sábado 5/12/20

Crónicas de Lanzarote

Manolo Cabrera, empresario turístico y ex vicepresidente del Cabildo de Lanzarote

“Pepe Torres y Pedro San Ginés son dos políticos nuevos, jóvenes, que están empezando y esperemos que con ellos llegue la solución”

“Me tocó aguantar a Pedro San Ginés casi 5 años; me amargó un poco la vida política; de hecho casi me echó; compró mi partido, me intentó amedrentar de todas las maneras que pudo y menos mal que tengo la espalda ancha y aguanto todos los palos, pero no es fácil llevar a una persona como Pedro San Ginés, acostumbrado a sus devaneos y a sus caprichos”

“He visto a algún empresario de Lanzarote y otros de Canarias que están poniendo sus hoteles para alojar a inmigrantes ilegales, no sé si por desesperación económica o por quedar bien con las autoridades, cuando esto provoca un efecto llamada y deteriora la imagen de Lanzarote”

“Que la unión de Pepe Torres y  CC sea la única noticia política que tenemos en Lanzarote en la situación en la que estamos es digno de verse”

“El otro día fui a llevar a mis padres a la ciudad de los mayores que tenemos moderna, nueva, reluciente y da gusto estar allí y también fui el otro día a ver practicar deporte a la nueva Ciudad Deportiva, tan moderna, con sus piscinas… Ya me pongo irónico porque es tremendo”

“Uno entra en política con la ilusión de darle un cambio a las cosas pero en 20 años no he visto ni una décima parte de lo que podría haberse hecho”

“No deja de ser curioso que nos vuelvan a contar el cuento de la unidad del nacionalismo precisamente aquellos que lo han roto”

“Fue bonita e ilusionante pero me he quedado con desazón por todas las cosas que no pude hacer”. Así resumió en el programa “A Buena Hora” de Crónicas Radio – Cadena Cope de este miércoles el empresario turístico y ex vicepresidente del Cabildo, Manolo Cabrera, su etapa política. Quizá por eso no baraja actualmente volver. Su mala experiencia con el actual portavoz de Coalición Canaria en el Cabildo, Pedro San Ginés, tampoco ayuda mucho. Aseguró que el ex presidente de la primera Corporación era una persona caprichosa, con continuos devaneos,  que prácticamente le amargó su vida política, amedrentádole de todas las maneras que pudo. Por ello, ahora dice irónicamente que San Ginés y Pepe Torres, “dos jóvenes nuevos en política” seguro que arreglan los problemas de la Isla. Insistió en lo poco que se ha avanzado, con una nula inversión en obra pública, y criticó la actitud de aquellos empresarios turísticos que han cedido sus hoteles para albergar a los inmigrantes irregulares porque están provocando un efecto llamado absolutamente perjudicial para Lanzarote.

517d8288-5db8-4881-92d2-a4c10b0fef73

- Puerto del Carmen ha estado completamente muerto por la pandemia pero ahora parece que está remontando un poco. ¿Cómo lo ve?

- La situación era muy triste porque veías a personas que llevaban toda vida defendiéndose con un pequeño comercio y de repente tienen que cerrar porque no pueden subsistir. He visto a mucha gente llorando por tener que cerrar la persiana y es muy duro. Parece que ahora hay un poco más de esperanza y si Dios quiere, pronto volveremos a tener turismo y a reactivar los negocios. De momento, sigue siendo muy lento.

- ¿Es optimista a corto plazo?

- Siempre tenemos que ser optimistas porque no queda otra. Hay que pensar que tarde o temprano esto va a pasar y que las vacunas están cada vez más cercanas. Yo confío en que en marzo estemos casi en la normalidad.

- Lo que pasa es que las previsiones han fallado tanto…

- Es verdad. Hemos oído de todo.

- ¿Tiene la sensación de que todas las medidas que han ido tomando han llegado tarde y mal?

- No es fácil tomar medidas para ningún Gobierno. Se ha ido haciendo de mala manera pero era difícil luchar contra una situación como esta. España no ha sabido tomar decisiones ni crear un comité de expertos técnicos que supieran asesorar y hemos ido dando palos de ciego siguiendo lo que iban haciendo otros. Creo que esto solo lo va a curar la vacuna. Es cierto que en Lanzarote y Canarias en general hemos vivido la pandemia de una manera bastante llevadera en cuanto a la situación sanitaria pero luego nos hemos visto abocados a un cierre de nuestra actividad vital y ha dejado una situación penosa.

- ¿Qué le ha llamado la atención de la gestión de la política local durante este tiempo?

- Creo que con la disculpa del covid todo se ha paralizado. Lo único reseñable han sido las mociones de censura que hemos visto en Canarias y poco más.

- ¿Qué opina de la unión de CC con Pepe Torres y el anuncio de un nuevo intento de la unidad del nacionalismo en Lanzarote?

- Yo soy una persona pragmática que siempre ha intentado gestionar por el bien de la Isla y me da igual ser nacionalista, de derechas o de izquierdas.

- Se presentó con el PIL y con Unidos por Lanzarote…

- Son dos partidos insularistas. Creo que era la manera de luchar por Lanzarote sin tener que estar abocados a las ideologías políticas. No deja de ser curioso que nos vuelvan a contar el cuento de la unidad del nacionalismo precisamente aquellos que lo han roto. El pleito de la Cueva nunca tuvo que llegar a producirse y mucho menos entre dos compañeros de partido para que ahora que ya había una solución, vuelvan a unirse y romper el convenio al que habían llegado. Esto se cuenta y no se cree. Que esto sea la única noticia política que tenemos en Lanzarote en la situación en la que estamos es digno de verse pero bueno, son dos políticos nuevos, jóvenes, que están empezando y esperemos que con ellos llegue la solución.

- ¿Quiénes?

- Pepe Torres y Pedro San Ginés.

- ¿Ya hizo las paces con Pedro San Ginés?

- Hay situaciones en las que es difícil hacer las paces. Cada uno es como es y difícil llevarse con personas que ejercen la política desde una posición y desde una forma que uno no comparte. Me tocó aguantar a Pedro San Ginés casi 5 años; me amargó un poco la vida política; de hecho casi me echó; compró mi partido, me intentó amedrentar de todas las maneras que pudo y menos mal que tengo la espalda ancha y aguanto todos los palos, pero no es fácil llevar a una persona como Pedro San Ginés, acostumbrado a sus devaneos y a sus caprichos. Uno está en la política porque quiere y aguanta lo que tiene que aguantar; lo penoso es que una persona que ha tenido el record de la presidencia del Cabildo ha dejado muy poca obra pública y cosas que Lanzarote tenga que agradecerle de su etapa política. Que todavía sigamos con el convenio de la Cueva es tremendo.

- El tiempo le ha dado a usted la razón con el tema de las inversiones y por ejemplo, hemos sabido que en materia de carreteras no se ha invertido un céntimo…

- Carreteras, Sanidad, Educación… no se ha invertido nada en Lanzarote en los últimos 20 años. Comparado con lo que se ha invertido en otras islas, en Lanzarote no se ha invertido nada de nada en 20 años y es vergonzoso. El otro día fui a llevar a mis padres a la ciudad de los mayores que tenemos moderna, nueva, reluciente y da gusto estar allí y también fui el otro día a ver practicar deporte a la nueva Ciudad Deportiva, tan moderna, con sus piscinas… Ya me pongo irónico porque es tremendo. Uno entra en política con la ilusión de darle un cambio a las cosas pero en 20 años no he visto ni una décima parte de lo que podría haberse hecho. Se va uno de la política y he visto mucha bobería pero pocas nueces.

- ¿Qué tendría que pasar para que volviera a la política?

- Si no es cuestión de volver. A mí me gusta mucho la política pero en mi caso, no se dieron las circunstancias ni tuve el respaldo que me habría gustado.

- Mire Benjamín Perdomo, que será el próximo candidato del PSOE el Ayuntamiento de Arrecife…

- Es otra persona entusiasta, con muchas ganas y yo le deseo mucha suerte y que pueda hacer las cosas que yo no pude. Creo que los políticos que llevan demasiados años deberían dejar paso a gente nueva. En la política hay que estar un tiempo, 12 años como máximo, y no querer prolongarlo y estar viviendo de la teta de lo público toda la vida. De esa forma, la política se convierte en una forma de subsistencia personal que no tiene sentido. Para mí fue bonito e ilusionante pero me he quedado con desazón por todas las cosas que no pudo hacer.

- Pero le he preguntado qué tendría que pasar para que volviera a la política. Se nota que se le pegó el estilo de Pepe Juan Cruz esquivando preguntas…

- Es que yo no barajo ahora mismo volverá la política.

- ¿Le ha ofrecido algún partido algo en este tiempo?

- Sí, siempre hay algún comentario o alguna invitación pero ya le digo que yo ya viví esa etapa.

- ¿Cómo vio la imagen de los inmigrantes en Arguineguín?

- Ese está siendo otro tema porque es increíble la desazón y la sensación de alegalidad e inmoralidad que tenemos cuando están llegando miles de personas sin que nadie sepa muy bien qué hacer. He visto a algún empresario de Lanzarote y otros de Canarias que están poniendo sus hoteles para alojar a inmigrantes ilegales, no sé si por desesperación económica o por quedar bien con las autoridades, cuando esto provoca un efecto llamada y deteriora la imagen de Lanzarote y de Canarias que solo hay que ver los documentales que están sacando en Alemania o en Inglaterra. Dan una imagen de Canarias que parece la nueva Lampedusa. Eso es imperdonable; hay que rectificar esa imagen y rápido. Si es llamativo que en África sepan que aquí tienen sanidad pública universal, educación universal, ayudas económicas nada más llegar, se les ofrece una renta mínima vital y automáticamente, según llegan les alojan en un hotel con piscina, vamos a tener un problemón muy gordo porque cada vez va a ser más la gente que va a querer venir.

“Pepe Torres y Pedro San Ginés son dos políticos nuevos, jóvenes, que están empezando y...
Comentarios