiere trasladar la imagen de que llegar a Canarias implica dar el salto al continente para evitar un efecto llamada pero se está produciendo. No percibo que la inmigración esté provocando un problema social en Canarias, ni que esté generando problemas en la economía, inseguridad o malestar. Creo que se está exagerando con el problema de la inmigración. Después está el tema de los menores y en ese sentido sí que es verdad que la escasez de infraestructuras de acogida de la Comunidad Autónoma, que es competente en materia de menores, está provocando que el Gobierno de Canarias esté sobrepasado, independientemente del que el Gobierno de España le esté financiando y dando partidas con decenas de millones de euros. Lo que pasa es que tiene que haber un ejercicio de solidaridad por el resto de comunidades autónomas o establecer por ley la obligatoriedad de reparto, que no sé si es jurídicamente viable. Si es viable, a ver cómo se hace. Lo que no es normal es que Madrid solo haya acogido a 5 inmigrantes procedentes de Canarias. Ese sí es un problema no tanto social sino por los propios menores. Estos menores podrían ayudar a sacar este país envejecido y falto de mano de obra. La solución no va a ser las políticas de fomento de la natalidad sino la inmigración.

“No percibo que la inmigración esté provocando un problema social en Canarias”
Comentarios