martes 22/6/21
Marcos Hernández, portavoz del PSOE en la Comisión de Sanidad y parlamentario por Lanzarote

“No hay ninguna mano negra contra Lanzarote en los niveles de alerta sanitaria por la COVID”

“El que la Fundación César Manrique haya estado cerrada por la pandemia no quiere decir que con la Medalla de Oro se la premie por eso. Se reconoce toda su trayectoria, igual que, por ejemplo, a Cruz Roja, que ha recibido muchísimos galardones casi a diario por su trabajo, y no solo en pandemia”
324234

- “Las comunidades autónomas tienen bastantes recursos y experiencia para adelantar qué tipo de estrategias y de medidas van a implantar con el final del Estado de Alarma. No se va a dejar nada aquí al azar y ese recorrido y experiencia va a ser muy importante para adoptar las decisiones oportunas”

- “La campaña electoral en Madrid ha estado carente de propuestas, de programas, de ilusión y en cambio, ha sido más una de revista de corazón que de razón”

7576

El portavoz del Partido Socialista (PSOE) en la Comisión de Sanidad y diputado regional del Grupo parlamentario Socialista por Lanzarote, Marcos Hernández, ha negado este jueves en Crónicas Radio-COPE Lanzarote que exista alguna “mano negra” contra Lanzarote y La Graciosa en relación a las decisiones del Consejo de Gobierno de Canarias, basadas en el criterio del Comité de Expertos y de Salud Pública, respecto a los distintos niveles sanitarios asignados semanalmente a cada una de las islas con motivo de la crisis sanitaria y económica por la pandemia de la COVID-19. Hernández niega ese tipo de connotaciones contra Lanzarote y La Graciosa y, además, considera adecuada la concesión de la Medalla de Oro de Canarias para la Fundación César Manrique (FCM). A pesar de llevar cerrada todo el año de pandemia, el diputado socialista advierte de que entidades como Cruz Roja, a la que el Ejecutivo regional también concede el mismo galardón, “son premiadas a diario y no por su esfuerzo en el año de pandemia, sino por sus logros a lo largo de toda su trayectoria”. Hernández abordada también cuestiones actuales como las recientes elecciones en la Comunidad de Madrid y el panorama incierto que se inicia para las comunidades autónomas una vez que este 9 de mayo el Gobierno de Pedro Sánchez decrete el final del Estado de Alarma.

- Representantes de su partido, el PSOE, como la presidenta del Cabildo o el presidente del Gobierno de Canarias tienen dificultades para intervenir en esta emisora de radio. ¿Existe algún problema que usted conozca?

- Bueno, mi máxima siempre ha sido que una de las obligaciones inherentes al cargo es informar y comunicar y configuración y creo que los medios de comunicación son la correa de transmisión. Por tanto, quien quiera que me invite, ahí estaré siempre.

- Usted que es un político veterano, ¿prefiere las entrevistas aduladoras o las que le ponen en aprietos con algunas preguntas?

- La segunda, con dificultad. Yo para eslóganes no estoy.

- Comencemos por las elecciones en la Comunidad Autónoma de Madrid. ¿Cómo analiza usted los resultados obtenidos por su partido y los comicios en sí?

- Bueno, yo creo que lo que ocurrió en Madrid habría que analizarlo no por lo que ocurrió la noche electoral, sino por lo que ha acontecido en esta campaña electoral. Esta campaña electoral ha estado muy alejada de lo que yo considero que en buena lid debe ser una campaña de propuestas, de programas, de ilusión, pero en cambio, se ha establecido una campaña electoral mucho más de revista de corazón más que de razón. Y en ese contexto, yo creo que una campaña en Madrid no puede estar establecida bajo premisas tan simples como ‘libertad o comunismo’ y ese tipo de frases tan vacías, tan discordantes con lo que realmente necesita la sociedad, pero es verdad que ese discurso finalmente ha vendido y ha calado. Yo me siento, no mal por los resultados, aunque también, pero muy mal por el tono de lo que ha sido la campaña.

- Claro, pero usted ha mencionado lo que la derecha ha comentado sobre la izquierda pero la extrema izquierda también se ha referido a ciertos partidos como formaciones fascistas.

- Sí, bueno, efectivamente. Estoy hablando en todos los términos y de cómo alguien puede reducir una campaña en dos términos, por cierto, muy vacíos de contenido. La libertad no es ir a hacer lo que te da la gana; eso tiene otro nombre. La libertad es generar las condiciones adecuadas en la sociedad, en la gestión pública, para que un ciudadano, cualquiera, bajo cualquier pretexto y bajo cualquier circunstancia social y económica, pueda acceder, digamos con libertad, a recursos públicos de calidad. Eso sí que es libertad, que nuestros alumnos y nuestras alumnas, que nuestros hijos y nuestras hijas puedan ir a una Universidad donde se imparta una educación de calidad, igual que los centros de Primaria o de Secundaria.

-Las elecciones locales no son como las generales. Aunque Madrid sea una comunidad muy grande, se ha votado como en unas elecciones locales. Es decir, se ha votado candidaturas y programas. Lo digo porque ‘Más Madrid’ por ejemplo, que ha hablado de lo que los madrileños querían oír, con distintas propuestas, tenían una buena candidata con buena oratoria desde el principio y han sido firmes en el rechazo a Pablo Iglesias, mientras que al candidato del PSOE, Gabilondo, le pidieron desde el principio que dijera que con Pablo Iglesias ni a misa, pero luego se cambió el criterio. ¿No cree que eso lo percibe la ciudadanía y que luego eso se castiga y se vota?

- Yo no dejo de reconocer que, efectivamente, estas elecciones han tenido un contexto muy localista. Yo creo que en un contexto general la ciudadanía española no se va a dejar llevar por esos dramas tan simples y tan simplones, si me permiten la expresión. Creo que la gente querrá saber qué modelo de futuro se propone, quiere saber si hay un Gobierno que, cuando hay dificultad, está al lado de la gente en vez de ayudar a los bancos; querrá saber si cuando viene una distribución de fondos europeos, esa distribución es justa y equitativa en aquellos espacios socio-económicos, socio-empresariales, que puedan generar empleo y empleo de calidad, que es lo que ahora se avecina con el Fondo Europeo de Reactivación Económica. Yo creo que la ciudadanía quiere saber qué modelo de pensiones tendrá de cara al futuro porque es una garantía, frente a la inseguridad que eso genera; que quiere saber si quienes van a gobernar van a tener la capacidad de sentarse y establecer diálogo con el resto. Yo creo que a la hora de las elecciones generales se van a analizar contextos mucho más amplios y mucho más acordes a la expectativa de futuro. Yo creo que en Madrid se ha jugado muy a corto plazo y también hay que tener en cuenta que este estrés pandémico, como se denomina ahora, y creo que ciertamente hay algo de eso, pues al final la gente está más por evadirse y cualquier otra propuesta que le diga que por ejemplo el bar va a estar abierto, al margen de que pueda estar contagiándose, … eso parece que cala más que cualquier otra propuesta.  Pero repito, yo creo que tienen un ámbito mucho más localista y creo que se equivocan quienes han querido pretender establecer un paralelismo con las elecciones generales. Ya ocurrió en Cataluña, y nadie dijo que el PP iba a desaparecer para las próximas elecciones generales por sus malos resultados en Cataluña.

- Vamos con la actualidad de Canarias. Parece que Pedro Sánchez es el maestro del suspense en la política. Estamos a 6 de mayo [este pasado jueves], el día 9 termina el Estado de Alarma y todavía no se ha dicho qué va a pasar después. ¿A usted le parece esto normal?

- Bueno, ayer se reunió el Consejo Interterritorial. No olvidemos que todas las decisiones que se han tomado en esta materia en relación a la pandemia se han adoptado con el conjunto de las comunidades autónomas. Aquellos que no han visto este Consejo Interterritorial como arma política, sino como una herramienta para solución de problemas y de coordinación, creo que tienen todo el sentido. A partir del día 9 desaparece el Estado de Alarma, pero no va a desaparecer ni la ni las posibilidades de contagio. ¿Qué significa eso? Que de la misma forma que hasta ahora hemos estado trabajando coordinadamente con las comunidades autónomas, ahora éstas tienen más capacidad y más herramientas incluso que el propio Estado porque se está planteando que se pueda sentar jurisprudencia para que las comunidades no se sientan indefensas a la hora de adoptar decisiones si los tribunales así lo deciden. Yo creo mucho en la mayoría de edad de las comunidades autónomas y creo que tienen suficiente capacidad, y por cierto, suficiente experiencia en este recorrido de este año y algunos meses que llevamos ya, como para adoptar la decisión más oportuna en función de la situación epidemiológica de cada lugar. Yo he escuchado a Castilla-León, he escuchado a Valencia, a los presidentes autonómicos y a sus consejeros de Sanidad de estas comunidades diciendo que ellos van a adoptar decisiones todavía de mucho control sobre, por ejemplo, los espacios comerciales y terrazas.

- ¿Pero hacía falta dejar todo esto para el final? Ahora las comunidades están pendientes de que sus nuevas medidas restrictivas sean avaladas por los tribunales. ¿No se podría haber hecho todo esto un poco antes?

- Yo insisto. Creo que las comunidades autónomas tienen bastantes recursos y bastante experiencia, y por eso hablaba de determinadas comunidades, para adelantar qué tipo de estrategias y de medidas van a implantar. Me parece que no se va a dejar nada aquí al azar y que ese recorrido y esa experiencia en esta cuestión sanitaria, creo que va a ser muy importante para adoptar las decisiones oportunas. Es verdad también que los niveles de pandemia se están mejorando y cada vez se demuestra más fehacientemente que el nivel de vacunación baja el riesgo de contagio. Así que creo que todos los elementos van a favor, con lo que todas las comunidades autónomas van a tener menos cargas y menos peso, menos responsabilidad a la hora de adoptar esas decisiones.

- Aquí se viene comentando que a las islas Lanzarote y La Graciosa no las está tratando con equidad el Gobierno de Canarias -no éste, sino el Gobierno canario en general, esté presidido por el PSOE, CC o el partido que sea-, respecto a los niveles de alerta sanitaria. Lanzarote está en la fase 2, pero a Fuerteventura se la pasó al nivel 1 la semana pasada con unos niveles de contagio muy similares a los nuestros. A Tenerife el Gobierno le pasó este martes de la fase 3 a la 2, deprisa y corriendo, pero ayer resulta que el propio Gobierno anunció que un solo brote había afectado en Tenerife a más de 100 personas. Salieron los datos de Canarias y resulta que de los 164 nuevos contagios, 92 eran de Tenerife. ¿Podría convencernos de que no hay ninguna mano negra contra la isla de Lanzarote?

- Niego la mayor. ¿Qué ocurre con Tenerife? Que a lo mejor la próxima semana vuelve a subir de nivel.

-¿Pero entonces por qué han bajado de nivel a Tenerife con los datos que se registraron esta semana?

- No, no, porque los datos que se manejaban el martes, cuando se tomó la decisión, eran totalmente diferentes a los que usted está apuntando ahora. Por cierto, decisiones, insisto, que no las adopta ni el consejero, ni el director del Servicio Canario de Salud, ni el director de Programas asistenciales, ni el director general de Hemodinámica.

- No, claro, las adopta el Gobierno de Canarias, que es el que decide.

- No, no… Pero adopta esas decisiones en base a criterios técnicos que vienen establecidos por Salud Pública, …

- Pero yo le estoy hablando del criterio técnico de los números. Estos son los números y, entonces, con esos números, ¿por qué a Lanzarote la mantuvieron tanto tiempo en la fase 4? ¿Por qué con esos números no bajaron a Lanzarote a la fase 3 hasta un mes después? Es que de repente pasaron a Tenerife al nivel 2 de alerta sanitaria, la misma que Lanzarote, cuando esa isla tiene unos niveles de contagio muy altos ahora mismo.

- Bueno, yo me niego a pensar, y creo que quienes nos escuchan también lo pensarán igual, que una decisión de este calibre tiene que ver con otro tipo de connotaciones. Lo sé perfectamente y lo intento transmitir de forma didáctica y pedagógica. Vamos a ver, cuando Lanzarote pasó a la fase 4 no solo se analizaron los casos de contagios de la semana anterior para saber la Incidencia Acumulada, sino que se establecen otro tipo de criterios, que son los que se van evaluando, y en función de eso se van tomando decisiones. También está el potencial de cada centro hospitalario, la ocupación de las camas, el número de rastreadores con que cuenta cada isla, … y en función de todos estos criterios, se adoptan decisiones de un tipo o de otro. Y creo que lo que se ha hecho, a tenor de los datos que manejamos, a mí me parece que se ha hecho de forma correcta. Por mucho que esas decisiones puedan significar un inconveniente en cuanto a determinadas circunstancias sociales, …

- Si me permite, se lo pregunto de otra forma. ¿Usted entiende que en Lanzarote haya gente que esto no lo entienda?

- Yo respeto que haya gente que no pueda entenderlo, y que pueda estar incluso cabreada, pero los cabreos tienen que argumentarse, como yo intento argumentar cómo se adoptan las decisiones. Repito, ni el consejero Blas Trujillo ni el señor Conrado Domínguez, ni nadie adopta ninguna decisión si no viene avalada por Salud Pública.

- Le hago la última pregunta en esta entrevista difícil, tal y como usted comentó que las prefería. ¿A usted qué le parece que el Gobierno de Canarias conceda a la Fundación César Manrique la Medalla de Oro de Canarias cuando en realidad lleva todo un año cerrada al público por la pandemia con todo su personal cobrando del Estado y sin que los turistas que nos visitan puedan conocer la casa de nuestro artista más universal?

- Pero es que el hecho de que esté cerrada no quiere decir que ése sea el elemento por el cual se la premia. Se premia una trayectoria a una actividad que yo creo que Lanzarote ha sabido apreciar, …

- ¿Pero entonces por qué el Gobierno de Canarias le concede esa misma Medalla de Oro este año al Servicio Canario de Salud, a la deportista Carla Suárez, que ha luchado contra un cáncer, a Cruz Roja, que son precisamente colectivos y personas que han sido aplaudidas en este año de pandemia precisamente por su labor y estos logros?

- Yo no estoy dentro de ese jurado y entenderá que ni siquiera conozco la terna de posibles candidaturas a esos premios. Yo no le voy a quitar el valor que tiene ni Cruz Roja ni Carla Suárez, por supuesto, pero tampoco se lo voy a quitar a la Fundación ni a su trayectoria.

- El problema es que esta semana Román Rodríguez, vicepresidente y consejero de Hacienda del Gobierno de Canarias, y que sí se sienta en ese Consejo de Gobierno, nos dijo en esta radio que lógicamente este año, para conceder las Medallas de Oro de Canarias, se ha seguido el criterio del año de pandemia y de la gente y colectivos que han dado el callo en diferentes campos a lo largo y ancho de este complicado periodo. 

- Bueno, yo creo que cada uno se ha tenido que adaptar a las circunstancias atendiendo efectivamente, y permítanme la redundancia, a las propias circunstancias sanitarias. Claro que ha bajado el ritmo, de cara al público en esas exposiciones semanales. Lógicamente, ese ritmo no se ha podido mantener. Pero la Fundación sigue teniendo un trabajo de investigación, sigue teniendo un trabajo de análisis, …

- Pero si este año ha estado cerrada. Eso significa que ha habido ERTE y que lo han parado todo.

- Bueno, en fin, yo creo que podemos estar más o menos de acuerdo con algunas candidaturas. Por ejemplo, Cruz Roja ha recibido muchísimos galardones y reconocimientos casi a diario por su trabajo, y no solo en pandemia, …

- Bueno, sé que ha sido dura la entrevista. [Risas]…

- No, en absoluto. Si yo disfruto con este tipo de entrevistas.

“No hay ninguna mano negra contra Lanzarote en los niveles de alerta sanitaria por la...
Comentarios