jueves 1/10/20

Crónicas de Lanzarote

El presidente de la Cámara de Comercio de Lanzarote explica que su función no es entrar en polémicas con los representantes políticos y exige que estos respeten a su vez al empresariado

Eduardo Spínola achaca a un posible "error" la petición de su dimisión por parte de Carlos Espino

El máximo responsable cameral, que dice que hace años que no habla con el secretario general de los socialistas, sostiene que ha pedido la dimisión del presidente de la ZEC porque el ente dirigido por Juan Alberto Martín está sometiendo a Lanzarote a otra doble insularidad

El presidente de la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación de Lanzarote, Eduardo Spínola, aseguró este lunes que no habla con el secretario general del Partido Socialista (PSC) en la Isla, Carlos Espino, desde hace años, y achacó a un posible "error" sus polémicas declaraciones del pasado viernes.

Spínola, que hizo estas afirmaciones en el programa "El Despertador" de Agustín Acosta Radio, respondía así a la petición del pasado viernes por parte del máximo responsable socialista en la Isla, que solicitó públicamente la dimisión del presidente de la Cámara después de que éste, a su vez, hubiera exigido el cese del presidente de la Zona Especial Canaria (ZEC), Juan Alberto Martín.

Preguntado por si ha tenido algún encontronazo con el consejero de la Presidencia del Cabildo, Spínola contestó lo siguiente: “jamás, yo no tengo nada que ver con este señor; hace años que yo no hablo con este hombre y además no tiene absolutamente nada que ver", dijo.

Spínola explicó que recientemente había contactado con el diputado nacional Miguel González (PSC) para que interviniese con el problema que ha tenido Lanzarote con la ZEC. El presidente de la Cámara precisó que “también podíamos haberlo hecho mediante Cándido Reguera (PP), pero entendemos que podía ser más interesante hacerlo a través del diputado del mismo partido político que el Gobierno central”.

Cuestionado por las declaraciones de Espino, Spínola respondió: “la verdad es que no lo entiendo, esto debe ser algún error o un malentendido". El presidente de la Cámara, que en ningún momento quiso entrar en polémicas, recordó que desde el primer pleno del ente cameral "nos comprometimos a trabajar, a trabajar y sólo a trabajar por Lanzarote", que “en agosto se convocarán las elecciones de la Cámara para el próximo mes de abril” y opinó que “si alguien se enfada porque luchemos por los intereses de la Isla, es su problema”.

A juicio de Spínola, “el pueblo elige a sus representantes públicos cada cuatro años y éstos tendrían que estar buscando soluciones para sus representados". Para el presidente de la Cámara, "nuestros políticos no tendrían que ir contra los empresarios, pues también somos votantes y ciudadanos representados por ellos. Parece que siempre somos los malos, pero somos parte del pueblo y merecemos también que se nos trate con respeto y educación”, afirmó. “No puedo perderme en otras cosas o follones, porque así no avanzamos", agregó.

Eduardo Spínola subrayó que su función como presidente de la Cámara de Comercio de Lanzarote no es entrar ni en una guerra entre políticos y empresarios, y explicó que “nuestra lucha se basa en que no se siga marginando a Lanzarote”. “Mi papel como presidente de la Cámara no es discutir con ningún representante político, sino colaborar y conseguir cosas importantes para la isla de Lanzarote”, sostuvo.

La doble insularidad, también en la ZEC

Cuestionado sobre los motivos que han llevado a la Cámara de Comercio de Lanzarote a exigir el cese de Juan Alberto Martín como presidente de la Zona Especial Canaria, Spínola señaló que Lanzarote ha vuelto a ser "marginada" y sometida a la "doble insularidad". “La zona ZEC la pagamos todos con los impuestos, y depende en un 75 por ciento de un Consorcio del Ministerio de Economía y Hacienda y en un 25 por ciento del Gobierno de Canarias”, aseveró. Según Eduardo Spínola, una vez que se puso en marcha la Cámara de Lanzarote, hace un par de años, "nos dimos cuenta de que este servicio no se estaba prestando en Lanzarote, y hasta ese momento sólo había tres empresas en la Isla que se habían apuntado en todos estos años”.

En vista de ello, tal y como explicó el presidente de la Cámara, "reclamamos al que era presidente en su momento que la parte proporcional del presupuesto que aportamos con nuestros impuestos a este servicio, se viese en Lanzarote y que la parte proporcional del personal se pusiera también en la Isla para darle ese servicio también a los empresarios de Lanzarote".

Spínola recordó que “son casi tres millones de euros los que aporta Lanzarote" a este servicio, y concretó que "el personal que había antes estaba compuesto por 40 personas y ahora sólo por 34”.

Según sus declaraciones,“ya hace un par de años se nos dijo que no", que Lanzarote no podía contar con este servicio. "Aunque ya nos parecía algo injusto, al final firmamos un convenio por el que la Cámara se comprometió a preparar a dos personas que mandamos a Gran Canaria durante un año”, detalló.

Desde la Cámara se entendió siempre que esta situación iba a ser “transitoria” y que podía servir incluso como una "especie de prueba, que nos parecía injusta de todas maneras, para demostrar que el empresario de Lanzarote sí necesitaba este servicio”. Al cabo de un año se comprobó que se habían apuntado un total de 18 empresas a esta modalidad en la Isla, por lo que la Cámara se ha dirigido recientemente a la ZEC, entendiendo que "seguir pagando dicho servicio era algo muy injusto”, y ha comunicado que iba a dejar de prestar algo "que estuvimos dando durante un año".

Para Spínola, este es “el típico ejemplo de la doble insularidad". "Se quedan con nuestro dinero, con nuestra parte, y vienen para que nosotros sigamos a su disposición aunque ellos se queden con nuestra parte del presupuesto, porque se han pensado que tienen una especie de cortijo en Lanzarote".

Según Spínola, "la Cámara ha dicho que no", pero la respuesta del presidente de la ZEC ha sido “mandar a alguien a la Isla para insistir en su empeño de que teníamos que prestar este servicio”, con lo que "no nos ha quedado más remedio" que solicitar su dimisión. De hecho, "este mismo lunes se han presentado los escritos para solicitar su dimisión tanto a través del Ministerio como a través del Gobierno de Canarias”.

“Lo que esperamos es que nuestros representantes públicos, ya que no han solucionado este problema y podían haberse preocupado, nos apoyen, y estamos seguros de que lo harán", dijo. "Se trata de que haya unidad en la Isla para evitar situaciones como ésta de doble insularidad, que es el problema de fondo", agregó. "No tenemos que ser esclavos de nadie", apostilló, recordando circunstancias que considera "injustas" como que el transporte cueste el doble en Canarias que en las Islas Baleares, algo que la Cámara ha denunciado y por lo que todavía están esperando reacciones políticas.

Eduardo Spínola achaca a un posible "error" la petición de su dimisión por parte de...
Comentarios