miércoles 5/8/20

Crónicas de Lanzarote

Juan Carlos Albuixech, director del hotel Sands Beach

“Seguimos con el problema de los vuelos nacionales, que están poniendo unos precios altísimos”

“Los turistas están agradecidos de ver esta normalidad dentro de la anormalidad”

“Ayer perdí dos habitaciones más por culpa de la tierra de las obras”

“El otro día escuchaba a turistas hablar por teléfono y diciendo que aquí estaban muy bien, que podían ir por la calle sin mascarilla y que estaban muy a gusto en el hotel”

“Tenemos poco personal en el hotel pero está dejándose la vida para sacar el trabajo adelante”

El director del hotel Sands Beach de Costa Teguise, Juan Carlos Albuixech, mantiene el optimismo en cuanto a la situación turística a pesar de que en ocasiones parece que ha enviado sus naves a luchar contra los elementos. La información sobre los casos de coronavirus está llegando a grandes países emisores de turistas como Irlanda, que no aconsejan venir a España a pesar de que Canarias  en general y Lanzarote en particular están garantizando una situación segura. Por eso, cree que el Gobierno debería implicarse en potenciar al Archipiélago como un destino libre de covid. En el programa “A Buena Hora” de Crónicas Radio -Cadena Cope lamentó, antes de que se supiera que el Reino Unido había decidido obligar a los turistas que viajan a España, incluyendo de entrada a Canarias y Baleares, a pasar una cuarentena al regreso, que los precios de los vuelos nacionales están por las nubes y además, tiene que luchar contra un problema que ya  se está volviendo un suplicio, el polvo de las obras que están junto a su hotel y que ya ha provocado varias cancelaciones entre sus clientes.

Juan Carlos Sands Beach_2

- ¿Cómo está de fuerzas según van avanzando los meses?

- A veces tenemos las pilas gastadas y las tenemos que recargar pero estoy contento porque ya se empieza a ver el color del turismo en Lanzarote, ya empezamos a ver turistas caminando por Costa Teguise así que poco a poco vamos recuperando el turismo, que es de lo que vivimos.

- Da gusto ver la energía positiva con la que empieza cada día…

- Porque nos tenemos que levantar todos los días con el mono de trabajo para ver que podemos sacar adelante esta situación que está siendo tan complicada y tan difícil. No esperaba que esto iba a ser tan duro. A veces intento no escuchar las noticias para no decepcionarme. Irlanda ha sacado una lista con destinos seguros en los que no hace falta aplicar la cuarentena y España no está entre ellos y no está porque consideran que ir a Canarias tiene el mismo riesgo que ir a la península. Esto deberían diferenciarlo y me consta que los touroperadores irlandeses y el tejido de las agencias de viaje están peleando por ello. Por otro lado, teníamos la confianza de que a partir de septiembre, Lanzarote se llenara de triatletas para preparar el campeonato del mundo de Hawai que se pasaba a febrero de 2021. La noticia es que se cancela el campeonato del mundo y no saben si se podrá celebrar en octubre por la incertidumbre que hay. Hay miedo por lo que pueda pasar y por viajar. Afortunadamente, otros clientes sí están llegando al hotel. Veo a estas personas paseando por Costa Teguise y van buscando sus bares, en los que ponen sus deportes y ahora mismo van por ahí deambulando en un Costa Teguise que se está despertando poco a poco del letargo.

- Usted ha sido más valiente que el resto a la hora de plantearse abrir. ¿Esto tiene recompensa?

- La recompensa es que podamos abrir y sacar a todas las personas que están en el ERTE porque la situación se está poniendo complicada para todos. No tengo el pulmón ni la capacidad para mantener a todo el mundo en el ERTE y hago reformas porque tenemos que producir dinero para pagar las facturas y abrir es la única manera. Ya abrimos la terraza, que es otra de las buenas noticias y tengo que decir que teníamos miedo a que después de la apertura del hotel, el público que teníamos tan leal y tan fiel y al que estoy muy agradecido, dejara de venir pero ha seguido haciéndolo y mezclándose con los turistas. Por fin hemos perdido el miedo que hay a entrar a un hotel a tomarse algo.

- Ese es un logro suyo, haber ofrecido una terraza que está muy bien…

- Los turistas están agradecidos de ver esta normalidad dentro de la anormalidad. Lo que está claro es que tenemos que generarles confianza a los turistas que están llegando. El otro día escuchaba a turistas hablar por teléfono y diciendo que aquí estaban muy bien, que podían ir por la calle sin mascarilla y que estaban muy a gusto en el hotel. Tenemos poco personal en el hotel pero está dejándose la vida para sacar el trabajo adelante.

- La Federación de Empresarios Turísticos dijo que sería conveniente no mezclar los casos de coronavirus de los inmigrantes con los turistas porque cualquier noticia que salga al exterior puede hacer mucho daño…

- Ese es el tema, que toda la confianza que estamos generando nosotros se puede romper por un titular mal enfocado. No podemos mezclar las cosas. Eso es lo que nos está afectando de forma negativa en Irlanda y ahí es donde debería entrar el Gobierno para hacer una campaña de presión para dejar claro que Canarias es un destino seguro y más en Lanzarote. No podemos perder la temporada irlandesa. También seguimos con el problema de los vuelos nacionales, que están poniendo unos precios altísimos. Sí hay más frecuencia que la que había hace dos meses pero la gente no encuentra billetes.

- ¿Cómo va el tema de la tierra con las obras que tienen al lado del hotel?

- Mal. Lo doy por perdido y no puedo dedicarle más energías porque las estoy empleando en mis clientes. Ayer perdí dos habitaciones más por culpa de la tierra de las obras. Me dicen que están haciendo todo lo que tenían que hacer pero es mentira. En una hora se genera una cantidad de polvo intolerable a pesar del esfuerzo titánico que está haciendo el personal de limpieza pero es que además, la calidad del aire que estamos respirando es muy mala. Es una falta de respeto muy grande y debería sensibilizarse. La dirección debería parar la construcción para no fastidiar al vecino hasta que no se garantice que se vierte el agua. Hay una cosa que se llama Karma y habrá que tener paciencia y que cada uno esté a lo suyo.

“Seguimos con el problema de los vuelos nacionales, que están poniendo unos precios...
Comentarios