martes 15/6/21
Javier Lemes, ex concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de San Bartolomé

“Hay gente que no entiende que la persona va por un lado y la política por otro”

javier lemes cronicas

“Al contrario de lo que pueda pensar la gente, yo estaba muy a gusto en la oposición”

“Si no eres funcionario o tienes una empresa solvente, es muy complicado compaginar la vida privada con la vida pública”

“Los responsables del partido en Canarias se pusieron en contacto conmigo. Algunos me han agradecido la forma elegante en la que me he ido y así me lo dijeron”

El ya ex concejal de Ciudadanos del Ayuntamiento de San Bartolomé Javier Lemes ha contado en el programa “A Buena Hora” de Crónicas Radio – Cadena Cope de este viernes los motivos de su salida del partido y del Ayuntamiento. Aseguró que a pesar de que la política le apasiona, le ha resultado imposible compaginarla con su trabajo y explicó que además, hay gente que no sabe diferenciar la faceta personal con la pertenencia a un partido. De hecho, piensa que muchos jóvenes no entran en el ámbito público precisamente por eso, porque piensan que les puede perjudicar en el desarrollo de su vida laboral. Cree que ha salido de Ciudadanos de forma elegante y así se lo han transmitido desde la dirección regional y asevera que ve la crítica constructiva como algo bueno. Dice que siempre hay conversaciones con otros partidos políticos pero no se ha planteado entrar en ningún otro. Sí lamentó que se hayan quedado proyectos suyos por salir en San Bartolomé, proyectos que incluso habían sido aprobados por el grupo de gobierno.

- Mucha gente está sintiendo que se vaya de la política. ¿Ha notado ese cariño de las personas?

- Sí. Sientes el cariño de mucha gente pero luego hay otra que ni te conoce, ni te entiende y te critica. Hay también una parte mala.

- ¿Hay mucha gente que le ha criticado?

- Lo cierto es que a mí me gusta controlar lo que sale pero este lunes ya no quise ni mirar.

- Su decisión de abandonar Ciudadanos ha coincidido con la de otro integrante del partido, David Rodríguez. ¿Ha tenido que ver una cosa con la otra?

- No. A mí también me sorprendió lo de David. Yo no sabía nada aunque lo cierto es que el contacto que yo tengo con él es nulo. Es cierto que a través del grupo de los concejales de Canarias se dio parte de que había habido un cambio en la dirección autonómica y él ya no estaba como responsable de comunicación.

- ¿Por qué ha dimitido?

- Por una cuestión laboral. La política venía afectándome en el trabajo y he tomado esta decisión porque al final, lo importante dentro de todo el contexto, sin ser egoísta, es mi bienestar. Yo asumí una responsabilidad política pero si en este momento, no puedo llevarla a cabo de la mejor manera, lo más sensato es dejar que pase otro compañero que también fue en listas, tiene sus votos y ha trabajado para ello.

- ¿Quién va a sustituirle?

- Sé que el número 2 renuncia, estamos pendientes del número 3 y si no, lo cogerá el número 4. El número cuatro es Erik León, una persona muy preparada, muy inteligente y muy respetuosa. Para mí es una gran persona.

- ¿Le ha dado mucha pena tener que dejarlo así?

- Claro. A mí me encanta la política y al contrario de lo que pueda pensar la gente, yo estaba muy a gusto en la oposición porque estaba haciendo un buen trabajo y seguro que algún concejal del grupo de gobierno tiene que estar pensando que qué bien que ya se fue el pesado este. Yo tenía la ilusión de poder vivir esa experiencia y pude hacerlo. Te vas con pena pero primero tiene que ser mi bienestar.

- Es muy joven y tiene que labrarse un porvenir y la política tiene que ser un servicio público que se ofrece durante un tiempo…

- El otro día le decía a un amigo que parece que si no eres funcionario o tienes una empresa solvente, es muy complicado compaginar la vida privada con la vida pública. Si trabajas por cuenta ajena es muy complicado.

- ¿Ha tenido algún problema laboral por su pertenencia al partido?

- Las empresas son multiculturales y hay mucha gente con complejos. En ese aspecto, hay todo tipo de ideologías que chocan con las tuyas y hay gente que no entiende que la persona va por un lado y la política va por otro. Sí influye.

- Ha sido crítico públicamente con Ciudadanos, tanto con la organización en Lanzarote como en Canarias. Sin embargo, el partido sacó una nota de prensa para felicitarle por su labor. ¿Cree que han valorado que haya hecho las cosas bien?

- Los responsables del partido en Canarias se pusieron en contacto conmigo. Algunos me han agradecido la forma elegante en la que me he ido y así me lo dijeron. Yo en ningún momento he querido hacer daño al partido. Cuando he dicho algo ha sido con el ánimo de reformular, de reconstruir y no pasa nada por decirlo cuando algo se está haciendo mal. No pasa nada por decirlo internamente o si te lo preguntan en un medio de comunicación. Creo que el partido ha entendido que soy una persona respetuosa y que he salido bien.

- Hay personas que no entienden que la autocrítica es buena. Vidina Espina no contesta nunca a nada sobre esto y no es normal porque hay que hablar de las muchas cosas que han pasado en Ciudadanos…

- Yo nunca he tomado parte en ninguna decisión del partido porque incluso, habiendo podido influir en mis compañeros, siempre he tratado de dar opiniones objetivas y en muchos casos drásticas. Cuando yo me caliento, uno va soltando y es el foro para decir las cosas son esas asambleas. Lo que pasa es que a veces la gente lo entiende y a veces no. Yo nunca he participado en esas decisiones y creo que Vidina tampoco participa en las decisiones orgánicas.

- ¿Por qué cree que ella no quiere opinar?

- Por eso, seguramente porque tampoco participa en esas decisiones.

- ¿Cree que Ciudadanos tiene futuro?

- Las encuestas están ahí y está claro que no lleva muy buena trayectoria. Desde luego, no es ascendente, sino todo lo contrario y pinta mal. Igual de repente remonta, pero es complicado.

- Podemos tampoco está en un buen momento. ¿Vamos a volver al bipartidismo?

- Bipartidismo no porque mientras sigan existiendo Podemos, Vox y Ciudadanos no creo que el bipartidismo tenga la relevancia que tenía antes.

- Dice su amigo Nicanor Rodríguez que usted es el vicepresidente de su partido, el Partido de los Cadáveres Políticos. ¿Se imagina que se marcan un Chikilicuatre y llegan al Cabildo?

- ¿Te imaginas? Nicanor tiene una inquietud política y sería un equipazo (risas). Hay montones de personas que podrían estar dentro. Hay personas que ahora están desvinculadas de la política y que tienen un perfil muy interesante.

- ¿Ha tenido ofertas de otros partidos?

- Siempre se habla. Uno se toma algún café o comparte alguna tertulia y tengo amigos en todos los partidos políticos; incluso en Podemos, que está muy lejos de mi forma de pensar.

- Afortunadamente, no toda la gente joven pasa de la política…

- La gente joven tiene miedo de la política. Yo conozco a mucha gente joven a la que le apasiona la política y que estaría encantada de entrar para intentar llevar a cabo sus ideas y cambiar las cosas pero tienen miedo. Yo tengo amigos que tienen empresas y que dicen qué va, qué va…. Piensan que por estar en un partido político, sus clientes de otros pueden irse.

- ¿Qué se le ha quedado pendiente de hacer en San Bartolomé?

- Me habría gustado hacer tantas cosas y tenía unos cuantos proyectos preparados. No voy a decir nada y mi compañero va a tener todo mi apoyo.

- Una de las cuestiones que más le ha caracterizado ha sido la gran cantidad de propuestas constructivas que ha hecho, muchas aprobadas por el Ayuntamiento…

- Y ninguna hecha. Yo tenía la ilusión de que por lo menos la bandera azul de Playa Honda la consigo antes de marcharme y puedo decir que esa bandera azul estaba ahí gracias a mí pero no. Ni eso que era muy simple ni el tema de la ordenanza del cementerio, ni el mercado de Playa Honda. Eran cosas relativamente sencillas.

- Bueno, por lo menos el mercado de Playa Honda saldrá ¿no?

- Ya están haciendo eventos en el mercado de San Bartolomé, en la plaza frente a la Sociedad y en Playa Honda no se está haciendo nada. Eso da la sensación de que se da prioridad a una zona frente a otra.

- ¿Qué ha pasado finalmente con la Sociedad?

- Por lo que me han trasladado los socios, está muy complicado pero el alcalde está enrocado y si tú, como representante público no tienes la capacidad de sentarte con un organismo privado, que perteneces a sus socios, y negociar de forma honesta sino de forma autoritaria, difícilmente se va a solucionar el problema. Eso es lo que hay.

“Hay gente que no entiende que la persona va por un lado y la política por otro”
Comentarios