sábado 23/1/21

Crónicas de Lanzarote

LA RADIO EN LANZAROTE Y EL MENEO DEL ÁRBOL

Imagen del estudio de Crónicas Radio-COPE Lanzarote en Arrecife.
Imagen del estudio de Crónicas Radio-COPE Lanzarote en Arrecife.

Después de varios meses de ausencia, provocados por algo tan básico como era centrar el análisis que hacemos en este confidencial en lo que de verdad ha sido importante, que no era otra cosa que colaborar en la generación de un clima de sosiego que permitiera a nuestros gobernantes hacer bien su trabajo, regresamos. Y lo hacemos una vez que se supone que estamos en la recta final de este angustioso año en el que el mundo se ha detenido por arte de virus.

También parece que se ha detenido la decencia y el cerebro de algunos, incluyendo a los que dicen ser profesionales del periodismo y están en la competencia, término que habría que cambiar por “incompetencia” teniendo en cuenta el tipo de trabajo que realizan. Cada vez que sale un dato del Estudio General de Medios (EGM) hay dos grupos de comunicación que se lanzan a la caza del resto, ofreciendo al mundo una imagen patética y una enorme falta de respeto por el trabajo de los demás, de los medios más grandes y de los más pequeños, de los más poderosos y de los más humildes: el Grupo Prisa y el Grupo Lancelot. Los primeros, utilizando los buenos datos que evidentemente les da la evidente chapuza que se acepta como medidor de audiencias en radio que son unas supuestas encuestas que realmente en Lanzarote y en Fuerteventura parece que brillan por su ausencia. Todavía no hemos encontrado a un ciudadano que nos diga que le hicieron una encuesta en estas dos islas del EGM. Utilizan los datos, incluso con frecuencias no amparadas por licencia y con repetidores, que vienen a ser lo mismo, para atacar a la competencia, no para destacar el buen trabajo que hacen desde Madrid (no aquí) para lograr que sin apenas programación local les escuche mucha gente en Canarias, al paso que dicen que van, más que habitantes. Luego están los otros, los del Lancelot, de último aliados estratégicos de los primeros después de que fracasara su intento de hacerse con el control de lo que ahora tanto critican, hecho este, con artimañas que cuando salgan a la luz escandalizarán al personal de media España, del que nos ocuparemos cuando llegue su momento. Si bien pasamos olímpicamente siempre de las provocaciones o de la estrategia de grupos de comunicación cuyo único mérito es el de defender el trabajo que hacen otros y a patronos con intereses cuestionables, esta vez se han pasado de la raya y debemos contestar, sobre todo para aclarar algo que se ha publicado y que es mentira.

Aunque el EGM hubiera dicho que nadie escucha las emisoras de nuestro grupo, nuestro trabajo, ese que hacen profesionales de la comunicación que merecen un respeto que esta gente no les da, seguiría siendo el mismo. Pero es que da la casualidad de que el EGM de diciembre de 2020 sí refleja parte de ese trabajo. Es absolutamente falso, como han publicado de forma torticera en el Lancelot (menuda credibilidad tienen si en cosas tan básicas mienten como bellacos) que Crónicas Radio no aparezca en el cuestionable estudio. Sin ningún rubor, en teoría para hablar de un supuesto cambio de tendencias en las audiencias de radio en Lanzarote, dicen que las emisoras de COPE bajan a 5.000 oyentes en Lanzarote y, citamos textualmente el párrafo tan mal redactado, “sin ni siquiera aparecer Crónicas Radio”. No sabemos qué estudio ha consultado quien escribió semejante patraña, pero desde luego no es el oficial. Las tres frecuencias legales de COPE no sólo no han bajado en oyentes sino que han subido en esta última medición. Han sumado 8.000 oyentes diarios: 3.000 la frecuencia 106.1; 2.000 la 98.3 y 3.000 la 97.4. Debería saber la gente del Lancelot, porque a lo mejor lo han hecho sin querer y es que simplemente son malos a la hora de ejercer este complejo oficio, que la 97.4 es la frecuencia con la que emite el producto Crónicas Radio-COPE Lanzarote, con la mayor y mejor programación local de Canarias y el mejor equipo de profesionales que hay en una emisora de estas características en este país.

Como le ha dicho el director de esta casa al director del Lancelot, se puede atacar a la competencia si esa es tu manera de pensar y de actuar en la vida, pero como mínimo hay que hacerlo con rigor, contando la verdad, aunque la disfraces o la maquilles a tu antojo, pero utilizando al menos eso tan básico que estropea de vez en cuando los buenos titulares, la verdad.

Y la verdad es que el grupo de emisoras de radio del empresario Juan Francisco Rosa sí recibe un severo castigo una vez más en el EGM, ya que Lancelot Radio, que lleva más de una década emitiendo en Lanzarote, no aparece una vez más en el EGM, es decir, tiene cero oyentes. Los únicos oyentes de los que pueden presumir y presumen son los de Radio Marca, única emisora deportiva que emite en Lanzarote y que casualmente comparte la programación de la COPE y no de la SER. Como diría Federico Trillo, manda… ¿A alguien le extraña la imagen pública y privada que tiene en estos momentos el dueño de ese grupo de comunicación, es consciente de que se hacen este tipo de cosas en su periódico? Confiamos en que sea ajeno a esto y ponga en su sitio a quien tan alegremente le ha llevado a la situación actual y a quien de forma gratuita le mete en líos constantes con meteduras de pata de estas características. Nos da la sensación de que es mucho confiar teniendo en cuenta los antecedentes del sujeto y de la cohorte de adulones que le acompaña. 

Jamás entramos al trapo de estas provocaciones pero merecía la pena aclarar la cuestión para que la gente entienda cómo trabajan algunos en la prensa local. Y no, no es cierto que el EGM no contemple el trabajo de esta casa, al contrario.

La política

Es triste que tengamos que emplear parte de nuestro valioso tiempo en estas miserias, pero si no lo aclarábamos nosotros, no lo iba a aclarar nadie.

El nombre del nuevo confidencial también está estrechamente ligado con la última movida política que casi todo el mundo conoce en Lanzarote, el intento claro y poco disimulado de Coalición Canaria (CC) de menear el árbol para ver cuántas manzanas caen. A nadie que siga los entresijos de la política patria se le esconde que los nacionalistas no han parado un segundo quietos desde que Astrid Pérez y María Dolores Corujo firmaron un pacto que les dejó fuera de la gobernanza de dos plazas fundamentales como son el Cabildo y el Ayuntamiento de Arrecife. De momento, el movimiento se ha dado con notable desacierto. Es más, el lío que organizaron en Haría, donde por primera vez en la historia cinco concejales de un mismo grupo votaron tres cosas distintas en un mismo punto de un pleno, terminó uniendo a la causa a quien menos esperaba la parroquia nacionalista, al archienemigo Pepe Torres.

Una vez que han puesto orden, y para resumir mucho el asunto, en CC siguen con su idea fija de que tarde o temprano se rompa el pacto entre el Partido Socialista (PSOE) y el Partido Popular (PP) en la Isla. Si hiciéramos caso de las cosas que dijeron que iban a pasar y no pasaron y de las que dicen ahora que no van a pasar y pasarán, lo normal sería apostar por un cambio de tendencia. Sin embargo, son muchas las cuestiones que se tendrían que atar para que se desatara el acuerdo que se antoja tan firme.

Reuniones se están produciendo. Eso es cierto, como han reconocido en el programa “A buena hora” varios de los presuntos implicados. También es cierto que las relaciones entre algunos representantes del PSOE y del PP, especialmente en Arrecife, no son las mejores del mundo. Ahora, de ahí a que del meneo al árbol que le ha dado CC caiga alguna manzana más gorda que Haría va un trecho.

Para no alargar mucho el confidencial de hoy, para no aburrir al lector, lo dejamos de momento. Habrá segunda parte, como es lógico. Confiamos en que en la segunda no tengamos que referirnos de nuevo a nadie de la "incompetencia". ¡Qué cruz! 

LA RADIO EN LANZAROTE Y EL MENEO DEL ÁRBOL
Comentarios