miércoles 21/10/20

Crónicas de Lanzarote

José Luis Aparicio, gerente del Hospital Doctor José Molina Orosa

“Los nuevos test de antígenos para el aeropuerto son más prácticos porque tienes el resultado en 15 minutos”

“Puede que la gente se asuste con los 9 positivos en colegios del cribado pero 9 de 5.000 no es un mal número”

“Paradójicamente, es bueno que haya pequeños brotes porque eso supone que no hay transmisión comunitaria”

“Si en un colegio hay tres hermanos afectados, es un brote. Lo que no sé es si ese brote hay que adjudicarlo a la familia o al colegio”

“Hace mucho tiempo que no teníamos una cifra tan baja de casos activos y lo normal es que siga bajando”

El gerente del Hospital Doctor José Molina Orosa de Arrecife, José Luis Aparicio,  está satisfecho por la curva descendente en el número de contagios que se ha producido este mes de septiembre en Lanzarote después del susto que supuso el mes de agosto y entiende que debería continuar del mismo modo. En el programa “A Buena Hora” de Crónicas Radio – Cadena Cope de este viernes explicó que esta bajada en la cifra de casos activos es la consecuencia de las medidas de prevención que se han ido estableciendo y que obviamente han funcionado. Habló de cómo es algo bueno que haya pequeños brotes en lugar de una transmisión comunitaria y que 9 positivos entre 5.000 pruebas es sin duda un buen número. Contó que para prevenir la entrada de turistas con covid a la Isla van a ser muy útiles los test de antígenos que ha adquirido el Gobierno de Canarias ya que ofrecen resultados en 15 minutos, algo mucho más rápido que las PCR. También se mostró contento por el inminente comienzo de las obras del nuevo bunker de radioterapia, que comienzan este lunes, y mantuvo que están pendientes de solucionar un problema con el desagüe de pluviales en la explanada del Hospital para habilitarlo como aparcamiento.

josé luis aparicio 3

- ¿Puede descansar tranquilo después de tanto tiempo gestionando la pandemia en Lanzarote?

- Me acuesto satisfecho por el trabajo hecho pero muchas veces tengo insomnio porque tengo temas en la cabeza para el día siguiente o cosas que revisar.

- Teniendo en cuenta la bajada espectacular en el número de contagios y casos activos este mes de septiembre, parece que las cosas se han hecho bien…

- De 600 casos aproximados que había el 8 de septiembre hemos pasado a 196, con una curva claramente descendente y sin discusión. A veces las curvas hacen pequeños guiños pero en esta ocasión no es así; es claramente descendente. También está pasando en otras islas del Archipiélago así que también es un signo positivo. Hace mucho tiempo que no teníamos una cifra tan baja y lo normal es que sigan bajando.

- ¿Cuál está siendo la clave?

- A falta de vacuna, estas pandemias se solucionan mediante confinamiento, mascarillas, distanciamiento social… Es lo que pasó hace tiempo con el Ébola. Esto es lo que hace que las curvas bajen. Las epidemias, sobre todo las grandes como esta, tienen mucha inercia; son como un barco. Cuando el patrón para las máquinas, el barco no se para en seco y puede seguir unos cuantos metros. Cualquier decisión que tome alguien para parar la epidemia, no se va a ver reflejada hasta dentro de unos días. A nosotros nos pasó con la primera ola. Cuando el Gobierno de España decidió confinar todo el país, los casos siguieron aumentando un par de semanas. En abril la curva llegó al tope y luego empezó a bajar. Ahora es igual. Las bajadas que está habiendo en Canarias obedecen a las restricciones que se establecieron hace catorce días.

- ¿Cree que son imprescindibles las PRC en la entrada y salida de Lanzarote para que vuelva el turismo?

- El Gobierno de Canarias ha comprado medio de millón de test de antígenos que se parecen a la PCR con una sensibilidad del 93% y una especificidad del 98%. Es casi una PCR pero con la ventaja de que es mucho más rápido y en 15 minutos está en el laboratorio. El único problema es que para un buen screening se recomienda una sensibilidad del 96% para arriba para que no se cuele ningún pasajero. Obviamente es un buen avance y esta adquisición de material probablemente se pueda usar. Todavía no nos hemos reunido a hablar sobre esto pero probablemente se pueda utilizar para este menester. Con la PCR tradicional había que estarse cuatro horas en el aeropuerto esperando el resultado o en un hotel pero me parece poco práctico. Esto son 15 minutos y ya es algo más viable.

- Sanidad también está informando de los distintos brotes que hay en Canarias, Lanzarote incluido. ¿Por qué se habla de brotes?

- Técnicamente un brote se define como 3 o más casos que tengan relación entre ellos. Si en un colegio hay tres hermanos afectados, es un brote. Lo que no sé es si ese brote hay que adjudicarlo a la familia o al colegio. Es muy fácil tener un brote. Cuando los rastreadores detectan un positivo y hacen el rastreo, detectan una media de entre 10-15 casos asintomáticos por positivo. Cada vez que un rastreador levanta el teléfono puede detectar más de un brote. El interés de que sean brotes es que no estamos en fase de transmisión comunitaria. Cuando una epidemia deja de actuar por brotes y no se sabe dónde se pilló el virus, se habla de transmisión comunitaria. Esa situación es peor que la actual. Lo que significa que haya muchos brotes pequeños es que lo estamos haciendo bien y se está detectando a los asintomáticos alrededor del positivo. Paradójicamente, es una buena noticia.

- Manuela Armas fue valiente a la hora de abrir los colegios y parece que ha acertado porque están saliendo las cosas con relativa normalidad. ¿No cree?

- Sí. Abrir los colegios fue una operación muy complicada con una logística tremenda. Tuvimos que pasar de tener 3 equipos de toma de muestras a 11 porque nuestro primer objetivo era atender a todas las muestras el pasado jueves y eso que eran 5.000 muestras. Por una serie de problemas que aparecieron no pudimos  hacerlo así y tuvimos que terminar ese cribado entre el lunes y el martes. Ya digo que se han extraído 4.999 muestras y ha habido 9 positivas, que puede asustar pero no es un mal número. También es positivo que se pillaran al principio del curso y que los casos no constituyeran un brote en los centros. A día de hoy no hay. Los positivos eran positivos pero el resto de la burbuja, los maestros y el resto de los alumnos eran todos negativos. El protocolo en una burbuja consiste en aislar al positivo y poner en cuarentena a los contactos estrechos durante 14 días, aunque puede que ahora baje a 10. Al décimo día hacemos la PCR a los negativos y nos quedamos pendientes de hacer la segunda PCR para que estas burbujas puedan seguir con su vida escolar normal.

- La última vez que habló en este medio dijo que iba a plantear en la Consejería el tema de la eficacia de determinadas mascarillas. ¿Qué conclusiones sacaron?

- Sí, lo planteé pero todavía no he tenido respuestas. Esto es una carrera detrás de otra y siempre hay que apagar primero un fuego que está más cerca. En cualquier caso, mejor una mascarilla que no llevar ninguna pero no tengo más información.

- Se reunieron con el consejero de Sanidad para hablar de varios temas y si no pasa nada, este lunes se iniciarán las obras para el bunker de radioterapia de Lanzarote. ¿Qué supone eso?

- Ya se puso una caseta de obra enorme en las inmediaciones de la obra; este viernes comenzarán a ponerle el vallado al perímetro de la obra; el lunes se ultiman el acta de replanteo y la obra es inminente. El tiempo estimado de obra es un año y espero que a finales del año que viene ya esté operativa. También están en marcha las otras dos promesas; se está pendiente de que el Ayuntamiento pueda hacer el cambio de uso del suelo en Argana y vamos a tener una teleconferencia con la Consejería y con el jefe del Negrín para ultimar qué aparatos necesitamos aquí. Estamos trabajando sobre la propia obra y las cosas van caminando; a un ritmo un poco más lento del que me gustaría, pero van caminando.

- Otro tema que se planteó fue el del aparcamiento del Hospital. ¿Hay alguna novedad al respecto?

- El aparcamiento actual en la explanada es una cesión generosa del Cabildo al Hospital y la van a acondicionar como aparcamiento. El proyecto está prácticamente terminado y falta por concretar un desague de aguas pluviales porque los ingenieros no se ponen de acuerdo. Con la obra del bunker, gran parte del aparcamiento que estaba alrededor de la cafetería y frente a gerencia va a desaparecer. Esto va a suponer una dificultad añadida al ya por sí problema del aparcamiento.

“Los nuevos test de antígenos para el aeropuerto son más prácticos porque tienes el...
Comentarios